28 de abril de 2009

Abc.es tapa sus errores (malamente)

Me escribe Pablo (gracias) para alertarme de una metedura de pata bastante desastrosa de Abc.es, en una noticia titulada "Google adopta a The Pirate Bay", según la cual Google, en solidaridad con la página sueca The Pirate Bay, habría creado una página similar llamada The Pirate Google, que permitiría hacer el mismo tipo de búsquedas (una búsqueda con "The Pirate Google" permite ver que muchas otras páginas web recogen la misma noticia).

Para cuando tengo tiempo de mirarlo con calma veo que en la URL que me manda Pablo ya no aparece el texto que él me contaba, sino uno nuevo, con un título completamente distinto "Los Piratas toman Google", en el que, tras decir que "ayer acabábamos el día con una confusa información en la que se vinculaba al mandamás de la Red, Google, con los piratas virtuales famosos en uno y otro confín", se afirma que la página The Pirate Google ha sido creada por un usuario, que simplemente usa el motor de búsqueda de Google (yo tengo algo parecido en esta página, para buscar en ella; cualquiera lo puede incluir en la suya, y gratis) y que no tiene ninguna vinculación empresarial con Google (otra noticia en Abc.es presenta una entrevista con una portavoz de Google España, que confirma que Google nada tiene que ver la "nueva" página).

El asunto ha sido tratado en Kaleidoskopia, donde pueden ver la captura de pantalla de la noticia original, y comprobar que el error inicial era poco disculpable: la propia página The Pirate Google, de la que había una captura en la primera versión de la noticia, incluye al pie una rotunda afirmación de que no forma parte de Google. La afirmación está en inglés, eso sí.

Pero lo interesante del caso es que la segunda versión de la noticia no menciona para nada la primera. No se menciona que durante unas horas Abc.es dio una información equivocada, no se pide perdón (eso es de nenazas), no se rectifica. Simplemente se da un cambiazo, chapucero, por otra parte, porque se mantiene el título original en la barra de título del navegador, y se mantienen también los comentarios, que en general van en la línea de "¡¡pero qué burros sois!!". Así que en fin, el encubrimiento del delito es francamente mejorable, y no tenemos que llamar al CSI (para chapuza, y jeta, por otra parte, la de Periodista Digital, que se apropió del texto de Abc, sin citarlo, y aún no lo ha quitado).

Como he comentado otras veces, esta práctica de muchos medios online de eliminar versiones equivocadas de noticias, sin dejar una copia del original, o al menos una mención a su existencia o una fe de erratas, me parece indefendible (aparte de tener tintes orwellianos que dan escalofríos).

Comentarios hasta el 31-12-09

Me alegro te haya sido de interés mi post. Un saludo.

Como bien dices, rectificar aún escuece. Pero suele hacerse, ojo. La ventaja de Internet, o una de ellas, es poder rectificar el texto una vez escrito, ¿no? Tal vez se debería mantener la noticia original en este caso por motivos de archivo o, como bien dices, mencionar que uno mismo metió la pata por unas horas, pero en realidad lo importante es que finalmente las cosas salgan bien, ¿o no?

Alain,
Sí, es importante rectificar, pero hacerlo sin decirlo tiene implicaciones problemáticas.

Es como si los periódicos arrancaran páginas de hemerotecas o las radios borraran segmentos de sus archivos.

Lo que ha estado publicado en una página web de un medio de comunicación, aunque sea un rato, no debería borrarse "sin dejar rastro", simplemente porque es posible técnicamente hacerlo.

Debería corregirse, sí, pero o bien permitiendo al lector ver la versión anterior, si está interesado; o bien advirtiendo de que hubo una versión anterior, y como era errónea, se ha eliminado o rectificado.

Imagina que la información "borrada" fuera considerada difamatoria por una persona o empresa mencionada, y que el difamado quisiera demandar al medio de comunicación. Si el medio puede alegremente borrar algo publicado y hacer como que nunca estuvo ahí, los difamados estarían indefensos (en realidad, a veces, gracias a la caché de Google o a otros medios, pueden "probar" de otras formas que la información estuvo ahí, pero no habría por qué tener que recurrir a eso).

O imagínate que sea una información negativa sobre una empresa que baja en bolsa unos cuantos puntos y luego la información "desaparece".

O qué se yo, que se dice que el autor de un crimen reciente es fulano de tal, y una masa enfurecida va a su casa antes de que llegue la policía y le lincha...

Lo que se escribe en un medio puede tener consecuencias importantes, y es necesario que los medios sean responsables y las asuman.

Completamente de acuerdo.

El hecho es que los medios vamos estableciendo las reglas sobre la marcha en lo que a internet se refiere y eso puede dar lugar al tipo de caso que denunciabas en el artículo.

Pero sí, me has convencido, debería respetarse siempre el original siquiera a efectos de archivo.

Pues yo tengo mis dudas por dos razones:
-Creo que generan muchos menos problemas aquellas informaciones corregidas que las que no lo están y con posterioridad son empleadas como fuente (aunque está claro que esto podría solucionarse también conservando las incorrectas, pero haciendo mención al error).
-Si considerase que una información es difamatoria contra mi persona, tal vez preferiría que fuese eliminada sin más y no que fuese corregida, pero permaneciese visible el contenido difamante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.