7 de junio de 2011

De Bush/Gore a Barreda/Cospedal

No sé si alguien lo ha comentado ya, pero sospecho que poca gente sabe que el día 22 de mayo estuvimos a un paso (unos 1.300 votos) de tener nuestra propia debacle electoral, del tipo Bush-Gore 2000, en versión castellano-manchega, Barreda-Cospedal 2011.

Me explico: en Castilla-La Mancha las Cortes se eligen en cinco circunscripciones, que son las cinco provincias de la región. Cuatro de las provincias tienen un número par de diputados, y solo una provincia, Ciudad Real, tiene un número impar. Además, los votos están muy concentrados en PP y PSOE, que son los únicos con posibilidad de escaño.

Cuando los votos están muy concentrados en dos fuerzas, relativamente similares, y el número de diputados es par, lo normal es que cada una se lleve la mitad de los diputados disponibles en la provincia. Para que no suceda así, los votos del primer partido tienen que ser bastante superiores a los del segundo partido.*

Resulta entonces que en Castilla-La Mancha hay una alta probabilidad de que cuatro provincias den el mismo número de diputados al PP y al PSOE, independientemente de quién gane en cada una. Y el desempate lo romperá la provincia con número impar de diputados, Ciudad Real. Pero allí sucede que, con solo dos partidos, basta ganar las elecciones por un voto para que el primer partido se lleve un diputado más.

Por todo ello, en una elección apurada, con márgenes estrechos, las elecciones se convierten casi en una lotería: todo el poder del gobierno va al partido que gane en Ciudad Real, aunque sea por un voto. Peor aún: incluso en una elección no muy ajustada, como la del día 22, en la que el PP sacó más votos en el conjunto de la comunidad, con un margen claro, de 4,7 puntos porcentuales, estuvo a punto de quedarse con menos diputados que el PSOE.

En efecto, el PSOE ganó en Ciudad Real por los pelos (0,2 puntos porcentuales), pero eso le valió obtener seis diputados, frente a cinco del PP. Mientras tanto, el PP ganó en las cuatro provincias con diputados pares. Pero en tres de ellas obtuvo los mismos diputados que el PSOE, independientemente de que la victoria fuera holgada (Albacete, 6,7 puntos; Toledo, 6,2 puntos), o más apurada (Cuenca, 0,8 puntos). Sólo en Guadalajara la victoria fue tan clara (11,8 puntos), que los ocho diputados se repartieron desigualmente: cinco para el PP y tres para el PSOE, lo que hizo que en el total de la comunidad la suma de diputados sea 25-24 a favor del PP.

Pero la catástrofe estuvo cerca: habría bastado con que 1.300 votantes de Guadalajara (el 1% de los votos válidos) que votaron al PP lo hubieran hecho al PSOE, y por tanto que el PP hubiera ganado "solo" por 9,8 puntos, para que también en esa provincia el reparto hubiera sido paritario (cuatro diputados cada uno), y por tanto, con cuatro provincias empatadas en diputados, la pírrica mínima victoria del PSOE en Ciudad Real le hubiera dado el poder en toda la comunidad.

Habríamos tenido, si no me equivoco, por primera vez en nuestra democracia, un partido que pierde las elecciones en votos y las gana en escaños, con mayoría absoluta, y puede por tanto gobernar, en solitario, gracias al sistema electoral.**

De momento hemos evitado por los pelos la crisis de legitimidad que un resultado así habría producido. Pero dado el sistema electoral de Castilla-La Mancha, mientras haya solo dos partidos, y sus fuerzas sean similares, la cosa tiene mal arreglo. Aunque todas las provincias tuvieran un número impar de diputados, el resultado podría ser igualmente errático: simplemente el que ganase en tres provincias gobernaría, independientemente del resultado agregado en votos.

Si yo fuera ciudadano de Castilla-La Mancha estaría realmente cabreado, pero las soluciones son muy complicadas, por los límites que el Estatuto de Autonomía pone a la ley electoral. Tal vez, como tienen aún pendiente la reforma del Estatuto, podrían ir pensando en alguna manera de arreglarlo.

* Se puede calcular fácilmente, con el sistema d'Hondt, que para romper el empate, con 8 diputados el primer partido necesita sacar más de 1,25 veces los votos del segundo partido, para 10 diputados , 1,20 veces los votos del segundo, y para 12 diputados, más de 1,16 veces.
** Es un caso distinto de los de Cataluña y el País Vasco donde ya ha sucedido que el orden del primer y segundo partido ha sido alterado, pero al ser sistemas multipartidistas, el impacto sobre el gobierno no fue decisivo.

37 comentarios:

  1. En estas elecciones el partido que más votos ha obtenido en Asturias ha sido el PSOE, sin embargo FAC (el nuevo partido de Cascos) ha obtenido un escaño más. Cosas de las tres circunscripciones en que se divide el Principado.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, pero en este caso la hipotética perjudicada hubiera sido la derecha, que como todos sabemos son unos casposos, fascistas y retrógrados cavernícolas, así que no tiene importancia. Si hubiera sido la izquierda (es decir, el PSOE), entonces sí que nos lo tendríamos que plantear.

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué hay de tu tierra, Josu?

    Siempre me ha sorprendido que la ley electoral vasca establezca 25 representantes para cada provincia, con absoluta independencia de la población de cada una. Me sorprende desde el punto de vista de la aritmética electoral, pero casi me sorprende más que dicha distribución favorece muchísimo a los partidos constitucionalistas, porque Álava sólo tiene 300.000 habitantes mientras que Vizcaya supera el millón y Guipúzcoa los 700.000, y el apoyo electoral de PP y PSOE en Álava es mucho más grande.

    Me sorprende que con el PNV en Ajuria Enea durante 30 años lo hayan dejado así. ¿Alguna idea?

    ResponderEliminar
  4. Ferrim: es que fue idea suya!!!

    El PNV tiene una visión confederal del PV. Una asociación entre iguales. En su EBB las cuatro provincias (incluyendo a Navarra) tenían el mismo peso, aunque el número de militantes fuera muchísimo mayor en Vizcaya.

    Cuando se constituyó la autonomía, trasladaron la idea al Parlamento Vasco.

    Además, yo creo que hay un cierto componente de seducción de los elementos menos entusiastas de la CAPV. Puesto que el interés de los alaveses por la autonomía era discreto (en 1977 los nacionalistas tuvieron pocos votos) y el potencial interés de Navarra era también dudoso, una representación paritaria es una manera de intentar convencerles de que participen (son las dos provincias menos pobladas de las cuatro potenciales miembros de la CAPV).

    La capitalidad en Vitoria es parte de la misma idea.

    El precio a pagar por todo ello es que, en efecto, los nacionalistas se ven perjudicados electoralmente.

    ResponderEliminar
  5. En Galicia, el PP vuelve a gobernar desde 2009 con 1 escaño más que la coalición PSOE-BNG, a pesar de sumar esos dos partidos más votos que el PP: PP = 789.427 - 38 escaños | PSOE+BNG = 795.200 - 37 escaños.

    Aquí se puede ver: http://www.parlamentodegalicia.es/sites/ParlamentoGalicia/BibliotecaXuntaElectoral/2009.pdf

    ResponderEliminar
  6. Pablo: pero no hay cambio de orden de los partidos.

    Siempre que un partido tiene mayoría absoluta en el parlamento sin mayoría absoluta de votos, podrías decir algo parecido.

    Eso ha pasado en España en 1982, 1986 y 1989 con el PSOE, y 2000 con el PP. Y seguramente otras muchas veces en comunidades autónomas, ayuntamientos...

    Aquí se trata de solo dos partidos, y que el que queda segundo en votos quede primero en escaños. Creo que eso aún no lo hemos visto.

    ResponderEliminar
  7. "Si yo fuera ciudadano de Castilla-La Mancha estaría realmente cabreado"

    Por qué? No creo que la virtud absoluta de un sistema electoral sea la proporcionalidad, no? El caso vasco que comentaís es ilustrativo.

    La definición de la circunscripción es, bajo mi punto de vista, tan importante o más que la proporcionalidad (no solo en lo que se refiere al efecto que luego tiene, sino como característica o principio básico del sistema.)

    ResponderEliminar
  8. Pedro
    Aqui no hablamos de proporcionalidad.
    Hablamos de que gane las elecciones el que tenga más votos.
    No te parece importante?

    ResponderEliminar
  9. Lo realmente curioso es que en un sistema bipartidista, las circunscripciones con más peso son las que tienen un número de diputados pares. Tiene más 'poder' una circunscripción con 3 diputados que con 4.

    Habría estado curioso que sucediese el caso ése que dices (o en sentido contrario), para ver como aquellos que están en contra de cambiar la ley electoral son los perjudicados de la misma.

    En mi opinión, hasta que no haya una circunscripción única no se evitarán estos problemas, y muchos otros (como que en las generales Ceuta y Melilla sean circunscripciones de un único diputado).

    ResponderEliminar
  10. Si que es cierto que nunca ha pasado que el segundo partido en votos tenga mayoría absoluta en escaños.
    Pero que el segundo partido en votos tenga más escaños ya ha pasado en Cataluña(creo recordar que 2 veces,la última vez que gobernó Puyol CIU sacó menos votos pero más escaños que el PSC,y según me viene ahora a la mente en la que gobernó Montilla fue a la inversa...)
    Y como bien han dicho en el primer comentario,en estas elecciones también ha pasado en Asturias que el partido más votado fue el PSOE y sin embargo fue el partido de Álvarez Cascos el que sacó más escaños porque aunque es una comunidad uniprovincial se divide en 3 circunscripciones.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Ya traté de ello en el último post de mi blog, antes de las elecciones. Se cumplieron los resultados que pronosticó las encuesta de El País, por la mínima. Y analizando esos posibles resultados me di cuenta de la perversidad del sistema electoral castellano-manchego, hecho muy recientemente y ad hoc, para quien no lo sepa; no es de inicios de la democracia precisamente. No, se hizo para poder ganar con bastantes menos votos, que es lo que casi pasa.

    ResponderEliminar
  12. Pues yo creo que no supone ningún problema. Está claro que los votantes queremos un turnismo PP/PSOE (excepto en País Vasco y Cataluña, donde existen partidos autonómicos fuertes), y eso es lo que tenemos con esta organización electoral. No lo digo con ironía, es lo que queremos y es lo que tenemos.

    ResponderEliminar
  13. Pan Para Dos: en efecto, en Asturias, por lo que he visto (no sé si son los resultados ya oficiales), el PSOE ganó al FAC y tiene un diputado menos. Pero la diferencia fue de unos cientos de votos. Con una diferencia así,y más de una circunscripción, es realmente muy difícil evitar resultados así.

    En todo caso, al ser un sistema multipartidista, esa desviación no determina la composición del gobierno.

    ResponderEliminar
  14. Zascandil
    No necesitas una circunscripción única. Puedes establecer circunscripciones provinciales (o menores) para la mayoría de los diputados y luego un distrito único, nacional, para unos pocos diputados, que compense las faltas de proporcionalidad.
    Por ejemplo, en CLM, se podrían elegir 10 diputados regionales, que fueran el resultado de hacer la regla d'Hondt sobre el total de votos regionales, aplicarlos al total de diputados, y luego restar los diputados ya electos por circunscripciones. Los resultados prácticos son proporcionalidad completa a nivel regional, pero diputados (la mayoría) con cierto arraigo local.

    Cosas como esta se están proponiendo para el Congreso, pero requeriría modificar la Constitución. Para CLM también habría que reformar el Estatuto, pero esto es obviamente mucho más fácil.

    ResponderEliminar
  15. Ian Curtis,
    Para no liar más la cosa no he mencionado en el post la gran polémica que hubo sobre la actual ley electoral, de la que tú hablas en el post.

    En efecto, la reforma de 2007, beneficiaba o podía beneficiar al PSOE, y hemos estado a 1300 votos de que lo hiciera.

    Pero la reforma tenía también una justificación demográfica.
    El Estatuto, por razones que se me escapan, fijó un mínimo de diputados así:
    Guadalajara 7
    Cuenca 8
    Albacete 10
    Ciudad Real y Toledo 11
    Eso suma 47. Sobre eso, se permitía, por ley, aumentar diputados hasta 59.

    Debido al crecimiento de población, Guadalajara tiene ahora más habitantes que Cuenca (desde antes de las elecciones anteriores, de hecho). Por lo tanto, como mínimo, era lógico que se aumentara un diputado allí, para que tuviera al menos los mismos diputados que Cuenca.

    Toledo, por otro lado, ha crecido mucho (697.000 habitantes), y tampoco es lógico que tenga el mismo número de diputados que Ciudad Real (529.000). O sea que el aumento de un diputado allí también tiene cierta lógica.

    Se podría argumentar que podrían haberse dado incluso dos diputados a Toledo (hasta 13), pero entonces el número total de diputados en las Cortes sería par (50), lo que en un sistema bipartidista es una mala idea.

    Es decir, que sin duda el PSOE hizo algo que le convenía, pero que no era un disparate, por demografía.

    Como digo en el texto, el arreglo está en cambiar el Estatuto.

    ResponderEliminar
  16. Acabo de oír a Barreda dos veces en la radio insistir en que Cospedal ha ganado las elecciones "por un diputado".

    ResponderEliminar
  17. No, no, claro, tiene su lógica demográfica, y por eso lo apoyé en su momento, pero no hay que ser muy mal pensado para ver los motivos reales de la reforma... Porque, además, siempre se podían haber dispuesto los números de otra forma, de una forma que no pudiera dar lugar a resultado tan aberrante como pudo haber pasado (y no era una posibilidad pequeña).

    ResponderEliminar
  18. Ian Curtis:
    Si ves los límites estatutarios, y los demográficos, no es tan fácil como dices "haber dispuesto los números de otra forma".

    Te recuerdo la población (2010), y los diputados mínimos por provincia, según el Estatuto
    Albacete 401682 (10)
    Ciudad Real 529453 (11)
    Cuenca 217716 (8)
    Guadalajara 251563 (7)
    Toledo 697959 (11)

    ¿Cuáles serían tus propuestas? Como digo en el texto, incluso si te las apañas para que todas las provincias elijan número impar de diputados, en un resultado ajustado, se convierte en una lotería.

    Porque tan "distorsionador" es que dos partidos con un 6-8% de diferencia tengan los mismos diputados, como que con un 0,2% de diferencia NO los tengan, que es lo que ha sucedido esta vez en Ciudad Real, y sucede siempre que el número es impar.

    Al final, don dos partidos, equilibrados, y cinco circunscripciones, es una lotería.

    ResponderEliminar
  19. Sí, pero te olvidas de un detalle clave: se deja como única impar a Ciudad Real, que es donde el PSOE gana con más comodidad. No creo que la elección sea casual. Con cualquier otra combinación se podrían dar resultados injustos también, pero serían bastaste más improbables.

    De todas formas, urge una reforma del Estatuto en cuanto a los mínimos provinciales, en pro de una mayor proporcionalidad entre ellas (ahora están muy parejas en escaños, bastante más que en población).

    ResponderEliminar
  20. No, no, no me he olvidado del detalle. Lo tengo muy presente.

    Pero insisto: no es fácil. Imagina que dijeras, respecto al mínimo del estatuto:
    Guadalajara +1, como se ha hecho ahora, (porque tiene más población que Cuenca)
    Toledo +2 porque ha crecido mucho, y así sigue siendo impar
    Ciudad Real más uno, porque tiene bastante diferencia con Albacete, y así el número total es impar.

    Resultado: 51 diputados, en lugar de 49
    Cuenca y Guadalajara 8
    Albacete 10
    Ciudad Real 12
    Toledo 13

    Ahora se podría acusar a la reforma de ser pro-PP, porque suele ganar en Toledo, y sería la única impar.

    Insisto: no hay arreglo "neutral" ni objetivo, con el estatuto en la mano.

    ResponderEliminar
  21. Que yo recuerde, el PP nunca había ganado en Toledo las autonómicas...

    Las "famosas", por así decirlo, son GU: PP y CR: PSOE. Pero vamos, que sé lo que quieres decir (lo que dices en la última frase), y lo comparto, de ahí la necesidad de reforma (eliminando mínimos provinciales). De hecho, no veo la necesidad de circunscripciones provinciales en una comunidad como C-LM. Me sorprendió saber que existen subdivisiones (no provinciales, claro está) en Asturias, y creo que en Murcia también. Creo que es sólo un sesgo para favorecer un sistema mayoritario, sin contenido real más allá de eso (que puede ser contenido real para algunos).

    ResponderEliminar
  22. Bueno, a mí conceptualmente la idea de la representación de los territorios me parece buena, y es una vía potencial de hacer a los políticos más responsables ante los votantes.

    Aunque la implementación práctica de la idea en España es un desastre.

    Como he dicho más arriba, se puede mantener, usando luego unos diputados extras a nivel regional para restablecer la proporcionalidad.

    ResponderEliminar
  23. Claro, es que precisamente no me gusta este sistema de subdivisiones donde no sabes ni a quién votas. O circunscripción única (mayor proporcionalidad), o uninominales (mayor representatividad). El sistema actual, intermedio, carece de lo bueno de uno y de lo bueno del otro. Personalmente, me decanto por el uninominal (es TU representante y rinde cuentas directamente ante ti, no ante su partido).

    ResponderEliminar
  24. En Canarias pasa algo muy parecido, por lo que he leido, donde las islas con menos poblacion estan sobrerrepresentadas, dando a CC los mismos escaños que a PP en las ultimas con bastantes menos votos.

    ResponderEliminar
  25. Elpep:
    El fenómeno es mucho más general.
    Todos los parlamentos autonómicos que no se eligen en una sola circunscripción sobrerrepresentan a las circunscripciones menos pobladas.
    Han copiado el modelo del Congreso también en eso.

    ResponderEliminar
  26. Bueno, en el caso canario se produce una agravante: los límites de 30% por isla, o 6% en el archipiélago. Una lista que no cumpla ninguno de esos dos requisitos queda fuera, lo que en la práctica, deja a IU/UPyD/etc. fuera, y sin embargo entran partidos locales de El Hierro y partidos así, con muchos menos votos (cumplen la 1ª condición).

    Aquí habla un poco de ello.

    ResponderEliminar
  27. Fue muy curioso, por cierto, que tanto Cospedal como Barreda hablaron, la una para anunciar su victoria y el otro para admitir su derrota, cuando iban 28 a 21. Después, a medida que avanzó el recuento, la cosa se fue igualando hasta situarse en el 25/24 definitivo. ¿No deberían haber esperado para asegurarse?

    ResponderEliminar
  28. Las comparaciones son odiosas. Y, a veces, completamente incorrectas.

    Por favor, no metamos en el mismo saco dos sistemas electorales de mierda (el español y el castellano-manchego), con el robo a mano armada que el partido republicano hizo de las elecciones 2000 en USA, con la inestimable ayuda de la mayoría republicana en el Tribunal Supremo que Bush padre le dejó de regalo a su hijo. No tienen absolutamente nada que ver.

    ResponderEliminar
  29. Anónimo
    Eres tú el que mezclas cosas.

    La alusión a Bush/Gore era una forma de llamar la atención sobre el caso más conocido y reciente de país donde el que gana las elecciones en votos se queda fuera del gobierno.

    Porque evidentemente, yo no estaba comparando el procedimiento de resolución del conflicto de conteo e votos, que aquí simplemente no no ha habido.

    También hay otras diferencias: sistema presidencial contra sistema parlamentario...

    De lo que estaba hablando es de la posibilidad de que, en un sistema bipartidista puro, el partido que pierde las elecciones en votos sea el que gobierne.

    Hubiera o no "robo" (que no lo sabemos), la posibilidad está implícita en el sistema electoral USA (y ha pasado más veces en su historia).

    ResponderEliminar
  30. En las presidenciales ha pasado tres veces, y las tres veces ha sido en favor del Partido Republicano.

    ResponderEliminar
  31. Coño, es que con los datos de población del estatuto de CLM, un escaño en Cuenca "cuesta" 27.000 personas (supongo que unos 9.000 votantes) y uno de Toledo cuesta 64.000 personas, más del doble. Con estas diferencias lo raro es que no haya pasado antes (como en Cataluña).

    De hecho viendo los resultados, cada escaño del PSOE en Toledo lo obtiene a una media de 28.000 votos y cada escaño de Cuenca a 15.000. Con 44.000 votos en el total de la comunidad IU se queda fuera.

    Ian, el sistema uninominal tiene aún más tendencia al bipartidismo que el sistema actual, pero puede -sólo puede- que disminuyera la corrupción.

    ResponderEliminar
  32. Claro que tiene mayor tendencia al bipartidismo, pero yo no he dicho en ningún momento que esté fuertemente en contra de él. Lo que veo ridículo son las circunscripciones (lo que ahora quiere Aguirre para Madrid, por cierto; ahora hay circunscripción única). Si quieres representatividad, uninominal, si quieres proporcionalidad, circunscripción única. El sistema a medio camino (el actual en muchas regiones) coge lo malo de ambos, y carece de lo bueno.

    ResponderEliminar
  33. Yo creo que con un número tan bajo de diputados hay esos "errores" debido al redondeo.

    Yo creo mejor que el total de diputados a elegir fuera al menos de 2.000

    ResponderEliminar
  34. Lo cachondo es que si las circunscripciones sirven para "representar a los territorios" en el caso de Asturias, donde tenían por objetivo sobrerrepresentar a "las alas"; han servido para lo contrario. FAC sólo ha ganado en el centro y eso le ha servido para ser fuerza mayoritaria. El PSOE que ganó en las alas y en el conjunto del Principado, en una circunscripción única; hubiera sido la primera fuerza.

    Es decir, en un resultado extranísimo dividir el mapa en 3 circunscripciones ha servido para favorecer a la circunscripción central, que precisamente era la que debía salir perjudicada, ya digo.

    ResponderEliminar
  35. Comentario de Ian Curtis, del 6 de julio de 2011 17:01, borrado por accidente:

    Hombre, el resultado no es extraño, si tenemos en cuenta que el centro, donde gana FAC, está muchísimo más poblado que el oriente y el oocidente, donde gana PSOE (en el 1er caso, por sólo unos cientos). Ha ganado un partido en votos y otro en escaños, pero con diferencias mínimas. No es el caso de C-LM, donde el PSOE casi gana (con mayoría absoluta) con 5 o 6 puntos menos.

    ResponderEliminar
  36. @Josu:
    Pongo el comentario aquí porque es donde se ha tratado el tema.
    Hoy,15 de Julio ha sido elegido presidente de Asturias F.Álvarez Cascos con el único apoyo de su partido.
    Esto nos lleva a que ha sido elegido por mayoría simple ya que su partido fue el que sacó más escaños,pero sacó menos votos que otro partido.
    Hasta ahora,las veces que el partido con más escaños ha sacado menos votos populares que el segundo en escaños,siempre se buscó apoyos de partidos a la investidura de forma que la suma de votos populares siempre fuesen más que los del partido que más votos populares había sacado....esta vez no es así...
    El señor Álvarez Cascos ha sido designado presidente con menos votos populares de apoyo(propios o de otro partido)que otro candidato...como pasó con G.W. Bush
    Un saludo

    ResponderEliminar
  37. Anónimo
    Perdona primero el retraso en publicar el comentario. Me despisté y creía que ya lo había aprobado.

    Segundo: no estoy completamente seguro de que esto (partido con menos obtiene más escaños y gobierna sin más apoyos que sus votos) sea la primera vez que ocurre . Habría que revisar hemerotecas. Pero hay diferencias importantes entre el caso Bush/Gore o el Barreda/Cospedal que podríamos haber tenido, y el caso de Álvarez Cascos. En os dos primeros el resultado "perverso" (elegido para gobernar el que menos votos tiene) se da (daría) en un sistema puramente bipartidista, de manera directa por efecto del sistema electoral, y con una diferencia de votos entre los candidatos (en el resultado global)de cierto tamaño.

    En cambio en Asturias tenemos un caso de sistema multipartidista, casi empate entre los dos primeros partidos, y una falta de acuerdo entre partidos que es decisiva para la elección del gobierno.

    Son situaciones bastante diferentes. De hecho, con un casi exacto empate en votos sólo un sistema de distrito único asegura que los resultados van a ser "correctos". Si hay más de un distrito: es una lotería (como en Castilla-La Mancha). Con distrito único, garantizas que al menos un partido con menos votos no tenga más diputados. Y si el sistema fuera bipartidista y el número de diputados impar, tendría la mayoría absoluta, el partido con unos pocos votos más. Que, por otra parte, tampoco está claro que sea un resultado correcto, dando "todo" el poder a un partido por una mínima diferencia.

    ResponderEliminar

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.