14 de diciembre de 2016

Falsos textos entrecomillados... ¡en noticia sobre víctimas a las que la gente no cree!

Ya me disculparán ustedes que vuelva hoy a ocuparme del mismo periódico de las entradas anteriores. No hay nada personal en ello. Es simplemente una racha.

Resulta que hoy un lector me ha llamado la atención sobre una noticia de Elmundo.es (ignoro si ha salido también en papel), que aparecía destacada en la portada de la web con esta llamada.

Titular: Auto judicial: "Si tiene estudios superiores, no puede ser violada"

La noticia cuenta la historia de una mujer que fue víctima de violaciones repetidas por parte de un hombre que la mantenía atrapada en una relación de dominación, control y violencia. La historia se presenta como una ilustración particular de un problema general, que es ahora objeto de una campaña: el de las mujeres que son víctimas de violaciones dentro de relaciones aparentemente consentidas, por lo que mucha gente desconfía de sus relatos.

Incluso las propias autoridades, la policía, los jueces, a menudo no creen a las víctimas. En este caso concreto, según parece, el juez consideró como un indicio de que la historia no podía ser cierta el nivel de formación de la víctima.

El problema es que el auto judicial que archivó el caso, supuestamente argumentando así, se citaba, entre comillas, de tres  maneras distintas en la noticia.

En la llamada de portada, como han visto más arriba: "Si tiene estudios superiores, no puede ser violada" .

En el subtítulo de la noticia:  "Si tiene estudios universitarios, puede evitar una violación"

En el último párrafo del texto de la noticia, que decía, cuando yo lo he visto esta mañana, sobre las 11:30 (se puede consultar en caché de Archive.org):
El auto de archivo del caso Ana decía lo siguiente: "no puede ser víctima porque tenía estudios superiores y participaba en manifestaciones en contra de la violencia machista". Para Mercedes Hernández el problema es que "muchas veces no se cree a las víctimas, a la que se pone siempre bajo sospecha. Y es contra esto contra lo que hay que luchar". [énfasis añadido]
Ya ven, tres entrecomillados diferentes para un mismo auto. Un poco extraño. Dados los métodos de trabajo de los medios no me extrañaría que la autora de la noticia hubiera redactado sólo el que aparece en el cuerpo del texto, y que los otros (el subtítulo, y la llamada en portada) los hayan escrito otras personas. Sea quien sea el autor, es una chapuza: los tres textos no pueden ser reproducciones literales.

Asumiendo que "el bueno" fuera el que aparecía en el cuerpo de la noticia, a mí me chocaba. Me parecía demasiado informal y contundente para ser parte de un auto judicial. Simplemente, no sonaba a texto legal.

Así que esta mañana (11:55) he puesto en Twitter mi duda al respecto:
Un lector me ha sugerido que podía preguntar directamente a la autora de la noticia, que está también en Twitter. Estas han sido mi pregunta (12:10), y su respuesta (12:33):


"Tal cual lo que entrecomillo en el texto". Yo seguía extrañado. Pero de ahí, claro, no podía pasar. Era un auto judicial al que era imposible acceder. Así que debía dar por buena la palabra de la periodista.

Sin embargo, unas horas después el mismo lector me ha advertido de que la redacción de la noticia ha cambiado. Los dos últimos párrafos de la noticia son ahora estos:
El auto de archivo del caso Ana tuvo en cuenta que había tardado mucho en denunciar y dudaba de que una mujer con estudios superiores no hubiera podido evitar la violación, más aún cuando participaba en manifestaciones en contra de la violencia machista. Las palabras textuales del documento son éstas: "La querellante se presenta como una mujer desvalida por su situación de asilada, participa activamente en la AMG y ha participado en manifestaciones de feminicidio. Cuenta con una educación superior, teniendo estudios universitarios. Por lo que conocía el alcance y la ilicidad de los supuestos actos a los que el querellado le sometió y sabía de recursos que le podían ayudar". [énfasis añadido]
Mercedes Hernández matiza que "la participación de Ana en manifestaciones en contra de la violencia machista comenzó mucho después de haber sufrido abusos". El problema, según ella, es que "muchas veces no se cree a las víctimas, a la que se pone siempre bajo sospecha. Y es contra esto contra lo que hay que luchar". Porque, añade, "Ana puede ser cualquier mujer".
Ese ya sí "suena" a texto de un auto o una sentencia. Imagino que sí, que este es cierto. Pero eso quiere decir que el texto anterior, entrecomillado, era falso. Y que la respuesta que me ha dado la periodista no era, digamos, muy sincera. Además, por falta de contexto sobre las frases anteriores y posteriores al texto que ahora tenemos delante, no es posible saber siquiera si el texto que se presentaba como literal resumía de manera adecuada el razonamiento del juez, que era, recordemos, que una mujer educada "no puede ser víctima".

Por su parte, la portada del diario y el subtítulo de la noticia siguen siendo los mismos de antes, entrecomillando textos que no aparecen, por lo que se ve, en el auto. Finalmente, la noticia, con el texto alterado hoy, después de las doce de la mañana, lleva en su encabezamiento como fecha y hora de publicación la de ayer a las 18:26. Como si nada hubiera pasado. Como si el texto hubiera dicho siempre lo que dice ahora.

Asombroso, francamente. Y paradójico, claro. ¿Cómo puede una noticia, que denuncia que la gente no cree a las víctimas, usar citas entrecomilladas falsas al contar la historia de una de ellas? ¿No ven el daño que hacen a la causa que dicen defender?

15 comentarios:

  1. Menos mal que con lo de hace dos semanas tomaron buena nota de lo que es una negligencia periodística.
    Y no va a pasar absolutamente nada, salvo que tal vez te encuentres un bloqueo cuando intentes entrar otra vez en su Twitter.
    Si todas las profesiones de este país tuviesen la misma profesionalidad que los periodistas, haría tiempo que se habrían extinguido los españoles...

    ResponderEliminar
  2. Con la Iglesia hemos topado... Aquí se juntan una "negligencia" o desliz periodístico (donde entra el corporativismo de los medios para defenderlo) con que además la negligencia tiene un claro matiz "feminista". Con lo cual, se cometa la tropelía que se cometa, siempre se va a defender, puesto que cualquier "denuncia" del error puede ser utilizado en contra del denunciante, esgirimiendo inmediatamente argumentos de "machismo", etc.

    ResponderEliminar
  3. A mi no me sorprende ni me resulta paradójico. La gran mayoría de las noticias sobre resoluciones judiciales son incorrectas, cuando no directamente falsas, tanto por ineptitud del periodista como directamente por desvergüenza del periodista, quien para pretender llamar la atención manipula o directamente se inventa lo que no existe. El archivo de una denuncia pr la inconsistencia de los hechos denunciados no es noticia, pero si se dice que un Juez archiva una denuncia de violación por el nivel académico de la víctima, el mal periodista al menos se asegura que su noticia va a llamar la atención. Luego la mayoría de los lectores se queda unicamente con el titular y lo darán como cierto sin pararse a cuestionar la noticia.

    ResponderEliminar
  4. Los 'errores' periodísticos con este tema son asombrosamente habituales en todos los medios. Cuando salen los datos anuales del CGPJ los medios se limitan a reproducir la barbaridad (una valoración sin fundamento, ideológica) de que unas 123 mil mujeres fueron víctimas en 2015... ¡porque ese número de mujeres presentó una denuncia! No porque esas denuncias acabaran en condena del acusado. Al parecer, sobran los jueces y los tribunales de justicia, porque si una denuncia equivale a una culpabilidad asegurada, mejor cerrar el chiringuito y jubilar a los magistrados.
    Por supuesto, se oculta el dato, o se le da escasa relevancia, que nada menos que el 78 % de las denuncias no acaba en condena. El 78 % aproximadamente, o sea, unas 100 mil, nada menos, se resuelven en absolución o sobreseimiento. Pero decir eso sería informar, una minucia que sobra en un periodismo que se ha consagrado ya completamente a adoctrinar y conmover.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo ha dicho Ud. clarísimo, y tiene toda la razón.

      Eliminar
  5. Entre los que dicen que 123.000 fueron víctimas, o que sólo el 0,014% de las denuncias son falsas, y los que del otro lado cogen el dato del 78% de absoluciones y se sacan de la manga que el 78% son falsas, que también los hay, estamos apañados...

    ResponderEliminar
  6. Yo no digo que el 78 % de esas denuncias que no acaban en culpabilidad sean falsas, ni mucho menos. Digo que no se puede identificar denuncia con culpabilidad de forma automática (el texto de El Mundo va por ahí, con esa crítica de que se dude de las mujeres denunciantes). Ahora bien, quien conozca casos cercanos y las costumbres poco firmes de jueces y fiscales con los casos de indicios de denuncia falsa, es evidente que éstas no son el 0'4 % (dato que se da habitualmente en algunos medios). Tampoco el 78 %, por supuesto. Pero hay mucho que rascar ahí. En cualquier caso, la interpretación que hace el CGPJ, como decía, y que reproducen como loros los medios.

    ResponderEliminar
  7. "¿No ven el daño que hacen a la causa que dicen defender?"; ¡justo!

    Lo del entrecomillado ..., con lo fácil que es el concepto ..., vaya ..., lo difícil que se pone en práctica. No sé si tu blog incluye la maraprensa en TV, pero en muchos telediarios se inventan lo que entrecomillan; me parece algo que está muy muy extendido y merecería una entrada, Josu.

    ResponderEliminar
  8. Johannes A. von Horrach, yo no he pretendido acusarte en ninguna parte que decir eso ;-)

    Hice la distinción entre el dato del 78% que aportabas y la sacada de manga que hacen algunos para intentar diferenciar, pero veo que no me expresé bien.

    ResponderEliminar
  9. Por no hablar de los datos sobre mujeres, que suelen ser sesgados o directamente erróneos. El último ejemplo nos viene de Alemania, con su bestial 331 muertas por violencia de género, que todos los medios han publicado como si fuese un dato cierto, pero en cuanto escarbas un poco en el informe original, te das cuenta que lo han inflado y en realidad eran bastantes menos. Pocos medios han sido rigurosos y serios como para corregir el bulo pero algunos hay. El Spiegel, por ejemplo. Ya sabemos de qué periódico podemos fiarnos(por ahora). El resto, encantados de haberse conocido.

    http://observatoriogalileo.blogspot.com.es/2016/12/es-cierto-que-hay-331-victimas-de.html

    https://chefyc.wordpress.com/2016/12/02/las-331-mujeres-no-muertas-a-manos-de-sus-parejas-en-alemania-durante-el-2015/

    Menos mal que siempre hay gente independiente que se da cuenta. La pena es que no son suficientes para contrarrestar la desinformación masiva de los grandes medios.

    ResponderEliminar
  10. Denunciar sin más motivo que hace daño, o lo que es lo mismo, las denuncias falsas son delito. Dicho esto se esta realizando ya un juicio paralelo sobre el caso de esta chica. Pero...Acaso denunciaría un suceso como el que desgraciadamente vivió por puro placer? No tiene sentido.
    Ahora la presunción de inocencia parece la gran pared que hay que derribar para que se haga justicia.
    Esto sobre este caso, pero en el del maltrato deberíamos concienciar más a las jóvenes que no tengan miedo a represalias, pero claro, pidiendo medidas de seguridad que se deberían poner a su servicio de inmediato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Ahora la presunción de inocencia parece la gran pared que hay que derribar para que se haga justicia"

      Madre del amor hermoso, todavia tiemblo ante este comentario......

      Nos estorba la presunción de inocencia???? Has pensado lo que has escrito???

      Eliminar
  11. Hombre, imagino que sabes como es la prensa española, pero en todo caso, aqui son mucho de llamar la atencion y revovler las tripas al lector.

    Son la basura mas grande del pais

    ResponderEliminar
  12. Creo que ya hace tiempo que los periódicos han dejado de ser medios informativos para tranformarse en boletines propagandisticos de la ideologias de partidos o de movimientos afines al redactor o al director.
    Y, como panfleto que ya son, vale todo. Desde titulares escandalosos a romper las normas de la ética y falsificar referencias textuales para dar "veracidad" o "neutralidad" a la noticia.
    Este es un ejemplo de lo anterior. Posiblemente se forzaran los titulares para denunciar la "tibieza" de la Justicia. Pero si el periodista se va a transformar en el Robin Hood de lo que le plazca ya no es periodista sino activista. Y como todo activista opta por la simpleza y el maniqueismo.

    Como nota anecdótica hay otro ejemplo de lo panfletarios que son los periódicos. El 23 de diciembre en la portada de papel de la Vanguardia aparecia el siguiente titular referido al resultado del sorteo de la loteria de Navidad "Catalunya solo se lleva un pellizco del botín de Madrid". No hay que ser un genio para deducir lo que la mayoria de la gente entiende por "botin" en el aspecto monetario pero claro hay que servir a la causa y fabricar méritos para cobrar las subvenciones pertinentes. ¡Ah! y en este caso no usaron las comillas en el otro contexto, aparte del citar literalmente, utilizado normalmente que es el de darle carácter irónico a una palabra.

    ResponderEliminar

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.