24 de octubre de 2009

Prostitución forzada en el Reino Unido

Via Andrew Sullivan, me entero de que The Guardian ha llevado a cabo una investigación interesantísima sobre la prostitución forzada (usando esas leyes que no tenemos aquí para obligar a las autoridades a facilitar documentos que quieren ocultar), concretamente sobre una gran operación policial llevada a cabo de manera coordinada por todas las fuerzas policiales del Reino Unido el año pasado. Cuando en julio de 2008 el gobierno anunció el final de la Operación Pentameter, un gran despliegue de actividad de seis meses contra el tráfico de mujeres, dijo que había sido un gran éxito, que había llevado a la detención de 528 delincuentes relacionados con "uno de los peores crímenes de nuestra sociedad".

Pero esos documentos conseguidos por The Guardian muestran que de los 528 detenidos, 122 nunca existieron, 153 habían sido ya liberados (106 sin cargos, 47 "advertidos" por pequeñas faltas). De los restantes 253, 73 fueron acusados por delitos relativos a la inmigración, 76 por drogas o por gestionar un burdel, otros murieron, o desaparecieron. Sólo 96 fueron acusados de tráfico de personas, de los cuales sólo 22 llegaron a los tribunales, con siete absueltos. Es decir, 15 condenas por tráfico de personas. De ellos 10 lo fueron por introducir ilegalmente personas para prostituirse, pero sin evidencia de que hubiera coacción o violencia. Sólo en cinco casos, por tanto, se pudo demostrar que eran verdaderos traficantes que habían forzado a mujeres a prostituirse. Pero además, los cinco estaban siendo investigados (o en prision preventiva) antes de que empezara la Operación Parameter Pentameter.

Es decir, que la mayor operación de la historia contra la prostitución y el tráfico forzado de mujeres, después de investigar en 822 burdeles, casas de masajes y similares, no encontró un solo caso con suficientes pruebas como para obtener una condena por ese tipo de delitos. Lo cual no quiere decir, naturalmente, que esos delitos no existan, que no sean terribles, y que no haya que luchar contra ellos. Pero sí quiere decir, que, como tantas otras veces, las dimensiones de las "zonas oscuras" de nuestra sociedad, de por sí difíciles de estimar, tienden a ser sobreestimadas por las fuerzas policiales (que se quieren apuntar tantos, ganarse el aprecio de la sociedad y reforzar su peso en el gobierno) y por los grupos sociales más interesados en el tema. Sus cifras siempre hay que mirarlas con escepticismo.

Una segunda pieza de The Guardian, publicada ese mismo día, da cuenta precisamente del proceso de hinchado progresivo desde mediados de los noventa de las cifras sobre prostitución forzosa que se manejan por medios de comunicación y polícitos en el Reino Unido. La primera estimación, hecha por unos académicos, con miles de cautelas y observaciones sobre lo impreciso del conocimiento era que quizá entre 140 y 1.400 mujeres podrían haber sido introducidas en el Reino Unido ilegalmente (forzosamente o no) para prostituir, en 1998. Imagínense la cifra que pasó a ser repetida y reciclada constantemente. Tres años después otros académicos, con muchísimas cautelas, calcularon que en la estimación más alta, podría haber en todo el Reino Unido, unas 3.800 mujeres extranjeras trabajando de manera no voluntaria como prostitutas. Poco después la cifra se había transformado, en manos de los grupos de interés, en "al menos 4.000", pero seguramente muchísimas más. La cifra ha ido derivando últimamente hasta 25.000.

En fin, si su inglés se lo permite, lean las dos piezas, que tienen mucho más de interés, y que enlazan con un tema que siempre me ha parecido un ejemplo de malaprensa crónica. Ya saben que hace tiempo he expresado mis desconfianza sobre las cifras de prostitución en España que manejan los medios, y he contado, mano a mano con Wonka, como hay también muchas razones para pensar que las cifras aquí han seguido caminos similares de progresiva hinchazón. Aunque la realidad británica y la española no tienen por qué ser idénticas, lecturas como esta me refuerzan en mis sospechas.

Una última cosa. Los dos textos están firmados por Nick Davies, autor de Flat Earth News, un libro excelente que estoy terminando y descubrí gracias al Agente Smith. Tendría que ser lectura obligatoria para todo periodista (qué demonios: para todo lector de periódicos). Lástima que no se haya traducido.

La última de verdad. Si quieren más información sobre las cifras, sus manipulaciones, los grupos en juego, e incluso las amenazas a la libertad de prensa relacionadas con el tema (activistas contra la prostitución pidiendo indemnizaciones al Guardian por publicar textos que ponían en duda sus cifras, lo que perjudicaba su imagen, y por tanto las donaciones recibidas) vean el debate en el Foro de BadScience.

Comentarios hasta el 01-01-10

Lo curioso en mi opinión es que la "hinchazón" de las cifras sólo cobra sentido a través del tiempo como un porcentaje de aumento. Es decir, yo no sé si 4.000 prostitutas forzadas son muchas o pocas -bueno, siempre son demasiadas, ya se me entiende-, no tengo ninguna referencia al respecto. Pero si leo que el número ha aumentado, yo qué sé, un 300% en cinco años, sí que me llama la atención.

Gracias por las referencias, son interesantes, sobre todo la de Flat Earth.

Saludos.

Creo que tienes un pequeño typo. En el párrafo 1 pones "Operación Pentameter" y en el 2 "Operación Parameter".
Sería gracioso que una operación policial contra la prostitución se llamase "para meter" :D

Qué errata más buena!!! Sí, debe ser que como lo de "pentameter" no es una palabra del diccionario, mi cabeza se fue a buscar algo que sonara parecido... con resultados chuscos en castellano. Lo corrijo.

No sabría establecer el cómo se ha llegado a la situación presente, pero lo que sucede con las estadísticas de prostitución, no se limita a esa esfera. A la orden del día están las diferencias salariales hombre-mujer, que un día son del 24% pero al siguiente pueden ser del 40% o cualquier otro porcentaje que se le ocurra a quien decide anunciar, con éxito garantizado de publicación, un porcentaje nuevo. En relación con la violencia doméstica ese baile es también permanente y, en un tris se pasa de las 400.000 maltratadas, a 1 de cada 3 mujeres como si tal cosa, en general siempre con tendencia a la hinchazón que se dice en otro comentario.

Lo cierto es que en lo relativo a las estadísticas de “género” (violencia familiar, brecha salarial, acoso laboral y sexual, número de prostitutas, empleo del tiempo por parte de hombres y mujeres, etc. etc.), al margen de lo incierto de la mayoría de ellas, o la peculiaridad de los método de obtención, está el cómo se dan a conocer a la opinión pública y la querencia por airear algunas ocultando otras. Desde el XIII Congreso Nacional de Psiquiatría celebrado recientemente se ha tenido que salir al paso del olvido en que se mantiene un asunto tan dramático como el suicidio, recordándonos que fallecen más personas por este motivo que en accidentes de tráfico.

Tengo la sensación de que sin haber sido nombrados por nadie, algunos y algunas se han erigido en la autoridad sobre todas estas materias, con un completo seguidismo por parte de los medios de comunicación, manejándolas a su gusto y antojo. En mi opinión en lo relativo a estas realidades tanto la Estadística como la Sociología tienen una amplísima tarea que desarrollar si quieren recuperar su estatus de disciplinas creíbles, aunque tampoco se me escapa que no estamos hablando de problemas técnicos sino ideológicos y políticos.

En en libro de Joel Best sobre estadísticas hay una regla que este caso ilustra muy bien: siempre que alguien da una cifra, mira que intereses tiene en ella. Y va mas alla, diciendo que incluso se tiene que dudar de las cifras de las ong's que te caen personalmente bien, puesto que todas, buenas o malas, simpaticas o no, tienen intereses que promover.

En otro orden, creo que tambien ilustra otro problema: como cuestionar aquello que es políticamente correcto. Y lo digo en sentido amplio, hace 50 años lo políticamente correcto eran unos valores y ahora son otros. Actualment cuesta mucho cuestionar cifras cuando se refieren a cuestiones de genero. Siempre hay alguien que te acusa de pasarte al enemigo.

A nivel historico tambien pasa, lamentablemente. Por ejemplo a nivel popular las cifras de la caza de brujas en la epoca moderna se situan en centenares de miles o incluso millones. Sin embargo los historiadores calculan un maximo de 60.000, que es mucho pero para toda Europa en un periodo de varios siglos relativiza bastante el fenomeno. Otra reevaluación a la baja aún mas drastica se ha hecho con las cifras de la Inquisición. Son dos ejemplos a nivel historico. Seguramente en el futuro los historiadores se sorprenderan de nuestras exageraciones...

Luego está el tema de Herodes, que parece que mató a miles de niños. En realidad, teniendo en cuenta la población de Belén de la época, debieron de ser una decena. Desde luego donde estén los exterminios modernos, que se quiten los viejunos.

Rosie, no recuerdo si fuiste tú o fue el propio Josu quien recomendó por aquí el libro de "Bad science". Impresionante, me está encantando. Muchísimas gracias

(Perdón por el offtopic)

Rosie, en aras de la exactitud ¿de qué hablamos, cuando das cifras de caza de brujas y de Inquisición?
¿De ajusticiados?
¿De perseguidos, de acusados, de condenados a alguna pena?
¿De objeto de alguna indagación, requisitoria o interrogatorio?
¿De España, de Europa, de Europa más América?

Si se trata de enmendar la plana, supongo que habrá que ser menos chapucero que los enmendados... como mínimo.

Es de ajusticiados Aloe, y era a titulo de puro ejemplo. Lo que sería interesante es saber tu opinión sobre el post original de Josu y el hichado de las cifras sobre prostitución. Tema que por cierto no es una novedad en este blog. Basicamente para no generar más off topic de lo estrictamente necesario.

Julio, se comentó hace unos posts, pero veras que la web de Badscience es una de las recomendadas por Josu. Creo que por eso me llamó la atención en la librería. Es absolutamente fantastico, y el capitulo de las vacunas es a revisar ahora que ha habido por primera vez en nuestro país un movimiento "anti-vacuna". Personalmente ya era esceptica de la medicina natural y recelosa de las campañas de marketing de las farmaceuticas. Pero el capitulo que me ha dejado destrozada es el de la cosmetica. Mecachis, con la cantidad de eurillos que he regalado en potingues. [Atención, parrafo ironico... o no tanto, ejem]
Ahora toca comprar Flat Earth News...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.