14 de septiembre de 2012

Un gráfico especialmente torpe

En la larga tradición de este blog criticando gráficos mal hechos, suele suceder a menudo que la distorsión visual introducida por el gráfico va "casualmente" en la dirección favorable al argumento del artículo o la noticia a la que acompaña. Y por eso muchas veces se puede sospechar que el error no es inocente, sino deliberado. Y seguramente es así en muchos casos.

Pero no siempre es así. Hoy Elpais.com ha publicado un texto, al hilo de las convocatorias de manifestaciones para mañana, bajo el título de Los funcionarios se cansan de cargar con los recortes (gracias a Juan por la pista). El argumento general es el de destacar los sufrimientos de los empleados públicos en los últimos años, las pérdidas de derechos, de remuneraciones, días libres, etc... Digamos que es un artículo "sindicalista".

El texto va acompañado por un gráfico, que ilustra cómo ha evolucionado el gasto en la remuneración de los asalariados públicos, que es este:



La verdad, si mira uno con poco cuidado este gráfico, puede sacar conclusiones contrarias al espíritu del artículo: que la remuneración de los empleados públicos ha crecido meteóricamente y que además, al menos hasta 2011, apenas ha sufrido un leve recorte. ¿De qué se quejan estos tíos? ¡Chupópteros!

Y es que el gráfico comete dos errores muy graves. Primero: fíjense en los años del eje horizontal, y en la separación entre ellos. En el gráfico se representan con la misma separación periodos de 15 años (85-2000), 5 años (2000-2005), 3 años (2005-2008) y un solo año (los demás). Un disparate, fácilmente corregible, incluso con Excel, como hago yo aquí (dando por buenas las cifras, cuya fuente, por cierto, no se cita):



Ahí se ve que el crecimiento de los salarios públicos no ha sido tan brusco como parece en el gráfico anterior. Pero aún hay un grave problema: esos datos no han descontado la inflación, que hace que un euro de hoy valga mucho menos que un euro de 2000, o que un "euro" (166,386 pesetas) de 1985. Por lo tanto, para ver realmente cuanto ha aumentado el gasto en salarios, y cuánto ha bajado recientemente, hay que convertir todos los valores al poder adquisitivo del euro de un mismo año, que puede ser, por ejemplo, 2011 (el último de la serie). Esto se hace fácilmente con una página del INE, que permite calcular las equivalencias de poder adquisitivo a través de los años, el resultado es este (con las limitaciones de Excel y de mi tiempo):



Ahora podemos ver mejor la realidad. Vemos que el gasto de 2011, en términos reales (descontada la inflación) es ya menor que el de 2008, y que desde el máximo de 2009 ha descendido sustancialmente. También aparece aún más suave que en el gráfico anterior el crecimiento entre 1985 y 2009, ya que en términos reales el gasto se multiplicó por 2,8 y no por 7, como parece con los euros nominales (dejamos para otro día la discusión sobre si ese crecimiento es o no razonable: habría que ponerlo en el contexto del crecimiento del PIB, de la población, y de los servicios prestados).

Lo gracioso es que, como decía antes, este gráfico no solo es más "verdadero", sino que es más favorable que el gráfico original a los argumentos de los empleados públicos, que el artículo trataba de presentar. No requiere más tiempo, ni grandes destrezas informáticas. Sólo es cuestión de querer hacerlo bien.

Actualización: Se me olvidaba. Debajo del gráfico hay una tabla que supuestamente representa el gasto en salarios del sector público, con números totalmente distintos a los del gráfico. No he indagado, pero sospecho que pueden ser los de la administración central. Pero como no se explica, la discrepancia entre el gráfico y la tabla confunden al lector.

Nueva actualización: he añadido más arriba el agradecimiento al lector que me envió a la pista.

14 comentarios:

  1. Muy bien, Josu. Después de un par de pruebas veo que has deflactado respecto de IPCs de diciembre, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. No faltaria hacer el ratio sueldo/empleado? Su numero ha aumentado desde los 80

    ResponderEliminar
  3. Anónimo 37.
    Sí, con los datos de diciembre. La diferencia será mínima si se toma otro mes.

    Anónimo (a secas) (Por favor, escoged un nombre).
    Es que tanto el aumento del gasto como la disminución reciente tiene ambos componentes: número de gente y sueldo medio. Y las quejas con los recortes son por las dos cosas. El gasto total sintetiza ambas. Y en todo caso, era el dato elegido por el autor del artículo, y yo aquí quería concentrarme en el gráfico y el dato elegido por él.

    ResponderEliminar
  4. En términos objetivos, tienes razón en tu análisis.

    Pero en términos visuales, yo creo que su gráfico original cumple mejor el cometido de "barrer para casa" (aunque estoy convencido, como tú, de que la razón es la torpeza, no la maldad):
    - Su gráfico da la impresión de que el gasto crecía "como es de esperar en un país que progresa" (?) y luego se ha estancado para finalmente incluso bajar un poquito. Vamos, que el ajuste es injusto.
    - Tu gráfico da la impresión de que tenía un crecimiento sostenido, lineal, que desde el 2005 creció más de la cuenta ("la burbuja y todo eso") y que ahora ha bajado al nivel que tendría que tener si hubiera evolucionado de manera normal, más o menos a la extrapolación de la recta original. Vamos, que el ajuste es para arreglar desaguisados previos.

    ResponderEliminar
  5. Y te olvidas de otra cosa... de dividirlo por población, para tener un término más objetivo del coste.

    ResponderEliminar
  6. Hola Josu, mi crítica es por publicitar la hoja de cálculo Excel, del ladrón de libertad de elección llamado Microsoft (que te impone un sistema operativo caro y malo por amigo de virus en la compra de portátiles).
    ¿Has probado LibreOffice? Es gratuito y funcional.
    Si tienes licencia de Microsoft Office siento que regales el dinero a multinacionales de países más ricos habiendo otros productos similares gratuitos. Y si no la tienes, mal por robar.

    LibreOffice: es.libreoffice.org
    Hoja de cálculo: Calc, procesador de textos: Writer, presentaciones: Impress

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  7. Pepe,
    Por simplicidad de lenguaje, me he referido a la hoja de cálculo más popular, pero efectivamente, lo que he hecho se podría hacer con cualquier otra. No tengo mayor interés en publicitar nada y me parece estupendo, en efecto, el uso del software libre.

    Por otro lado, no, no creo que pagar por una licencia de software sea regalar nada a nadie. Es pagar por usar un producto. Si te parece caro, no lo debes comprar, claro. Y no lo debes copiar sin licencia, sino usar, como tú indicas, otro software más barato o gratuito que te de funcionalidades similares.

    ResponderEliminar
  8. Hola de nuevo Josu:
    Por regalar, como el contexto propone, me refiero a pagar por una funcionalidad que puedes tener gratuitamente con otro producto. Por supuesto puedes hacer lo que quieras con tu dinero.

    El problema de que muchos usen Excel pudiendo usar Calc es que otros muchos piratean dicho software por ser "el conocido" y con la excusa de que es "el que todos usan" pues las administraciones públicas, como las universidades, gastan una buena pasta del dinero público en licencias prescindibles.

    Obviamente la culpa es de ellos mismos por malgastar, tal vez prevaricar, el dinero público, pero sería bueno que la sociedad les marcara el camino del ahorro.

    ResponderEliminar
  9. Pepe,
    En efecto, mucha gente usa Excel por inercia, sin pensar que hay otras alternativas, pero también es cierto que cuando usas otros programas y recibes archivos creados con Excel es habitual que haya dificultades. Los efectos de red en el uso de software son muy potentes, y Microsoft los explota y los potencia dificultando la vida a los que usan otras aplicaciones.

    Respecto a la universidad (ámbito en el que estoy), en efecto, usamos programas Microsoft que no sé si nos cuestan mucho o poco, porque a Microsoft le interesa que no usemos programas gratuitos, para que los alumnos aprendan a usar sus programas. De modo que no sé muy bien si los cobran a un precio alto o bajo. Desde luego, en tiempo de recortes, yo apoyaría que nos pasáramos en masa al software libre, pero no tengo mucha influencia, como imaginarás.

    ResponderEliminar
  10. Una variable a tener en cuenta es el número de empleados públicos. A partir de la creación de las Comunidades Autónomas, y su correspondiente Administración Pública, el número de empleados públicos autonómicos se suma al de las Administraciones Local y General del Estado.

    ResponderEliminar
  11. Josu, la influencia se hace andando. A los alumnos se les hace todo con libreoffice (presentaciones, apuntes) y se les pide en formato OpenDocument que pueden usar con LibreOffice y cualquier otro (prácticamente el 100% de las aplicaciones ofimáticas lo usan).
    Se les prohíbe el uso de formatos privativos (.doc, .xls) y de formatos aprobados de forma detestable como el OpenXML (http://www.openxml.info).

    Si te mandan algo en formato privativo pues contestas y dices que usas linux, que te la haga en LibreOffice que es libre y gratuito, ¿o también te obligan a poner y usar un sistema operativo? tengo entendido que la libertad del profesorado es grande en lo que instala.

    Sí, sueno a querer imponer algo, ¿y Microsoft no te lo impone? No veo en la sociedad una respuesta contundente a las imposiciones de las multinacionales, aunque sólo sea por proteger nuestra libertad de elección (al comprar un ordenador con un sistema operativo u otro, al usar una aplicación u otra)...

    Microsoft se ha auto-excluído del formato libre y estándar OpenDocument, y en vez de ayudar a mejorarlo prefirió comprar tribunales ISO con su dinero para que se aprobaran dos estándares ISO sin necesidad. Microsoft se auto-excluye al no crear sus programas multiplataformas, como hacen el resto para dar libertad a las personas.

    ¿Por qué es peor decirle al que te manda un fichero en formato privativo que instale un software gratuito y libre a que él al mandártelo te imponga comprar un sistema de pago? (Porque para usar Microsoft Office tienes que tener Microsoft Windows, y te aseguro que el Windows ya no lo pone más barato Microsoft, lo venden igual que a cualquiera: 50 euros en versión OEM preinstalada).

    Mientras Billy Gates el más rico del mundo a base del robo de libertad de elección. Lo malo no es ser rico, ni hacerse rico, lo malo es hacerlo quitando la libertad a los consumidores (¿que no? Pues intenta devolver el Windows cuando compres un portátil, diviértete).

    ResponderEliminar
  12. Pepe,
    No sé si tú eres docente o no, pero me parece que te pasas un poco en tu creencia sobre lo que un profesor puede hacer.
    Por ejemplo, si yo impongo un software que no está en los ordenadores de las aulas de ordenadores de la universidad, o de la residencia de estudiantes, estoy perjudicando a los alumnos que dependen de ellos o que los utilizan con frecuencia por tener solo un acceso limitado a otros ordenadores (por no tener uno en casa, o tenerlo compartido con otros hermanos). Esa política que dices tendría que ser política colectiva, no individual.

    Tampoco yo controlo qué programas están instalados en las aulas, ni tengo derechos de administración sobre esos ordenadores: si hago algo en LibreOffice y luego lo tengo que grabar en formato privativo para enseñárselo, probablemente habrá errores, cosas que se verán mal, con lo cual estaré perdiendo tiempo y esfuerzo.

    En fin, que no es tan sencillo como lo propones, aunque en efecto, se podría hacer más de lo que muchos hacemos.

    ResponderEliminar
  13. Josu, tengo amigos profesores, puedes pedir que te pongan un software gratuito como libreoffice, lo único es que hay que pedirlo con tiempo, para que aprovechen cuando instalan software pedido por los demás profesores, normalmente antes del comienzo de las clases del primer o segundo cuatrimestre.
    Si les dices de donde descargarlo mejor, el sitio más rápido es la rediris, donde están los principales programas de software libre grandes: distribuciones linux, libreoffice, octave, postgres, ... busca replicas rediris y te saldrá en google.

    ResponderEliminar
  14. Como dices, se trata de un artículo de corte sindicalista.
    Y, una de nuestras desgracias, es la formación de esa 'clase sindicalista', y como prueba la que has puesto

    ResponderEliminar

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.