25 de febrero de 2014

Desigualdad salarial (1): las cuentas erróneas de UGT

El jueves pasado en El Purgatorio de La Brújula hablé (hablamos) de las cifras de la desigualdad salarial entre hombres y mujeres, a raíz de las noticias que se habían publicado, difundiendo un informe de UGT que afirmaba que una mujer española asalariada tendría que trabajar, como media, 84 días más al año para ganar lo mismo que un hombre.

La malaprensa en relación con este asunto tiene dos vertientes: por un lado, las cuentas de la UGT están mal, y por otro, la manera de presentar este asunto suele llevar a confusión sobre lo que realmente se está midiendo. Voy a tratar las dos partes en dos entradas diferentes del blog.

Vayamos primero a las cuentas de la UGT, que había calculado que en 2011 (último año con datos) las mujeres asalariadas ganaron un 23% menos que los hombres, por lo que las mujeres tendrían que trabajar 84 días más que los hombres para percibir el mismo salario. Muchos medios llevaron esa cuenta a sus titulares: RTVE, Abc.es, Elmundo.es, Levante, El Heraldo de Aragón, La Sexta, El Periódico, o Antena3, entre otros.

El problema es que UGT ha hecho la cuenta mal, como me advirtió Juan Ignacio Fernández, un lector del blog, al que estoy muy agradecido. Lo que parece que ha hecho UGT es multiplicar el 23%, la brecha salarial entre hombres y mujeres, por 365 días, y eso da precisamente 84 días. Puede ser un poco confuso porque si uno oye hablar de “trabajar 84 días más” puede pensar que se habla de días laborables y no es así, se habla de días naturales.

Pero el problema mayor es que el 23% de brecha salarial está calculado sobre el salario de los hombres, no sobre el de las mujeres. Me explico: el salario medio de los hombres en 2011 fue de 25.668 euros y el de las mujeres 19.768. La diferencia, de 5.900 euros, es el 23% del salario medio de los hombres y el 29,8% del salario medio de las mujeres. Por lo tanto, para calcular cuántos días tardaría una mujer media para ganar los 5.900 euros que le faltan, cobrando su salario diario implícito, habría que multiplicar 365 días no por el 23% sino por el 29,8%. Y eso da 109 días.

Puesto de otra forma: el hombre medio ganó (25.668/365=) 70,32 euros por cada día del año y la mujer media (19.768/365=) 54,15. Si dividimos el salario medio anual de los hombres por el salario medio diario de las mujeres nos salen (25.668/54,15=) 474 días, y por tanto, en efecto, según este modo de razonar, las mujeres tendrían que trabajar 109 días más, o estrictamente hablando, las jornadas laborables equivalentes a 109 días naturales, para ganar lo mismo que un hombre medio gana en un año.

A diferencia de tantas otras situaciones en las que las fuentes de las noticias se equivocan, casualmente (no, claro), a su favor, en este caso la fuente se ha equivocado en su contra, y al hacer mal las cuentas ha debilitado su propio argumento. Lo que no cambia nunca, como vemos en este caso, es que sea a favor de los intereses de la fuente, o sea en su contra, los medios han repetido alegremente la cuenta mal hecha por la fuente de la noticia.

En realidad, la propia idea de que las mujeres trabajen al año más días que los que tiene el año natural para ganar lo mismo que los hombres parece poco intuitiva, porque lógicamente no se pueden trabajar más días. Tal vez UGT podría hacer como la Comisión Europea, que hace también la metáfora de convertir la brecha salarial en días, pero la expresa de otra forma, algo más comprensible, al convertir la brecha salarial, expresada en porcentaje del sueldo medio de los hombres, en un número de días al año que las mujeres "trabajan gratis".

Así, por ejemplo, en España, como la brecha salarial es el 23% del sueldo medio de los hombres, y el 23% de los días del año son 84 días, podría decirse que, con un sueldo de hombre, las mujeres ganarían su sueldo anual en 84 días menos de los que dura el año. O dicho de otra forma, es como si las mujeres trabajaran gratis 84 días al año.

Pero se exprese de una forma o de otra, todas estas cuentas tienen un problema adicional, que es que si no se pone un gran cuidado en subrayar lo que se está midiendo, mucha gente las va a entender mal, pensando que se están comparando personas que hacen el mismo trabajo, cuando no es así. De eso me ocupo en la siguiente entrada del blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.