28 de marzo de 2006

La crisis marital de los cuarenta (¿o es de los veinte?)

[Texto completo de Wonka. Mil gracias]
Uno de los principales errores que cometen los periodistas al manejar datos es que suelen olvidar que, casi siempre, hay que verlos en relación con otros datos. En contra del dicho, a los datos les la mejor acompañados que solos. Cuando, como tantas veces hemos visto en Malaprensa (sobre hipotecas, abortos, autónomos inmigrantes, y pisos robados, entre otros), insisten en que el mayor número de casos de [incluyase aquí el fenómeno social correspondiente] se da en Andalucía, suelen olvidar que eso suele ser así porque Andalucía es la Comunidad Autónoma más poblada de España, y, por tanto, a poco que el fenómeno correspondiente se dé por igual en toda España, a Andalucía le tocarán muchos casos, proporcionalmente a su población.

Lo peor es cuando el periodista no sólo no relativiza los datos (por ejemplo, dividiendo el número de casos correspondiente a Andalucía por la población de ésta), sino que se pone a hacer interpretaciones. Entonces lo estropean del todo. Eso es lo que les pasa a los periodistas del ABC con las cifras de separaciones y divorcios de 2004 recién publicadas por el INE en su Estadística Judicial.

Así se les llena la boca esta vez (mis negritas):

Se trata de una etapa crucial en la vida. A partir de los 35-40 años muchos españoles deciden cambiar de rumbo y dar un giro radical a su existencia, sobre todo por desavenencias con la pareja. Es entonces cuando más separaciones y divorcios se producen en nuestro país. En concreto, casi la mitad de los matrimonios rotos tomaron la decisión entre los 35 y 49 años y el riesgo aumenta sobre todo cuando los cónyuges entran en la etapa de madurez. En 2004, entre el 45 y 49 por ciento de las rupturas tuvieron lugar durante esos años. Sin embargo, una vez superada la barrera y a partir de los 60 años las probabilidades de éxito para que la pareja salga adelante resultan mucho mayores. Ambas tendencias no distinguen entre géneros, es decir, que las siguen tanto hombres como mujeres.
En realidad, para saber si hay algún punto en el que los riesgos aumenten, hace falta saber cuántos varones y mujeres de cada edad estaban casados en el año 2004. Que yo sepa esos datos no existen, pero sí los del año 2001. Como tenemos también los datos de la Estadística Judicial de 2001, que, en cuanto a la composición por edades de separados y divorciados es muy similar a la de 2004, podemos elaborar un cuadro como el siguiente en el que se observan las tasas de separación y de divorcio por cada mil varones / mujeres para distintos grupos de edad en ese año.


Separaciones y divorcios en España, año 2001




Casados (Censo 2001)

Separaciones

Divorcios

Separaciones (tanto por mil de los censados)

Divorcios (tanto por mil de los censados)

Varones

Total

9.575.724

49.285

28.451

5,1

3,0

No consta edad


4.647

2.812



Hasta 18

3.097

6

1

1,9

0,3

19-24

55.646

835

152

15,0

2,7

25-29

384.450

4.743

1.730

12,3

4,5

30-34

883.453

9.218

4.788

10,4

5,4

35-39

1.137.100

9.655

5.539

8,5

4,9

40-49

2.199.001

12.823

8.215

5,8

3,7

50-59

1.896.184

5.405

3.867

2,9

2,0

60-69

1.559.799

1.601

1.139

1,0

0,7

70 y más

1.456.994

352

208

0,2

0,1

Mujeres

Total

9.528.897

49.285

28.451

5,2

3,0

No consta edad


4.689

2.871



Hasta 18

6.916

38

4

5,5

0,6

19-24

137.224

2.237

551

16,3

4,0

25-29

598.143

7.287

3.261

12,2

5,5

30-34

1.054.363

10.172

5.792

9,6

5,5

35-39

1.206.535

9.244

5.371

7,7

4,5

40-49

2.189.454

10.660

6.983

4,9

3,2

50-59

1.840.105

3.799

2.830

2,1

1,5

60-69

1.437.768

995

700

0,7

0,5

70 y más

1.058.389

164

88

0,2

0,1

Fuente: elaboración propia con datos del Censo de Población de 2001 y de la Estadística Judicial de 2001.


En contra de lo que dicen los periodistas, el riesgo de divorcio no es máximo en los 35-39, sino, en el caso de los varones, según parece, en los 30-34, y en el caso de las mujeres, entre los 25 y los 34. De hecho, ese riesgo comienza a caer desde esos máximos y, como cabía esperar, es mínimo en las edades muy avanzadas. Lo interesante es que el patrón es distinto en lo que toca a las separaciones (como tantas veces, no se pueden poner juntas en el mismo saco con los divorcios). Tanto para varones como para mujeres, quitando el tramo de edad inferior a 19 años, la tasa máxima se da, vaya, entre los más jóvenes, es decir, entre los que tienen de 19 a 24 años. Y a partir de ahí todo es cuesta abajo.

Cuesta abajo en las tasas de separacion, pero qué cuesta arriba se hace a veces leer los periódicos, ¿no creen?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.