21 de abril de 2006

¿Qué ha subido más?

Los lectores habituales de El País habrán notado que con los cambios recientes en la distribución y organización de las secciones el periódico ha apostado también tímidamente por ser más visual: más fotos en color, en diferentes secciones, y también más gráficos (con colores) acompañando a noticias. No es que se haya convertido de pronto en USA Today, claro, pero es obvia la intención de hacerlo más fresco, menos aburrido y más apetitoso para ese público joven que se resiste.

Estupendo, siempre que el colorín y el gráfico por el gráfico no se olvide de la información. Precisamente una profesora norteamericana que da clases de algo que podríamos llamar "alfabetización numérica" (numeracy), me decía que en sus clases, cuando quería poner un ejemplo de malaprensa gráfica no tenía que prepararse: bastaba con coger el USA Today del día, y siempre encontraba una, normalmente en portada.

Un ejemplo. El miércoles santo El País informó de que "La Bolsa registra la mayor caída del año ante la escalada del crudo"(€). En la entradilla y otras partes de la noticia se informaba de que otras materias primas habían subido también mucho recientemente:
Las materias primas siguen también en niveles récord, con el oro -tradicional refugio de los inversores en periodos de inestabilidad- cotizando a 600 dólares por onza.
...
Junto con el acero, los precios de las materias primas se encuentran también en sus niveles máximos de las dos últimas décadas. El oro superó ayer el nivel de los 600 euros por onza, cifra que no alcanzaba desde 1980, y la plata marcó también su máximo en 23 años, con cerca de 13 dólares por onza, confirmando su rol tradicional de activos refugio cuando se avecinan problemas. Lo mismo ocurre con la mayor parte de las materias primas, con una escalada de precios que dura ya tres años.
La noticia iba acompañada por este gráfico, que ocupaba aproximadamente un octavo de la página, y casi la misma extensión que todo el texto de la noticia (click para ampliar):


Los cuatro gráficos, del mismo tamaño, y con el mismo periodo de tiempo, puestos uno al lado de otro, invitan a la comparación. Pero la comparación no es posible, claro, porque los cuatro usan escalas de precios diferentes y truncadas. Por cierto, que el truncado es totalmente arbitrario, o eso me parece a mí. No veo por qué el cobre tiene su "cero" casi igualado con el precio de enero, mientras que las curvas del brent, el oro o el zinc empiezan a mitad del eje vertical.

¿Qué aportan estos gráficos al lector? Si les echa sólo un vistazo, una vaga idea de que muchas cosas suben mucho. Para eso no hace falta un octavo de página, claro. Ni ningún gráfico.

Hay que suponer que la intención es transmitir una información algo más compleja. ¿Cuál puede ser? Por ejemplo, una información razonable sería que el lector supiera, tras ver los gráficos, cuanto ha subido cada materia prima, en porcentaje, y por tanto, cuál ha subido más y cuál menos. Pues lo tiene difícil. Si se fija sólo en la pendiente, parecería que los que menos han subido son el zinc y el oro, algo más el petróleo Brent, y lo que más el cobre.

Pues se equivocaría, y mucho. La única manera de averiguar qué ha subido más o menos es sacar la calculadora y mirar los valores aproximados de los precios iniciales y finales. El resultado es que lo que menos ha subido es el petróleo (un 13%), luego el oro (16%), luego el cobre (33%) y lo que más, vaya por Dios, el zinc (un 43%). Esas diferencias tan notables han sido torpemente borradas por la elección arbitraria de las escalas.

Hubiera sido mucho mejor y hubiera ocupado mucho menos espacio un sólo gráfico con los datos de los cuatro materiales convertidos a la misma escala, con el precio respectivo de 1 de enero convertido en el valor 100. Lamentablemente, no tengo los datos para enseñárselo, pero sólo unos días después El País ha traído un gráfico similar:


Sencillo, a la par que elegante. ¿Por qué no lo hicieron la semana anterior?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.