27 de enero de 2010

Ruido y señal

Cuando puse anteayer mi gráfica sobre el volumen de crédito concedido para las hipotecas sobre vivienda registradas hasta noviembre, no era consciente de que el dato de ese mes se había publicado esa misma mañana, acompañado de la correspondiente nota de prensa del INE (es lo que tiene pedir a los amigos que te manden el último fichero actualizado).

Así que por la noche me llevé una sorpresa al ver que precisamente las noticias hablaban de esa estadística, y destacaban que en noviembre, por primera vez desde 2007, se habían constituido más hipotecas sobre vivienda que en el mismo mes del año anterior (un 1,8% más para ser precisos).

Como yo estaba concentrado en el tema del volumen del crédito, no había prestado mucha atención al número de préstamos, pero en efecto, en noviembre, por primera vez desde abril de 2007, se concedieron más que un año antes.

La cuestión interesante que se plantea aquí es la de la dificultad para detectar cambios de tendencia y distinguirlos de meros dientes de sierra (los que he llamado otras veces anecdatos). Me explico: en la mayoría de los fenómenos sociales que observamos a través del tiempo, y que contamos (por días, semanas, meses, años...) habrá tendencias de fondo (estabilidad, crecimiento, decrecimiento) y dientes de sierra (de manera errática el dato de cada periodo de tiempo concreto no sigue exactamente la tendencia, sino que es algo más alto o algo más bajo de lo que cabría esperar). Si los dientes de sierra son pronunciados, y nos fijamos mucho en ellos, corremos el peligro de pasar cada mes (o semana, o periodo que sea) del pánico al optimismo, y viceversa, de manera errática, según la desviación de la tendencia que toque esa vez, sin darnos cuenta de que estamos reaccionando ante oscilaciones en torno a la tendencia, y no estamos viendo la tendencia misma.

¿Cómo saber si el último dato de una serie es un diente de sierra o un cambio de tendencia? Estrictamente hablando, no lo podremos saber hasta que veamos los que vienen después. Pero lo que sí podemos averiguar fácilmente es si los datos con el nivel de desagregación temporal que estamos usando son dados o no a los dientes de sierra. Por ejemplo, el dato que se acaba de publicar es que en noviembre se registraron un 1,8% más de hipotecas sobre vivienda que en noviembre de 2008. Veamos la trayectoria de ese indicador en los últimos años (click para ampliar):


Podemos ver que sí, hay dientes de sierra, y son en algunos casos considerables (incluso olvidando los más llamativos, en marzo y abril, que se ven afectados por los bailes de la semana santa). Lo podemos ilustrar simplemente con los valores de los últimos siete meses (redondeados a la unidad): -25, -10, -19, -6, -6, -18, +2.

Con ese grado de oscilación en torno a la tendencia, es difícil saber si el dato de noviembre es un diente de sierra más, o un verdadero cambio hacia niveles positivos. Pero sí podemos saber que esta estadística, cuando se agrega por meses, es dada a producir dientes de sierra. Un remedio para estas situaciones es "aplanar" la curva, para que los picos hacia arriba y hacia abajo se compensen, y veamos la tendencia de fondo. ¿Cómo hacer eso? Muy simple, en lugar de mirar el dato por meses, lo podemos ver por periodos mayores. Que los datos temporales los analicemos por días, por semanas, por meses o por años es una convención relativamente arbitraria. Pero una de las buenas razones para modificar la convención es precisamente que si el grado de agregación que utilizo produce una estadística con muchos dientes de sierra, quizá es que estoy desagregando demasiado, que estoy poniendo la lupa demasiado cerca de los datos, y las oscilaciones en torno a la tendencia me despistan.

Podemos, por tanto, ver la evolución de este indicador por perodos, por ejemplo, de tres meses. En lugar de usar trimestres completos y sucesivos, se pueden utilizar trimestres deslizantes, que se van superponiendo unos con otros (igual que hacemos, por ejemplo, con la inflación, cuando damos el valor de los últimos doce meses, y lo revisamos cada mes). Así, cada dato de la serie sería ene+feb+mar, feb+mar+abr, mar+abr+may, abr+may+jun...

En el gráfico siguiente vemos el resultado para los últimos años (en azul) superpuesto al dato mensual (en rojo) que hemos visto antes (click para ampliar):



La nueva estadística apenas tiene dientes de sierra, lo que es un buen indicio de que se trata de un nivel de agregación más adecuado para distinguir la tendencia de las oscilaciones respecto a la misma. Visto así, el último dato (sep-oct-nov) no es un cambio demasiado importante, sino que simplemente confirma el proceso de suave frenada en la caída que se ha ido dando a lo largo de 2009: desde una caída máxima del -41% (en el trimestre terminado en ene-09), las bajadas se han ido suavizando de manera bastante uniforme durante todo el año, y en el último periodo la disminución es ya "sólo" de -8%. Cosa lógica, por otra parte: después de caer durante un año el 30-40% es difícil que se vuelva a caer otro tanto.

Imagino que es mucho pedir que un periódico decida que lo que importa no es el dato mensual, sino el dato trimestral, que requiere elaboración propia, apartarse de la nota de prensa del INE, y explicárselo a los lectores. Pero ¿no sería ese el tipo de cosas que pediríamos a unos medios a los que les gusta pensar que ellos nos sirven para distinguir la verdadera información de los meros datos, para separar la señal del ruido?.

11 comentarios:

  1. Los periódicos también están destacando que es la primera vez en 30 meses que el valor es positivo. Eso no viene en la nota del INE, es elaboración propia, y ayuda a poner en contexto el dato: es una excepción en la tendencia general.

    Además, esto es una noticia, no un reportaje. Que en un reportaje se de una importancia desmesurada a ese dato sería bastante más discutible.

    Hablando de anecdatos, ¿qué es más anecdático? ¿Que Cristiano Ronaldo se ha levantado con el pie izquierdo o que las hipotecas han subido un 0,0000001%?

    Lo que se pide son unos medios de comunicación que no existen. Es como pedir que los bancos expliquen claramente que los productos garantizados que ofrece tienen una rentabilidad muy pobre. Si alguien conoce alguno, que me lo diga, por favor.

    ResponderEliminar
  2. Me corrijo: lo que Malaprensa deduce del titular "Las hipotecas suben por primera vez en 30 meses" es que los periódicos están diciendo que la tendencia ha cambiado. Esa es una deducción propia. También se puede deducir que los periódicos están diciendo: "Las hipotecas han subido pero llevan mucho tiempo subiendo, o sea que no lancemos las campanas al vuelo".

    La información está ahí, el lector es libre de interpretarla como quiera. Claro que también se le puede dar todo masticadito y decirle: "Oiga, lector, aunque el dato sea este, no deduzca que hay un cambio de tendencia, que usted es muy dado a sacar conclusiones erróneas".

    ResponderEliminar
  3. Este es un caso muy distinto de por ejemplo cuando se dice que el número de mujeres muertas ha bajado un 20% respecto al año pasado, sin contar lo que pasó en años anteriores.

    Justo en este caso sí que han contextualizado, diciendo lo de los dos años y medio. Para una vez que lo hacemos bien...

    ResponderEliminar
  4. Completamente de acuerdo contgio, A.B.
    Es más, los periódicos deberían tener sólo una página, con noticias del tipo "nuevo dato del INE sobre hipotecas" y así, si estoy interesado, ya entraré a la página del INE a construirme yo mismo la noticia. ¿Y para publicar esto hay que estudiar una carrera?
    Será libre interpretación del lector, pero si la mayoría de tus lectores entienden que "hay un cambio de tendencia" y no lo hay, algo has hecho mal. ¿De qué sirve que me "informes" si lo que yo entiendo no es real?

    Y dicho esto, aunque los datos todavía no lo confirmen he vuelto a oír publicidad de algunas entidades intentando captar hipotecas de otras, así que supongo que sí, el grifo se abre (pero no es lo que dice el dato).

    (Francesc)

    ResponderEliminar
  5. ¿"La mayoría" de los lectores? ¿Has hecho una encuesta o el campo muestral son Malaprensa y tú?

    En cuanto a lo del INE, el dato de los dos años y medio no lo ha dado el INE. Si prefieres el INE, tú mismo.

    Por lo demás, estoy de acuerdo en que las noticias deberían ser más cortas, al menos en internet.

    ResponderEliminar
  6. Entonces hasta van a ser ciertos los artículos de los iluminados de El PAÍS a cuenta del número de hipotecas.

    ResponderEliminar
  7. Por mi experiencia como abogado te puedo decir que muchas de las hipotecas que se están firmando son para "refinanciación" de deudas (personales o empresariales). Es decir, no son compras de viviendas nuevas o de segunda mano.

    ResponderEliminar
  8. Por otro lado, las hipotecas que se dan para compra de vivienda son sobre viviendas que se ha quedado el banco. Por lo tanto no es indicativo de mejora ni reactivación de nada. El único dato importante es si se da crédito para la construcción otra vez. Hoy por hoy eso es impensable. Por desgracia todavía no hemos encontrado otra industria con la que dar trabajo a tanta gente...

    ResponderEliminar
  9. El campo muestral somos malaprensa y yo, claro. ¿Para qué quieres más?
    Pero con un titular como "la banca reabre el grifo del crédito a los compradores de vivienda" no tengo muchas dudas sobre lo que entenderá el lector.
    Claro, claro, siempre puedes justificarlo con un "si el lector es lo bastante listo, aunque yo mienta en el titular lo va a entender en el texto". ¿Pero entonces para qué eliges ese titular?

    ResponderEliminar
  10. Es que ahora estamos en otra noticia, la del dato mensual de hipotecas de noviembre. Lo que no se puede es analizar una noticia teniendo otra en la cabeza.

    http://news.google.com/news/search?aq=f&cf=all&ned=es&hl=es&q=hipotecas+noviembre

    ResponderEliminar
  11. ¡Hala! ¡Tantos años defendiendo que las noticias hay que contextualizarlas para esto!

    ResponderEliminar

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.