23 de julio de 2014

La reforma electoral de Castilla-La Mancha: ¿pucherazo o regeneración democrática?

La reforma aprobada el lunes por las Cortes de Castilla-La Mancha es, según Ignacio Escolar, director de Eldiario.es, un "pucherazo", "brutal", "un escándalo que tendría que indignar a cualquier ciudadano con el más mínimo respeto por la democracia". Sin embargo, para quien sea que escribe los editoriales de El Mundo, "es un camino que debería marcar la dirección a otras comunidades autónomas", aunque, dice, "debería ir acompañado de otras medidas de regeneración".

¿Cómo es posible tal discrepancia? ¿Realmente se pueden defender ambas posiciones? Yo lo veo difícil, la verdad, y estoy más cerca de Escolar que del editorialista de El Mundo, como explicaré a continuación, aunque aquél también se equivoca en varias de sus apreciaciones.

En realidad la ley aprobada ahora sólo detalla cómo se van a distribuir los diputados por provincias. La reforma importante se dio ya cuando se cambió el Estatuto de Autonomía (sólo con los votos del PP, tanto en Toledo, como en Madrid, cosa creo que insólita en la democracia actual) y se redujeron los diputados, que según la redacción anterior del Estatuto debían ser entre 47 y 59, a un mínimo de 25 y un máximo de 35.

Esto al editorialista de El Mundo le parece completamente inocente e inocuo: "Ni los intereses de los ciudadanos están mejor representados con más diputados ni por su reducción se resiente la democracia." Pero lo cierto es que la reducción del número de diputados sí afecta, mucho, a la representación de los intereses de los ciudadanos, especialmente si estos se expresan a través de la votación a partidos "pequeños". En el contexto actual, en el que las encuestas, y las elecciones europeas anuncian una creciente fragmentación del sistema de partidos, con menos gente votando a los dos grandes, y más personas votando a los pequeños partidos, la reforma iniciada en el Estatuto y culminada ahora implica que los partidos pequeños tendrán muchas más dificultades para entrar en las Cortes de Castilla-La Mancha. Es una reforma para proteger el bipartidismo, y al menos en el corto plazo, para favorecer al PP.

Como prueba de ello se puede hacer una simple simulación: ¿qué pasaría si en unas elecciones autonómicas se dieran resultados como las de las europeas pasadas en las cinco provincias de Castilla-La Mancha? Con la ley vigente hasta ahora (aprobada en 2012, también por el PP, y nunca aplicada, otro fenómeno peculiar), y si mis cuentas no fallan (simplemente aplico el sistema d'Hondt a los resultados, provincia por provincia, con el número de diputados de la ley de 2012), el resultado sería el siguiente (distinto al de Eldiario.es, que no sé por qué excluye a Podemos):

  Porcentaje votos a candidaturas Escaños % Difer. %
    escaños esc-votos
PP 38,6% 24 45,3% 6,7%
PSOE 29,4% 18 34,0% 4,5%
IU 8,9% 4 7,5% -1,3%
UPyD 7,4% 4 7,5% 0,2%
Podemos 6,5% 3 5,7% -0,8%
Otros 9,2%     -9,2%
Total 100,0% 53 100,0% 0,0%

Tanto el PSOE como el PP obtienen más escaños que los que les corresponderían en plena proporcionalidad (entre los dos,  un 11% más). Pero los tres partidos "pequeños" tienen un resultado bastante cercano al proporcional (la explicación a la paradoja es que hay un 9% del voto repartido entre partidos aún más pequeños, que no obtienen ningún diputado). A pesar de ese premium de representación, de casi el 7% del voto, el PP no llegaría a la mayoría absoluta de los diputados. En las Cortes de Castilla-La Mancha habría cinco partidos representados, y los votos sin representación serían el 9,2% del total.

¿Y si aplicamos a esos resultados de las europeas la ley recién aprobada? Sucedería lo siguiente (de nuevo, simplemente, aplico el sistema D'Hondt a los resultados con los diputados por provincia de la nueva ley):

  Porcentaje votos a candidaturas Escaños % Difer. %
    escaños esc-votos
PP 38,6% 18 54,5% 15,9%
PSOE 29,4% 13 39,4% 10,0%
IU 8,9% 2 6,1% -2,8%
UPyD 7,4% 0 0,0% -7,4%
Podemos 6,5% 0 0,0% -6,5%
Otros 9,2%   0,0% -9,2%
Total 100,0% 33 100,0%  

De nuevo el PP y el PSOE se llevarían una "sobrerrepresentación", pero esta sería ahora de más del 26% del total de escaños. IU conseguiría dos escaños, quedando algo infrarrepresentada, y tanto UPyD como Podemos, a pesar de rondar el 7% del voto cada una, quedarían fuera de la cámara. El total de votos sin representación sería del entorno del 23% de los emitidos. El PP se llevaría un 15,9% de sobrerrepresentación, pudiendo gobernar, con cómoda mayoría absoluta, a pesar de tener un 38,6% del voto.

Naturalmente, esto es solo un juego de política-ficción. Lo más seguro es que en unas elecciones "de verdad" el voto de los grandes partidos se recupere (algo) y la dispersión sea menor. Con todo, es una prueba clarísima de que una reforma así no es neutral: favorece a los grandes y perjudica a los pequeños de manera muy rotunda.

¿Es esto un "pucherazo", como dice Escolar? No. Pucherazo es meter la mano en la urna para cambiar los votos, o falsificar los resultados. Esto es hacer una reforma favorable a los grandes partidos, pero que sigue permitiendo unas elecciones democráticas, como lo son también las de los países con sistemas mayoritarios, como Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, o Australia, donde un partido puede obtener la mayoría absoluta con menos del 35% del voto (en España en 1989, por cierto, el PSOE obtuvo la mitad de los escaños con el 39,6% del voto válido). No es tampoco, como he leído por ahí, "cambiar las reglas a mitad del partido", ya que falta casi un año para las elecciones en las que se aplicará, y por tanto los partidos tienen tiempo de sobra para preparar sus estrategias conociendo la legislación (por ejemplo, imaginemos, formando una coalición o alianza entre IU y Podemos).

Pero desde luego, tampoco es una reforma ejemplar, como asegura El Mundo, un modelo a seguir, ni una medida de regeneración. Es todo lo contrario. Es un intento de dificultar extraordinariamente que el pluralismo político se refleje en las Cortes de Castilla-La Mancha y de facilitar la perpetuación en el poder de los dos grandes partidos, y en particular, en las circunstancias actuales, del Partido Popular, a pesar de la pérdida de apoyo electoral.

Siendo la señora Cospedal secretaria general del Partido Popular, miedo me da que esta sea una muestra de las ideas que el partido anda cavilando para presentar en septiembre como medidas de regeneración democrática, según anunció su jefe. 

10 comentarios:

  1. Bajo mi punto de vista, llamarlo pucherazo no es del todo faltar a la verdad. Vestido de legalidad, pero pucherazo al fin y al cabo. Vaticiné que no volveríamos a votar en una temporada laaaaarga... y por el camino que llevamos nos va a dar igual votar que no. Tenemos plasma para rato :(

    ResponderEliminar
  2. "¿Es esto un "pucherazo", (...) Esto es hacer una reforma favorable a los grandes partidos, pero que sigue permitiendo unas elecciones democráticas..."

    Esto es una reforma que beneficia a los partidos que obtengan unos determinados resultados, no al PP y PSOE con nombres y apellidos. Creo que es un matiz muy importante a la hora de calificarlo como pucherazo como insinua, como poco Escolar.

    Hace poco, en las últimas encuestas, ya se daba como casi segunda fuerza política a Podemos a nivel nacional. ¿Alguien hace poco más de un año podía esperarlo?¿Por qué no puede beneficiar esta reforma a Podemos por ejemplo?

    Que esta reforma por forma de ser ejecutada da pie a muchs críticas está claro y con razón, creo. Pero así mismo creo, que en el momento que todos juegan con las mismas cartas y reglas, no se puede decir que es un pucherazo teledirigido ya que los resultados de cada partido lo puede sacar cualquiera, véndose así favorecido cualquiera.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trébede, de hecho al PP en Cataluña y País Vasco lo va a dejar fuera directamente. Lo que no quita que la reforma esté orientada a favorecer, con nombres y apellidos, a los 2 partidos tradicionalmente grandes.

      Estar por ver qué ocurre con el "efecto Podemos". Hay mucha gente que si se juntan con IU no los votaría, otros que sí, otros en los que cala la campaña de difamación, gente con la que no... Difícil, mucho, predecir qué va a pasar con ellos.

      Eliminar
    2. Creo que el señor Escolar perdió cualquier calificativo de ecuánime, ajustado, imparcial e incluso 'racional' en muchas de sus argumentaciones en torno a las políticas del PP. No es el único ¡desde luego! ni en contra (como él) ni a favor (como otros). Pero, creo que hay datos sobrados para contrastar que las preferencias personales del señor Escolar le llevan a ser tendencioso incluso en las cosas más objetivas.

      Eliminar
  3. "¿Es esto un "pucherazo", como dice Escolar? No. Pucherazo es meter la mano en la urna para cambiar los votos, o falsificar los resultados."

    Creo que es bastante evidente que Escolar habla de "pucherazo" en sentido figurativo. Lo que quiere decir es que esta reforma ad-hoc tiene el mismo efecto que si, en efecto, la propia Cospedal eliminara directamente de las urnas los votos a los partidos pequeños.

    ResponderEliminar
  4. Mas que pucherazo es un caso local de lo que en paises con sistemas mayoritarios se llama gerrymandering (es.wikipedia.org/wiki/Gerrymandering). El gerrymandering es la alteración de los distritos electorales para favorecer (o perjudicar) a una opción, cosa fundamental ya que son sistemas no proporcionales. En el caso de C-LM lo que se altera es el número de escaños. En los dos casos es legal pero polémico.

    ResponderEliminar
  5. Por otro lado, igual es mi mala memoria, pero no recuerdo que Escolar se quejara tanto cuando Barreda hizo su propio gerrymandering.

    ResponderEliminar
  6. Bajo mi punto de vista, llamarlo pucherazo no es del todo faltar a la verdad. Vestido de legalidad, pero pucherazo al fin y al cabo. Vaticiné que no volveríamos a votar en una temporada laaaaarga... ( http://compranaranjasonline.blogspot.com.es/ ) y por el camino que llevamos nos va a dar igual votar que no. Tenemos plasma para rato :(

    ResponderEliminar
  7. Quiero ahondar en algo que pasa casi desapercibido.
    Hay 2 motivos en los que justifica De Cospedal la modificación de Estatuto y Ley Electoral: austeridad y ejemplaridad.

    ¿Cómo casa ambas justificaciones cuando en la misma legislatura, las Cortes de CLM con el voto sólo del PP aprobó un aumento del número de diputados de los 49 que hay sentados actualmente hasta los 53?

    Una contrarreforma que llevó a cabo aumentando en 1 el número de diputados en todas las provincias excepto en Albacete, dejando nº impar en Cuenca, Guadalajara y Toledo (más proclives al PP) y nº par en Ciudad Real y Albacete.

    Sin llegar a explicar nunca por qué se aumentaba en ese número y en ese sentido. Quizá por que no tenía explicación, era una burda y arbitraria modificación para que en caso de resultado ajustado, el PP partiera con ventaja.

    La anterior modificación, llevada a cabo tras prometerla en la campaña de 2007 por el anterior presidente, José Mª Barreda, se realizó a final de año de 2007 y aumentaba en 2 diputados de 47 a 49, uno en Toledo y otro en Guadalajara y con la justificación real y lógica de que en ambas provincias (La Sagra y el Corredor del Henares fundamentalmente) había crecido la población, dándose el caso de que en las elecciones de 2007, Cuenca eligió 8 diputados y Guadalajara 7, teniendo ésta más población y más censo electoral. Es cierto que no arreglaba el problema ya que se debería haber reformado para que la adecuación por población se llevara a cabo de forma automática como pasa por ejemplo en el Parlamento de Andalucía o en el Congreso de los Diputados. Pero el parche era procedente y además había ido prometido en ese sentido en 2007.

    En el caso de 2012, nunca me llegó a quedar claro qué criterios había seguido el PP para el aumento de diputados y sí las motivaciones: el parlamento era de los más austeros (debe ser que entonces no había necesidad de austeridad a pesar de los durísimos recortes en Sanidad y Educación y no había necesidad de ejemplaridad).

    El hecho es que la modificación se llevó a cabo en mayo de 2012.

    Posteriormente a la modificación se publicaron varias encuestas que daban entrada en las Cortes a IU y a UPyD y que ajustaba la mayoría absoluta del PP que pasaba a depender de los restos de los últimos escaños asignados en cada provincia.

    Como si se tratara de la 2ª ley de Newton (acción-reacción), en el debate sobre el estado de la región de 2012 (sólo 3 meses después de realizar el cambio en la ley electoral), De Cospedal prometió dejar a los diputados sin sueldo, eliminar la dedicación en exclusiva a los diputados y reducir el número de diputados a la mitad.

    Ahora bien... Incluso con la reducción de diputados (33) se podría mantener una proporcionalidad y representatividad mucho más real y cercana al sentir de los votantes, sólo con eliminar la circunscripción provincial y hacer una única circunscripción: los 33 diputados se eligirían por la ley D'Hont. En este caso, IU, UPyD y Podemos sí que entrarían prácticamente con su mismo peso porcentual en las Cortes. Y eso no ahorra más, los diputados son los mismos. ¿Por qué no se hace? Porque entonces haría inútil lo que a mí si me parece la maniobra llevada a cabo por la presidenta De Cospedal que es intentar mantener la mayoría absoluta a pesar de que el porcentaje de voto caiga del 48% y se sitúe en el entorno del 35%. No es meter la mano en la urna, pero si es cambiar unilateralmente las reglas de juego para un uso puramente partidista. Quizá no es pucherazo, pero es lo más parecido a ello en una democracia.

    Si no recuerdo mal, cuando Barreda modificó la ley electoral por cuestiones demográficas, se le acusó con epítetos más graves: dictador, fascista, autoritario... precisamente por las mismas personas que ahora han modificado hasta incluso el Estatuto de Autonomía sólo por su beneficio electoral. ¡Viva la coherencia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con su comentario. Nada más que añadir.

      Eliminar

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.