6 de abril de 2012

La reforma electoral de Castilla-La Mancha

El País me sorprendió ayer con este titular en su edición en papel:

Castilla-La Mancha dará más escaños
 a las provincias donde gana el PP

El titular es erróneo, como veremos en seguida, por más de un motivo. La versión online lleva un titular ligeramente distinto: Castilla-La Mancha cambiará la ley para elevar los escaños en las provincias del PP, que no es tan rotundamente falso, pero más que nada por ser más ambiguo (no está claro cómo se define una "provincia del PP").

Empecemos por lo más sencillo: los dos titulares usan un futuro de indicativo, como si fuera una cosa decidida, respecto a una proposición de ley presentada por el grupo popular (no por el gobierno) en las Cortes de Castilla-La Mancha. Obviamente, hasta que la ley no se apruebe, no se sabe lo que va a suceder. De hecho, en la propia noticia, bastante avanzada, se dice que el portavoz popular dijo que querría consensuar la ley con el partido socialista. Esto es propiamente poco probable, por lo que veremos luego, pero no deja de ser llamativo que el periodista afirme categóricamente que no va a suceder. Unas líneas más arriba lo dice así:
La modificación de la norma, que se aprobará sin necesidad de apoyo de la oposición ya que los populares cuentan con mayoría absoluta, motivó la reacción de Ferraz por ser la segunda reforma electoral que se pone en marcha en los últimos cinco años.
Fíjense en el futuro de indicativo. El periodista ya sabe que la ley se aprobará sin apoyo de la oposición, es decir, que no habrá acuerdo alguno.

Pero el error más grave de ambos titulares se refiere a la idea de que la proposición de ley da más escaños a las provincias "donde gana el PP" o a "las provincias del PP". La propia noticia desvela la falsedad en su primer párrafo:
Castilla-La Mancha reformará la ley electoral para dar un escaño más a las provincias de Cuenca, Guadalajara y Toledo, que registraron en las urnas los resultados más favorables para la presidenta regional y secretaria general del Partido Popular, Dolores de Cospedal. La reforma también concederá un nuevo escaño a Ciudad Real, con mayoría socialista.
La otra provincia, no mencionada, es Albacete, donde en 2011 también ganó el PP (con un porcentaje más alto que en Cuenca, por cierto, lo que desdice la primera frase del párrafo). Es decir, que la ley da un diputado más a cuatro de las cinco provincias de la región, que incluyen a la única provincia donde en las autonómicas de 2011 ganó el PSOE. ¿Cómo se transforman esas provincias en "las provincias del PP"?

El titular en papel habla además, en presente habitual, de "las provincias donde gana el PP". Pero en 2007 el  PP sólo ganó en Guadalajara (por los pelos). Y en las autonómicas de 2003 y 1999 perdió en todas las provincias. Así que el titular, al presentar como habitual lo que ha sido excepcional, es más engañoso aún.

Si leen la noticia entera verán que está redactada claramente desde una perspectiva crítica, siguiendo además un orden poco convencional, por el cual se ponen primero las críticas del PSOE y luego la defensa del PP. Y parece que el periodista ha querido dar tanto la razón al PSOE que se le ha ido un poco la mano.

Porque lo cierto es que sí podría haber titulado, correctamente, algo así como "El PP de Castilla-La Mancha propone una ley electoral que le beneficia", ya que, como se explica en el gráfico adjunto a la noticia, con la ley anterior, con 49 diputados, el PP ganó 25-24. Y con la nueva, con 53 diputados, habría ganado 28-25. Es decir, que tres de los cuatro nuevos diputados irían al PP y uno al PSOE, pero esos beneficios no se corresponden con las provincias donde ganó cada uno (el PSOE lo gana en Guadalajara, donde perdió, y el PP gana uno también en Ciudad Real, donde perdió).

Pero ese tampoco sería el final de la historia, porque, como la noticia cuenta, no muy claramente, esta reforma propuesta por el PP es una especie de "contra-reforma" de la que hizo el PSOE en el año 2007, y que se aplicó por primera vez en 2011, dejando todas las provincias con número par de diputados, excepto Ciudad Real, donde el porcentaje del PSOE ha sido normalmente el más alto. En un sistema casi bipartidista, si las diferencias entre los dos partidos son pequeñas, lo más normal es que cuando el número de diputados a repartir es par los dos grandes partidos se llevan la mitad de los diputados. Y en cambio, cuando es impar, el partido ganador, aunque sea por poco, se lleva siempre un diputado más. Por tanto, con un resultado apretado en 2011, el PP podría haber ganado en las cuatro provincias "pares" y haber perdido en Ciudad Real, obteniendo, en total, más votos, pero menos diputados, que el PSOE. De hecho, como ya conté aquí, eso estuvo a punto de pasar el año pasado, cuando a pesar de ganar el PP las elecciones con una ventaja clara de 4,78 puntos porcentuales (5,14% sobre el voto de los dos partidos principales), sólo obtuvo un diputado más que el PSOE, y un cambio de 1.300 votos en Guadalajara hubiera hecho que perdiera las elecciones, en número de diputados.

En cambio, con la ley propuesta ahora, habría dos provincias con número par de diputados (Albacete y Ciudad Real) y otras tres con número impar. Con esas reglas en 2011 el PP habría ganado por tres diputados, como explica correctamente El País, pero lo que no explica es que esa diferencia de tres diputados sobre 53 (5,7% de los diputados) representaría más correctamente la diferencia de votos entre PP y PSOE (5,14% de la suma de votos de los dos) que la que se produjo con las reglas anteriores, sólo un diputado sobre 49 (2% de los diputados). Es decir, que para los resultados de 2011 la ley propuesta ahora por el PP sería relativamente más proporcional que la vigente (dentro de que ambas leyes, al excluir en la práctica a los partidos pequeños, sobrerrepresentan tanto al PSOE como al PP). Dicho de otra manera, los dos partidos obtuvieron en 2011 el 93,07% de los votos a candidaturas, por lo que, al tener todos los diputados, se repartieron entre ellos un "extra" de 6,93% de los diputados. Pero en 2011 el PSOE, segundo partido, se llevó 4,84% y el PP, ganador, se llevó 2,10% de esa sobrerrepresentación. En cambio, con las reglas propuestas ahora el PP se llevaría un 3,91% de sobrerrepresentación y el PSOE un 3,03%. Un reparto más equilibrado.

Si aplicamos a las elecciones de 2007 las reglas de 2011 y las de la nueva propuesta, el resultado apenas cambia. Con la ley electoral vigente, en 2007 el PSOE hubiera ganado por 27 diputados frente a 22 (una diferencia de 5 sobre 49, 10,2%), y con la ley propuesta por el PP el PSOE habría ganado por 29 frente a 24 (5 diputados sobre 53, 9,43%). La diferencia de votos, expresada como porcentaje de la suma de votos de ambos partidos fue realmente del 10,15%, que está más cerca del primer resultado, pero tampoco se aparta mucho del segundo. De manera que, tomando las dos últimas elecciones, puede decirse que la ley propuesta ahora por el PP, aunque les sea favorable, es también más proporcional que la ley vigente. Se podrían repetir los cálculos con ambas leyes para elecciones anteriores, pero a medida que vayamos hacia atrás, teniendo en cuenta los cambios poblacionales, tendría cada vez menos lógica el reparto de diputados por provincias que ahora se propone.

En todo caso, estamos ante una proposición de ley que, para las dos últimas elecciones, hubiera representado una mejoría de la proporcionalidad, y sin embargo, tanto el titular como la redacción de la noticia, la hacen aparecer como una maniobra oscura y abusiva del PP. Parece claro que se podría hacer mejor.

8 comentarios:

  1. Pero, como siempre en política, ¿qué hubiese hecho el PP si la ley actual le "beneficiase"?

    ResponderEliminar
  2. En una región tan bipartidista como Castilla - La Mancha, donde de hecho las Cortes tiene forma de "pasillo" en vez de hemiciclo, pienso que sería más lógico optar por la circunscripción única (que no somos tantos) y reducir el número de diputados hasta por ejemplo 40. Seguiría siendo bipartidista porque la región lo es, pero daría opción a los minoritarios de estar representados, reduciendo los costes.

    ResponderEliminar
  3. Curro, vas a comparar la idiosincrasia de Albacete respecto a la de Cuenca!!!! Hay que defender los valores locales ;)

    ResponderEliminar
  4. Reforma electoral y administrativa: 3 elecciones (España, Cataluña, Barcelona) para 3 administraciones (estatal, autonómica y local). Y circunscripción única para cada una. 1 persona, 1 voto.

    ResponderEliminar
  5. offtopic. Son imaginaciones mias o el tercer grafico de esta noticia tiene los porcentajes algo raros? comparar 2006 y 2011.
    http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/04/09/actualidad/1333995760_518343.html

    ResponderEliminar
  6. Estimado Josu:

    Me alegra comunicarte que te he recomendado para los premios LIEBSTER:

    http://loqueveoenzaragoza.blogspot.com.es/2012/04/mencion-en-los-premios-liebster.html

    Un abrazo.

    José María

    ResponderEliminar
  7. Una paradoja de este sistema, es que las provincias que tengan un número par de diputados, en realidad tienen más poder para decidir qué partido gana.

    ResponderEliminar
  8. Se trata de una errata. Quise decir:

    Una paradoja de este sistema, es que las provincias que tengan un número impar de diputados, en realidad tienen más poder para decidir qué partido gana.

    ResponderEliminar

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.