24 de febrero de 2009

Simyo no estafó, sólo nos tomó el pelo

Hace unas semanas escribí una entrada con un título inadecuado: Estafado por Simyo. En realidad, como quedaba claro en el texto, Simyo aún no había estafado a nadie, sólo había dicho que lo iba a hacer.

Al terminar decía yo que había tres posibilidades: a) que fueran unos chorizos; b) que fueran muy torpes y ni su página web ni el servicio de atención al cliente entendiera sus tarifas; c) que yo fuera muy tonto y no entendiera nada.

La entrada armó cierto revuelo gracias a que fue citada en Menéame y llegó a portada, trayendo aquí ese día 18.000 visitas (mi record, creo). Los comentarios aquí y en Menéame eran variados: algunos se burlaban de mi cabreo por sólo unos euros, y por una "estafa" aún no producida; otros contaban que en circunstancias similares les habían cobrado de más efectivamente, y tras protestar habían conseguido la devolución; otros no la habían conseguido; y otros decían que tras ver online una facturación mayor, finalmente sólo les habían cobrado lo prometido (5 euros más IVA).

Muchos pidieron que contara el final de la historia, y esta ha sido, relativamente "feliz" (si descontamos la frustración, el cabreo, las llamadas por teléfono a incompetentes, y el tiempo invertido en contar la historia aquí). Efectivamente, la factura se emitió a mediados de febrero, y la opción correcta resultó ser la b), es decir, que cumplieron lo anunciado en la publicidad (máximo de 5 euros mensuales, más IVA, si no pasas de 500 Mb de descarga), a pesar de lo que decía la información online de consumo, y lo que decía el servicio de atención al cliente por teléfono. De hecho, el cobro a mi amigo ha sido de cero euros, porque además había una promoción de regalo de 10 euros en llamadas o conexiones, de los que aún le quedan algunos por gastar.

Con la salvedad sobre el título, apuntada arriba, no me arrepiento, sin embargo, de haber escrito la entrada. Lo que contaba eran hechos ciertos de cabo a rabo. Y dado que los consumidores nos encontramos tantas veces en una situación de manifiesta inferioridad e indefensión en las relaciones con las grandes empresas, creo que es perfectamente legítimo usar el pequeño, mediano o grande poder de comunicación que cada uno tenga en las tertulias, en un blog, o un foro, o donde sea, para informar de los desmanes y atropellos que sufre. Antiguamente, el pataleo de un cliente mal atendido lo oían sólo diez o doce familiares o amigos. Ahora lo pueden conocer unos miles de personas. Pues eso que hemos ganado.

Comentarios hasta el 31-12-09

Una pregunta, Josu: ¿después de escribir lo que escribiste se pusieron en contacto contigo? Imagino que no. Eso puede significar 2 cosas:

a) Que el impacto de una queja en Malaprensa y Menéame es muy pequeño
b) Que los de Yoigo infravaloran este impacto.

También pudiera ser que estuvieran muy seguros de estar haciendo lo correcto, pero en ese caso no les costaba nada llamarte para explicártelo de nuevo.

En cualquiera de los casos Josu puede permitirse soltar diatribas sin medir demasiado las consecuencias. En un periódico medianamente grande esto no habría pasado, porque

a) si el periodista llama al gabinete de prensa de Yoigo enseguida le resuelven las dudas y de paso le regalan un móvil y un osito de peluche
b) un periodista habría esperado a final de mes para hacer una queja más fundamentada y elaborada.

Yo creo que los lectores de este blog a veces sobrevaloramos el impacto de lo que dice Josu (sobre todo cuando comete errores). Para bien y para mal internet todavía tiene menos impacto del que piensan los internautas, pero más del que piensan los que se burlan de él.

A.B. era Yoigo o Simyo? O son lo mismo? Yo también los confundo.
T

Amén.

Nos alegramos de que no acabara en estafa, pero nos entristece que pasarais el mal rato.

Salu2

Es Simyo, no Yoigo (yo también los confundía a veces).
Y no, nadie se puso en contacto conmigo.
18.000 personas, en España, es una micro-audiencia, por supuesto.
Y en efecto, esto lo he escrito tranquilamente en mi blog personal, pero no lo hubiera hecho en el blog de ADN.es, ni mucho menos lo debería haber escrito un periodista como "noticia" en un periódico o medio grande o pequeño.
Son medios diferentes que tienen muy diferentes estándares sobre lo publicable.

Si esa empresa tuviese un servicio de atención al cliente digno de ese nombre, no habría existido el artículo ni la repercusión (que es, por lo tanto, merecida).
Por otra parte, según veo por ahí hay mucha gente que se queja de que la factura finalmente refleja el consumo real y que ha sido efectivamente estafada. No sabemos pues qué le hubiera ocurrido a tu amigo de no haber mediado esta anotación o/y las llamadas al servicio de filtrado y encastillamiento.

Y digo yo... que vale quee hagan las cosas mal, pero ni siquiera eran capaces de decir "no, mire, en la factura le llegarán sus 5 euritos, que así nos consta aquí, y si quiere se lo damos por escrito para tranquilizarle"

Bueno, algunos ya os decíamos que al menos fuerais prudentes y esperárais a la factura que es la única información veraz.

Los hechos que explicabais eran verdades, creo que nadie lo puso en duda, pero os abalanzasteis a hacer unas "acusaciones" de estafa que no fueron muy afortunadas. Viniendo de malaprensa, podríamos decir que hicísteis pre-riodismo.

EN cualquier caso, me alegro que todo haya salido como debía, aunque la informaci´n que os daban no era la correcta. Lo que me imagino es que esta entrada no tendrá un meneame de 18000 visitas, por lo que al final, la imagen de symio ha quedado de estafadores.

Alfonso, es cierto que el titular debía haber sido más cauto.
Lo que pasa es que cuando una empresa te dice que te va a cobrar más de lo anunciado, y te insiste en que todo está bien, y si no te gusta vayas a reclamar a consumo, la hipótesis de que sean tan ineptos que te anuncien que te van a estafar, cuando en realidad no lo van a hacer, pues pensé que era poco probable.
No la descarté, y expresamente la mencioné, pero me pareció increíble.
Está visto que me equivoqué en eso. De momento, con mi amigo (otra gente en comentarios dice otras cosas) no son estafadores, no, son sólo unos torpes colosales, que cabrearon tanto a una persona, haciéndole creer que le iban a timar, que esta fue y se lo contó a 18.000 más. Es lo que tiene la red, que ahora si cabreas a un cliente, se enteran muchos más. Moraleja: no lo hagas.

No estoy seguro de que la publicidad haya sido negativa. Yo no voy a contratar internet en el móvil, pero si lo hiciera contrataría Simyo. La atención al cliente es mala en todas las compañías, pero las ofertas de Simyo son estupendas...

Sí, y esas ofertas sólo se anuncian en Malaprensa, o bien contratarías internet sin mirar más páginas. Como por ejemplo páginas de operadores.

Yo veo lo que vi al principio: lo que no puede ser es que llames y no sepan darte razón, o directamente suelten algo que resulta ser mentira con tal de salir del paso. Si Vd. sabe que la web no refleja la tarifa real que se va a facturar, pues nada más fácil que decirlo: a ver, a todos los que llamen preguntando por esto se les contesta que ese consumo no es real, que se esperen a la factura. Y yastá. Vamos, que no es tan difícil predecir que si la web muestra una factura superior a la definitiva, alguna gente se va a asustar.

Me encanta todos los que toman partido por Josu sin haber oído la conversación de marras. Está claro que puedes contar lo que quieras que hay gente que lo va a tomar como cierto a pies juntillas, Josu. Esto es como La vida de Brian. La culpa no es de Brian, claro.

- Título de la entrada en su día: "Estafado por Simyo".
- Primer párrafo: "[...] Simyo me ha estafado [...]".
- Código Penal: "Art.248.1: Cometen estafa los que, con ánimo de lucro, utilizaren engaño bastante para producir error en otro, induciéndolo a realizar un acto de disposición en perjuicio propio o ajeno."

- Actualización de la entrada: "Finalmente no hubo estafa [...]".
- Título de la entrada hoy: "Simyo no estafó [...]".
- Código Penal: "Art.205: Es calumnia la imputación de un delito hecha con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad."
- Código Penal: "Art.208: Es injuria la acción o expresión que lesionan la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación. [...]"
- Código Penal: "Art.211: La calumnia y la injuria se reputarán hechas con publicidad cuando se propaguen por medio de la imprenta, la radiodifusión o por cualquier otro medio de eficacia semejante."

- Mi opinión: Si yo fuese Simyo, tendría claro qué hacer ahora.

Joer, y creía que yo era tocapelotas. Yo creo que nadie, salvo la SGAE, lee lo que dice la gente de ellos en internet, así que no creo que Josu deba preocuparse.

Tisurcan. Sobre la calumnia, "con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad". No es el caso.
Sobre la injuria: creo que se aplica solo a personas, no a colectivos ni personas jurídicas (tendría que consultarlo). Y no se aplica cuando el menoscabo de la fama viene de divulgar hechos ciertos o que se lo parecían, con un esfuerzo razonable para verificarlos, a quien los divulgó.
Así que, me lean o no, estoy bastante tranquilo.

Internet está lleno de acusaciones de estafa a Simyo, tendrían que hacer un macrojuicio que ríete tú del 11-M. En fin, no hay nada como haber estudiado Derecho.

Tisurcan
He repasado el delito de injurias. En esos puntos suspensivos que pones "te has dejado" esto, del art. 208, que citas:
Solamente serán constitutivas de delito las injurias que, por su naturaleza, efectos y circunstancias, sean tenidas en el concepto público por graves. Las injurias que consistan en la imputación de hechos no se considerarán graves, salvo cuando se hayan llevado a cabo con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad".

Vaya, vaya, la misma cláusula de la calumnia. Qué olvido tan tonto.

Que sí, que sí... Que las cinco veces que pongo esto "[...]" no significa "El texto continúa", sino "He tenido un olvido tonto". Para usted la perra gorda.
A ver si lo entiendo: yo "me he dejado", a posta, cosas por escribir, pero a usted debemos creerle todo su relato cuando dice que no tenía conocimiento de la falsedad de su imputación ni obvió expresamente la verdad. Diga: cuando escribió que Simyo le había estafado ¿le había estafado o no? Primero dice: "Simyo me ha estafado"; luego: "Simyo no estafó"; ¿cuál de las dos afirmaciones es la verdad?
Reconozca que estaba tan enfadado que dejó de ser neutral para ser parte, aventurándose a lanzar una imputación de estafa antes de que Simyo le cargara la factura. Dijo que Simyo le cobraba de más cuando todavía no le había cobrado, y usted lo sabía; eso es tener conocimiento de la falsedad, se ponga como se ponga. ¡Qué fácil es sesgar el relato de unos hechos cuando se es parte interesada!

No se altere hombre. Mi texto COMPLETO, no sólo la primera línea, está ahí para que lo lea todo el que quiera. Para el que quiera también considerar si ese texto constituye o no un delito de calumnias o de injurias, es conveniente leer el texto COMPLETO de los artículos que definen esos delitos. Están aquí

Como ya he dicho en la otra entrada, el relato de los hechos es real así que mucho problema no hay. Por lo demás, en general una demanda por calumnias o injurias debe demostrar algún tipo de perjuicio mensurable de manera objetiva. La ley no prohíbe a un usuario quejarse por el mal servicio.

Yo estoy de acuerdo con A.B. y Tisurcan en que es ciertamente escandaloso: una empresa puede ofrecer mala atención al cliente, ¡y el cliente puede quejarse! A dónde iremos a parar.

Terry. ¿Hasta cuando estoy de acuerdo con Josu quieres discutir?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.