3 de julio de 2010

En defensa de Intereconomía y de Javier Krahe

Leo con estupor que el Ministerio de Industria ha puesto una multa de 100.000 euros, recurrible, a Intereconomía, por difundir este video repetidamente durante varios meses del año pasado, como auto-promoción.




Muchas personas, entre las que me encuentro, discrepan del mensaje que el vídeo transmite. Muchos también pueden sentirse ofendidos por la coletilla que opone gays y lesbianas a personas "normales y corrientes". También otros, por cierto, se pueden sentir ofendidos por las cosas que decían las personas recogidas en las cámaras.

¿Pero una multa de 100.000 euros por esto? ¿En qué queda la libertad de expresión si no podemos decir cosas que a otros no agradan, o que consideran ofensivas, incluso gravemente ofensivas, sobre cosas que afectan a su ser más íntimo? ¿Vamos a poner una multa de 100.000 euros cada vez que un nacionalista vasco o catalán, por ejemplo, se burla de la (para ellos inexistente) nación española, y muchos españoles se sienten muy íntimamente ofendidos? ¿Habrá una multa de 100.000 euros cada vez que un nacionalista español se burla de las (para él inexistentes) naciones vasca o catalana, o pone en duda la importancia de sus lenguas o su valor comunicativo? ¿Cada vez que un sindicalista se sienta ofendido cuando alguien opine que los sindicatos son unos parásitos? ¿Cada vez que un católico se sienta humillado porque alguien dice que la iglesia es una guarida de pederastas?

Esta multa, que ha sido puesta, al parecer, a instancias del Consejo Audiovisual de Andalucía, confirma las peores sospechas sobre la pésima idea que representan estos consejos, y la intromisión muy grave que pueden suponer para nuestras libertades.

Si sólo tenemos libertad para decir lo que a nadie molesta, especialmente lo que el gobierno decide que a nadie molesta, estaríamos viviendo en un régimen totalitario. La libertad de expresión es indistinguible de la libertad de decir cosas que ofenden, incluso gravemente, a otros. Sus límites deben ser muy estrictos y se reducirían a algunas figuras clásicas recogidas en el código penal: amenazas (art. 169), descubrimiento de secretos (ar. 197), calumnias (205 y ss), e injurias (208 y ss) (que sería aplicable, posiblemente, a los insultos que profirió, también en Intereconomía, un periodista contra la consejera de Salud de la Generalitat).

El Código Penal recoge también otros posibles delitos de opinión, como la provocación a "la discriminación, el odio o la violencia" (art. 510), redactada a mi parecer de forma demasiado amplia. Con el último, o como mucho, los dos últimos términos, bastaría. La "provocación a la discriminación" es un concepto demasiado ambiguo, como lo es el el término discriminar (DRAE: Dar trato de inferioridad a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, etc). Por ejemplo, según la Constitución, los europeos residentes en España tienen derecho a votar y ser candidatos en elecciones municipales. Supongamos que a mí me pareciese mal (no es el caso), y quisiera decirlo públicamente, y hacer una campaña al respecto. Pues me temo que estaría incurriendo en el tipo delictivo del art. 510, ya que yo estaría llamando a la discriminación (trato de inferioridad) de personas por su origen nacional. Un disparate.

Como es un disparate el delito contra los sentimientos religiosos (art. 525), de acuerdo con el cual ha sido encausado, como recordarán Javier Krahe, y una productora de televisión, por difundir este otro vídeo:



Comprendo perfectamente que el vídeo será muy ofensivo para los católicos. Es más, parece claro que su propósito es burlarse de ellos. Yo mismo, educado en el catolicismo, experimento una cierta sensación de incomodidad al verlo (no muy distinta en realidad de la que me produce el video de Intereconomía).

Pero ambos vídeos son legítimos ejercicios del derecho a la libertad de expresión, que incluye, por supuesto, el derecho a criticar, y a burlarse de, comportamientos, estilos de vida y creencias ajenas, incluyendo aquellas que otros tienen por íntimas, o por sagradas.

Por todo ello me parece muy preocupante tanto la acción de la jueza que procesó a Javier Krahe (aunque con el código penal en la mano, no sé si podía evitarlo) como la del ministerio que multa a Intereconomía, en un acto que es pura y dura censura gubernativa. Todos los que creemos en la libertad de expresión y la libertad de prensa deberíamos protestar, en términos similares, contra ambos atropellos, porque cuando pisan la libertad de otros, incluso los que dicen cosas que nos molestan, o nos repugnan, están pisando la nuestra.

PD. Si quieren pensamientos más finos sobre esto, les recomiendo la lectura del capítulo 2 de Sobre la Libertad, de John Stuart Mill
PPD. Se me olvidaba: ¡¡Feliz Día del Orgullo Gay!!

96 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con algunas de tus ideas. Esa sanción por el anuncio de Intereconomía es una muestra más del totalitarismo de la ideología de género. Saludos

    ResponderEliminar
  2. ¿Realmente piensas que ese vídeo está expresando una opinión? ¿De verdad que alguien se puede hacer llamar periodista creando algo tan extremadamente tendencioso? Así le va al periodismo, lleno de "opiniones" demagógicas como la tuya o las de Intereconomía. Siguiendo tu línea de razonamiento, lo que está viviendo el País Vasco con la retirada de toda la propaganda etarra es un atropello porque están coartando su expresarse, ¿no?

    ResponderEliminar
  3. Una gran diferencia entre los dos casos es que Intereconomía emitió el "anuncio" casi 300 veces en 3 meses. Campaña de desprestigio, se llama eso.

    Aparte, también es desproporcionada la multa para Krahe (192.000 euros), un individio, frente a la multa de Intereconomía (100.000 euros), una empresa de comunicación.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo. Es realmente difícil encontrar en la España de hoy opiniones equilibradas como la de Josu, estando como está todo el mundo metido en una u otra trinchera.

    ResponderEliminar
  5. Discrepo con la entrada. Mas que libertad de expresión o libertad de lo que sea, debe prevalecer el sentido común. Nuestro sentido común nos permite diferenciar las burlas a un político con las burlas a unas personas discriminadas.
    Burlarse de los negros o los gays por ser como son es un acto de discriminación. NO de libertad de expresión. Lo de los homosexuales no es algo en lo que quepan diversas opiniones. O se les trata de iguales o se les discrimina. NO es algo que se pueda debatir, como no se puede debatir que 2+2=4.
    No podemos respetar a quienes se burlan de los que pensamos que 2+2=4, porque ellos creen que el resultado es otro

    ResponderEliminar
  6. Anónimo de las 13:52 y las 14:56,

    La retirada de la propaganda etarra se justifica porque no es la expresión de una opinión sino una llamada a la violencia. O sea amenazas.

    En el anuncio de intereconomía y en el video de Krahe no se amenaza a nadie. Se expresan opiniones. El que una opinión no te guste o sea totalmente demagógica y/o falsa no la convierte en una no-opinión de la misma manera que el que una persona no te guste no la convierte en una no-persona.

    Las opiniones totalmente tendenciosas son criticables por tendenciosas no por no ser opiniones que se pueden expresar.

    Conviene poder convencer y no vencer y para convencer hay que escuchar las opiniones de los demás primero.

    El burlarse de un colectivo NO es un acto de discriminación. Discriminar implica una acción "dar trato". En los videos estos no se hace un llamamiento a que se limiten los derechos de nadie ni se discrimine activamente a nadie. No se dice que se instaure la pena de muerte para los gays ni que se queme a los católicos, por ejemplo.

    Se expresa un disgusto ante las creencias y los modos de vida de otros.

    ¿Por qué te centras en el video de los gays y no defiendes a los católicos? Los argumentos que das para uno valdrían igual para el otro...

    ResponderEliminar
  7. ""¿Por qué te centras en el video de los gays y no defiendes a los católicos?""

    Pues porque Dios no Existe!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    por eso no defiendo lo de los católicos. Además, la burla de los católicos no es una discriminación hacia ellos. Deberías utilizar tu sentido común, y saber que en intereconomia no quieren que se casen los gays ni tengan hijos ni nada, y eso es discriminación. Y burlarse de un católico es burlarse de una persona equivocada. A mi no me gustan las burlas, pero desde luego nadie discrimina a los católicos.

    ResponderEliminar
  8. Por cierto, Anonima, yo soy el anonimo de 14:46 y 15:10. No confundas a todos los anonimos como el mismo.

    ResponderEliminar
  9. Aaaaaaaaaaa, claro... Que no quieran que se casen gays y demás puede ser discriminación, sí... pero, eso NO está expresado en el video. Estás judgando usando tus creencias como prueba (lo que crees que ellos piensan) Algo así como "minority report", los condenas por que deben pensarlo, no por lo qu elo hagan

    ResponderEliminar
  10. El video ya es hacer bastante, no crees?

    ResponderEliminar
  11. La doble moral española. Para unas cosas es una censura a la libertad de expresión (Javier Krahe contra los católicos) y para otras cosas es una victoria de la justicia (Intereconomía contra los homosexuales).

    ResponderEliminar
  12. Anónimo de las 15:10 (está dificil esto de seguir al interlocutor, perdonad :-)

    La existencia de Dios no tiene nada que ver aquí, creo.

    Lo cierto es que los homosexuales tampoco están hoy en día tremendamente discriminados en España pero si en otros países. De la misma manera, los católicos no están discriminados en España, pero si en otros países.

    La cuestión es que si porque alguien está discriminado ya no se puede opinar nada en contra suyo, la libertad de expresión queda muy limitada.

    Por ejemplo, supongamos que los testigos de Jehová están muy discriminados en Irán, y yo hago un vídeo en contra de su negativa a hacer transfusiones de sangre a niños: ¿habría que multar mi vídeo por opinar en contra de una minoría discriminada?
    O, a propósito del post de Psicobyte sobre el Matrimonio de los católicos ¿tú crees que si estuvierámos en un país que discriminara a los católicos sería justo multarle como al vídeo de Intereconomía?

    Para mí, el acierto del post de Malaprensa es justamente que no cae en la doble moral: la libertad de expresión debe ser defendida para todos.

    ResponderEliminar
  13. Hay una gran diferencia: el video de Javier Krahe puede ser de mal gusto, ofensivo o cualquier otra cosa pero no dice que los católicos sean anormales o seres inferiores, no incita al odio contra un grupo social.

    ResponderEliminar
  14. Lo indignante es que lo de Javier Krahe es una multa puesta por el juzgado, pero la de Intereconomía es una multa puesta por los políticos, que me parece muchísimo pero que muchísimo más grave, habida cuenta que el organismo CAC, tanto el andaluz como el catalán, no son independientes, si no que los han montado esos mismos políticos. Y el CAC lo han criticado periodistas y organismos de todo el mundo por atentar clarísimamente con la libertad de expresión, pero luego cuando Google revela que en España se censura todos ponen el grito en el cielo.

    ResponderEliminar
  15. Entre uno de los anuncios de Intereconomía podemos encontrar éste: http://www.youtube.com/watch?v=I0-lESZJzuM

    En el video se contrapone el día del orgullo gay frente al día del orgullo de la gente "normal y corriente". Del contenido de este video se deduce que los gays, lesbianas, bisexuales y transexuales no son personas normales y corrientes.

    A mi modo de ver, eso puede considerarse un insulto, no una opinión.

    ResponderEliminar
  16. Fer y acarox,

    Pues yo había visto el video más bien como una expresión de rechazo al día del orgullo Gay, con todo lo que tiene de excesivo en sus manifestaciones. (soy un poco marciana así que no conocía de antes Intereconomía, lo cual en este caso creo que es una ventaja porque no tengo prejuicios)

    Pero lo he vuelto a ver, y vuestro argumento parece de peso, más que nada por los cartelitos del final.

    Hmmmm...pensando en cambiar de opinión, con lo poco que me gusta...

    La duda que me queda ¿realmente insultar debe ser un límte a la libertad de expresión?

    ¿quién decide lo que es un insulto y lo que es una opinión negativa aceptable sobre un colectivo?

    Pensando....

    ResponderEliminar
  17. Llevo leyendo este blog mucho tiempo, y conozco el buen criterio y sentido común del autor.

    Por eso no salgo de mi asombro que haya podido escribir una entrada como ésta, defendiendo el derecho a ser xenófobo y racista, amparándose en la liberta de expresión.

    Intereconomia ataca a los gays por su condición, y eso es homofobia.

    También me llama la atención que no se haya hecho referencia a otra decisión del mismo comité sancionador, que es la de dejar impune a un tertuliano de esa cadena por llamar "zorra repugnante" a una consejera autonómica.

    ¿Eso también es libertad de expresión?

    ResponderEliminar
  18. Roberto: en efecto, la libertad de expresión protege el derecho a decir sandeces, y sí, a expresar ideas repugnantes para ti o para mí (excepto, como ya he reconocido en el texto, cuando se trata de incitar al odio o la violencia).

    La lucha contra el racismo o la homofobia no se puede basar en la prohibición de su difusión, sino en la luchar argumentada y vehemente contra ellas. Lo contrario es volver a la lista de libros prohibidos y la censura. En lugar de Santa Inquisición podemos montar una Ilustrada Inquisición, pero Inquisición seguirá siendo.

    Hay que resistirse al impulso autoritario que todos tenemos dentro.

    ResponderEliminar
  19. No puedo estar más en desacuerdo con el autor del articulo de este blog, es más, me ha sorprendido mucho leer este artículo después del tiempo que llevo leyendo este gran blog. Para mi se mezclan churras con merinas y se acaba practicamente defendiendo que yo puedo opinar lo que quiera porque sino implica que no hay libertad de expresión cuando esto no es cierto. Aquí hay dos cosas diferentes, una es criticar la naturaleza de una persona: no puedes criticar a alguien por ser negro, por ser homosexual, por ser mujer o por ser bajo, porque es algo intrinseco a su persona, sin embargo, si se pueden criticar opiniones o decisiones que tomamos durante nuestra vida. Por mucho que algunos fundamentalistas piensen, yo no nazco catolico y por tanto es una opción a lo largo de mi vida el ser catolico, musulman, ateo o hindú, al igual que es una opción ser nacionalista o no. Las opciones que elegimos en nuestra vida son criticables, lo que somos NO es criticable. Como bien dice el autor al final: los "comportamientos, estilos de vida y creencias ajenas" son criticables, pero parece que se le olvida que ser homosexual, al igual que ser mujer, o ser negro NO es ni un estilo de vida, ni un comportamiento ni una creencia!!!!

    ResponderEliminar
  20. Totalmente de acuerdo con Josu en criticar la multa impuesta por un comité de carácter político.

    Ya no estoy tan de acuerdo en que lo de Intereconomía sea un mero ejercicio de libertad de expresión. A mí me parece que hay algo más, pero a quienes corresponde juzgarlo es a los juzgados y tribunales. Esto es una colisión de derechos como un piano y debería ir por vía judicial, previa denuncia de algún colectivo homosexual. Cuyo resultado probablemente sería que Intereconomía se excede en el ejercicio de su libertad de expresión y vulnera, como mínimo, la dignidad de los homosexuales. Pero no un comité político.

    ResponderEliminar
  21. Óscar, yo diría que Intereconomía no discute tanto lo que esta gente es como lo que hace, es decir, precisamente un estilo de vida abierto y reivindicativo. Si se estuvieran calladitos en el armario no les molestarían lo más mínimo.

    Pero de todos modos la distinción creo que es demasiado fina. El asunto de fondo es que la libertad de expresión y de pensamiento exige permitir que se expresen, se dabatan y se refuten también las ideas necias o perversas. No podemos construir un canon intocable de ideas "ciertas" e impedir que nadie las ponga en cuestión. Y menos darle el poder al ¡¡¡Ministerio de Industria!!! para sancionar las ideas que no se pueden expresar.

    Las ideas repugnantes se combaten con otras ideas, no con prohibiciones.

    Las ideas más elevadas que sostenemos en la sociedad occidental (la libertad, la igualdad, la dignidad de todas las personas) no las hemos alcanzado por un descubrimiento mágico, luego protegido por las leyes para que nadie las ponga en cuestión. Al contrario, son el producto de siglos de debate y confrontación con otras ideas. Y por eso, precisamente, porque hemos llegado a ellas después de muchos siglos de debate y reflexión estamos razonablemente seguros de que son las mejores ideas para vivir en sociedad.

    Pero no podemos hacer de ellas un dogma intocable. Sobre todo, precisamente, si aspiramos a su universalidad. ¿Cómo vamos a persuadir a otros que no las sostienen que son las mejores ideas, si prohibimos su discusión o puesta en cuestión?

    ResponderEliminar
  22. No es comparable por el motivo que ya ha dado a entender Oscar. Las críticas a las ideas nacionalistas o a la religión son críticas a las ideas y el sentimiento de agresión en subjetivo; el anuncio de Intereconomía es una crítica a unas personas por ser como son, lo contrario a "normal y corriente" y su ataque es objetivo, obvio e innegable.

    Y mucho menos es comparable al vídeo de Krahe, un corto casero hecho para ser mostrado exclusivamente a unos amigos en una fiestra privada, y que si salió en TV fue sin saberlo ni autorizarlo Krahe, como han dicho los propios responsables de Canal+. ¿Cómo una broma privada entre amigos puede ser comparable a una campaña de meses y cientos de emisiones en una tele en abierto?

    Por lo demás, aunque estoy de acuerdo con la sanción e incluso me parece benévola, no me parece adecuado que sea una autoridad administrativa -no judicial- quien pueda imponerla.

    ResponderEliminar
  23. Hay que tener cuidado con las ideas que se profesan, como si religiones se tratara, porque siempre acaban derivando en dogmatismos. Y hay que tener más cuidado cuando además ocupan importantes posiciones de poder. La ideología de género es todo menos tolerante. Sería importante que comenzásemos a darnos cuenta.

    ResponderEliminar
  24. Yo creo que te equivocas al contraponer los ejemplos. El caso de Krahe, además de extemporáneo, hay que valorarlo como una pieza de tipo humorístico, una pieza creativa, una expresión artística. El caso de intereconomía en un mensaje que el emisor plantea en serio y con una reiteración desmesurada. Además el señor Krahe no es el propietario de una licencia de televisión y no ejercía el periodismo cuando parió esa chorrada del cristo (que por cierto no me canso de ver) y que parece inspirado por el propio Buñuel. ¿En quién se inspira intereconomía? ¿En Goebels?

    ResponderEliminar
  25. Todo el mundo hila muy fino cuando el escándalo no le parece ofensivo y muy grueso cuando se lo parece. En España hay muy pocos partidarios de la libertad de expresión y me alegro de que, al menos, el autor de este blog sea uno de ellos.

    ResponderEliminar
  26. Estamos de acuerdo que el Ministerio de industria no debería ser el encargado de decidir si algo se puede publicar o no, ni este ministerio ni ningún otro organo de ningún Gobierno, pero en mi opinión no vale todo. Yo me pregunto, que pasaría si mañana Antena 3 (por decir un canal)saca un video en el que únicamente salen mujeres engañando a sus maridos y al final del video pusiera algo así: ¿esta es la familia que quieres? Por una familia "normal y corriente" en la que la mujer se quede en casa fregando y haciendo la comida. Cuanto tardariamos en ponernos las manos en la cabeza y exigir la retirada del video, con razón, por, entre otras cosas, fomentar la violencia de genero?.

    Los debates favorecen el avance de las ideas, pero siempre y cuando esos debates sean reales y las dos partes estén dispuestas a asumir que están en un error.
    No tiene sentido decir vamos a debatir sobre la esclavitud... y esperar que salga algo interesante de ese debate, como no se puede debatir sobre si las mujeres deben tener derecho a voto. Los que no creen en los derechos de las personas por el hecho de ser persona sin importar sexo, raza, religión etc (como los que han publicado el video en intereconomia) no debaten, simplemente intentan dogmatizar, no sirve de nada intentar razonar con ellos.
    Además hay ciertas cosas sobre las que crear un debate es crear un punto intermedio que en realidad no existe. Poniendo un ejemplo extremo, si intentas debatir con un neonazi sobre si existió o no el holocausto, da igual lo que hagas, incluso lo puedes llevar a Auschwich, que el seguirá pensando que todo ha sido una invención. ¿En ese caso cual es el avance del debate? ¿llegamos a la conclusión de que igual no existio el holocausto?

    Yo personalmente veo muy ancha la linea que separa lo criticable o no, sobretodo porque la ciencia ha avanzado mucho y sabemos con un cierto grado de seguridad lo que es innato y lo que no, siempre habrá el que diga que la homosexualidad es una enfermedad, pero ¿qué sentido tiene crear un debate con alguién que no quiere debatir?
    Como dijo alguién inteligente alguna vez: no discutas con imbeciles porque acabarán llevandote a su terreno y allí te ganarán por experiencia.

    ResponderEliminar
  27. En un país como el nuestro donde hay cadenas en las que buena parte de la programación consiste en quitarle los higadillos a personas con nombres y apellidos, un día sí y otro también, una multa como esta no puede entenderse más que como control ideológico. En este país como decía Savater ayer mismo lo que parece estar prohibido es permitir.

    ResponderEliminar
  28. Óscar, hay una diferencia extraordinaria (para mí, en este caso, es LA diferencia) entre que la gente, el público, se eche las manos a la cabeza y pida la retirada de una campaña publicitaria, y la empresa responsable lo haga en vista de que ha metido la pata, y que lo imponga con una multa un ministerio.

    Cuando hablo de "debates" no hablo solo (aunque también) de debates cara a cara con quien tiene ideas despreciables. Hablo del debate que se produce, indirectamente, cuando en la esfera pública unos y otros presentan al público sus visiones del mundo. El debate que se produce por la existencia de medios, libros, películas, series de televisión, canciones, que presentan ideas del mundo distintas, incluso ideas estúpidas o que la mayor parte de la sociedad occidental da por superadas (como la de la inferioridad de la mujer).

    La prohibición de su difusión no es la vía para superarlas. Es más, si las prohibes, habrá quien se empecine más en ellas.

    Y por cierto que precisamente tenemos seguramente por delante ciertas batallas en relación con los derechos de la mujer,con las poblaciones inmigrantes que no comparten nuestros valores. ¿Cuál es el plan? ¿Prohibir que se difundan ideas contrarias a las nuestras? ¿O defenderlas con argumentos?

    ResponderEliminar
  29. Rael Imperial Aerosol Kid3 de julio de 2010, 23:05

    Me gustaría saber si quienes piensan que la campaña de Intereconomía queda amparada por la libertad de expresión, seguiría pensándolo si nos colocara como "normales y corrientes" en contraposición a los negros o a los judíos.

    Sospecho que ciertas minorías todavía suscitan una menor sensibilidad que otras.

    ResponderEliminar
  30. Rael Imperial Aerosol Kid3 de julio de 2010, 23:17

    Respecto a la diferencia entre los dos casos, estriba precisamente en que los católicos no son una minoría en este país ni están perseguidos ni nada que se le parezca, sino más bien todo lo contrario. Es más, la razón por lo que se castiga aquí algo que no se castigaría en otros países más civilizados es precisamente que gozan de un poder e influencia desproporcionado.

    ResponderEliminar
  31. Querría felicitar a Josu por meterse de lleno en un terreno que sin dudarlo (ver las reacciones) le va a costar disgustos. Como ha dicho otro comentarista, hay demasiado “puño de hierro y mandibula de cristal”, o sea gente que esta encantada de reirse cruelmente del contrario pero que se siente muy ofendida cuando le hacen lo mismo.

    La libertad de expresión, al contrario de lo que algunos creen, si que tiene límites. Pero son muy estrictos y delimitados. Amenazas, insultos, calumnias e incitación al odio (pero de manera clara, tipo “voy a matar a X, hay que liquidar a x, habría que dar una tunda a…”). Todo lo demas sobra a mi modesto entender. Tambien sobra el articulo 525 del codigo penal, aunque según la jurisprudencia es muy improbable que Krahe sea condenado (si mal no recuerdo no se ha condenado a nadie por ello en democracia). Recordemos aquí por cierto que a Krahe aún no lo ha condenado nadie, que como dice Josu, los jueces no pueden saltarse el codigo penal, y que las acusaciones “populares” a veces pueden ser netamente antipaticas, pero excepto que esten inhabilitadas legalmente, tienen todo el derecho a interponer querellas (igualdad ante la ley, creo que lo llaman). Lo mejor seria eliminar el articulo de marras (que por cierto tambien protege a los ateos, es curioso de leer), pero para esas reclamaciones al maestro armero (i.e. al gobierno). En cuanto a los consejos audiovisuales, deberían tener un papel asesor e investigador, tipo el defensor del pueblo, y ser escrupulosamente neutrales, pero me temo que como tantas cosas en este país son un medio mas para ventilar partidismos. Lo de la multa de industria me parece, como a Josu, grave. Un “delito” de este tipo (si delito hay) debe ser impuesto por los jueces, no por el gobierno.

    Volviendo sobre el video de Intereconomía, me parece antipatico y seguramente si fuese lesbiana me parecería altamente ofensivo. Pero volvamos a lo de la mandibula de cristal. Lamento personalizar pero me ha llamado la atención la intervención del teleoperador. Fui gran seguidora del Manifestometro, y sus recuentos me parecían bien, pero sus comentarios muchas veces me parecieron de humor solo apto para convencidos. Me hubiera gustado ver dos blogs netamente separados, pero cada cual es amo de su blog y publica lo que quiere. Lo digo porque la recopilación de escenas del orgullo gay que hace Intereconomía se parece mucho a la recopilación de manifestantes “rarillos” que se producía en el Manifestometro, especialmente cuando la mani les era antipatica (i.e. de derechas o catolica). Cazador cazado…

    Rosie

    ResponderEliminar
  32. 100% de acuerdo. A mi no me gusta Intereconomía y no la veo; es la mejor sanción; pero no podemso permitir tribunales de censura.

    ResponderEliminar
  33. Yo estoy completamente de acuerdo con Josu. Estoy totalmente convencido de que si en el video de Intereconomía cambiamos gays por curas y lo emitiese La Sexta, la inmensa mayoría de los que ahora braman contra Intereconomía y se felicitan por la multa, pondrían el grito en el cielo si La Sexta recibiese la misma multa.

    Y lo digo estando completamente en desacuerdo con la ideología de Intereconomía y con la que propugna este anuncio.

    ResponderEliminar
  34. Me llama la atención que quienes critican a Josu hayan citado reiteradamente el vídeo de Javier Krahe (que, como se ha señalado, no ha sido condenado; sí se ha fijado una fianza disparatada), ignorando olímpicamente los demás casos hipotéticos que citaba Josu. Por mi parte, puedo citar los vídeos de Wyoming sobre Hermann Tertsch, el de los Manolos sobre un mendigo alemán y el de un empleado de la Cuatro disfrazado de niña paraguaya.

    De los diversos argumentos empleados para criticar el vídeo, el que más me ha llamado la atención es el de que incita al odio. En mi opinión, el vídeo no incita al odio: ¿uno puede sentirse orgulloso de ser gay, pero no de ser "normal y corriente"? Para más inri, la incitación al odio ha sido una estrategia recurrente de la izquierda, basada en una pretendida superioridad moral. En particular, ha sido la estrategia del PSOE desde el hundimiento del Prestige.

    Aparte del Prestige (la jueza ha dictado sentencia eximiendo de cualquier tipo de responsabilidad a la Administración), el PSOE ha utilizado reiteradamente la Guerra de Irak ("Aznar genocida"), la Guerra Civil (memoria histórica), el atentado del 11-M ("no nos merecemos un Gobierno que mienta", Rubalcaba dixit) y hasta la crisis económica (antipatriotas).

    Como consecuencia, y tal como denuncia Josu en el caso de Intereconomía, se rompen las bases de un debate civilizado: personas como Aznar, Rosa Díez, Pío Moa, son polémicas, y su asistencia a conferencias o debates es vetada o acaba en disturbios (sobretodo en el caso de Aznar). Por no hablar de los asaltos a las sedes de un partido político legalmente constituido (sí, estoy hablando del PP) o de los ataques a candidatos (por ejemplo, el caso de Nerea Alzola).

    Otro caso evidente de incitación al odio es el conflicto palestino-israelí. A nivel personal, a mí se me ha acusado de supremacista (la organización supremacista por excelencia es el Ku-Klux-Klan) por defender a Israel en el reciente caso del Mavi Marmara. Y recuerdo que pocos días después, dos israelíes fueron evacuados del campus de la Universidad Autónoma de Madrid por la policía local sólo por ser israelíes (http://www.elmundo.es/elmundo/2010/06/07/madrid/1275913458.html).

    Como dice el refrán, hay quien ve la paja en ojo ajeno y no la viga en el propio.

    ResponderEliminar
  35. Anónimo, es problema de este video viene precisamente de la contraposición entre homosexual y "normal y corriente". Lo que nos viene a decir Intereconomía es que los homosexuales no son personas normales y corrientes, simplemente son unos "seres" que su único interes en la vida es salir medio desnudos por la calle y eso a mi juicio, no entra dentro de la libertad de expresión. Aunque es cierto como dije ayer que no debe ser un organo politico el que lo decida.
    Vuelo a decir lo mismo que dije ayer, hay una gran diferencia entre criticar/reirse de alguien por ser católico, socialista o del Real Madrid y criticar/reirse de alguien por ser homosexual, ser mujer o ser de otra raza/etnia.


    Josu, estamos de acuerdo en que los debates son necesarios para el avance de una sociedad pero creo que no estamos de acuerdo sobre los puntos debatibles. Para mi los debates solo son útiles cuando hablamos de hechos subjetivos, no de hechos objetivos, al igual que no lleva a ninguna parte debatir sobre si 2+2=4, tampoco lleva a ninguna parte debatir sobre si los homosexuales tienen o no los mismos derechos que los heterosexuales, ¿por qué? pues porque es un hecho objetivo que los homosexuales son personas normales y corrientes, y por tanto deben tener los mismo derechos y deberes. Y, ¿cómo hemos llegado hasta aquí? pues en mi opinión más que gracias a los debates, hemos llegado gracias a evidencias irrefutables. Por poner un ejemplo más claro: tiene sentido abrir un debate público sobre si se debe estudiar el "diseño inteligente" en clase de biología, la respuesta es no y por qué no, pues porque hay unas pruebas irrefutables que demuestran la evolución, y el que a estas alturas no las ve, es porque no las quiere ver, y ante eso no se puede hacer nada.
    Con esto no quiero decir que todo aquello que se salga de la idea objetiva debe ser censurado y mucho menos si esa censura la realiza el gobierno, pero en mi opinión no se debe permitir que un medio de comunicación realice una campaña contra los derechos fundamentales de las personas por su orientación sexual, raza, sexo y/o discapacidad.

    ResponderEliminar
  36. Óscar
    Tu concepto de la libertad de expresión es muy reducido.

    Uso tus dos ejemplos:
    El diseño inteligente. Claramente erróneo. ¿Cómo lo sabemos? Precisamente porque los que lo defienden escriben libros y artículos que pueden ser rebatidos por otros. ¿Deberíamos impedir que sigan publicando libros y artículos? Si a Intereconomía le da por pedir que se incluya en el curriculum. ¿Cómo debemos reaccionar? ¿Con multas?

    Los derechos fundamentales de las personas son menos aún un "hecho objetivo". Son una escala de valores a la que hemos llegado (sólo en algunas partes del mundo), y sobre algunos puntos, como precisamente el de los homosexuales, muy recientemente, y aún sólo en muy pocos países. De hecho, es obvio que en España no hay un amplio consenso social sobre, por ejemplo, el derecho a casarse, o a adoptar.

    Tú dices que "no lleva a ninguna parte" debatir sobre si los homosexuales tienen o no los mismos derechos que los heterosexuales porque es un "hecho objetivo".

    Pero resulta que lo que es un "hecho objetivo" lo hemos descubierto en España en 2005. Y en muchos otros países europeos que consideramos civilizados aún se lo están pensando.

    ¿Debemos impedir que defiendan su postura los que crean que las leyes, tal y como eran hasta 2005, y como siguen siendo en buena parte de Europa y en muchos otros países civilizados, son las correctas?

    ¿Cada vez que se apruebe una ley que extienda derechos básicos de las personas, censuraremos a todos los que defiendan la postura que era ley hasta entonces? ¿Con el poderoso argumento de "no lleva a ninguna parte" y "es un hecho objetivo"?

    ¡¡Qué rápido cedes tu derecho a discrepar, a informarte, a pensar por tu cuenta!!

    ResponderEliminar
  37. Rael Imperial Aerosol Kid4 de julio de 2010, 13:39

    Ah, ¿los derechos de las minorías no son un hecho objetivo? ¿Que yo tenga los mismos derechos que otro sin importar mi raza, creencias o orientación sexual es algo que debe estar sometido a debate?

    Alucinando...

    ResponderEliminar
  38. Real Imperial Aerosol Kid, el que me sorprendo soy yo.

    ¿De verdad no ves la diferencia entre una frase descriptiva como
    "el agua se compone de oxígeno e hidrógeno" y otra normativa
    "los hombres y las mujeres tienen los mismos derechos"?

    ¿En serio?

    ¿Crees que la discusión posible sobre las dos frases se produciría en los mismos términos? ¿Los procesos mentales para llegar a ambas conclusiones son de la misma naturaleza? La forma de sacar de su "error" a quien no conociera ambas afirmaciones, ¿sería la misma?

    Uau!!!

    ResponderEliminar
  39. Veo bastante incongruente esta sanción, y que el incidente de los insultos contra la consellera Marina Géli quede impune. Personálmente no entiendo como la Generalitát a título institucionál, y la señora Géli a título particulár no hayan interpuesto una demanda en el juzgado.

    ResponderEliminar
  40. Rael Imperial Aerosol Kid4 de julio de 2010, 15:08

    ¿Se puede discutir racionalmente con alguien cuyas ideas emanan de la más rabiosa irracionalidad? ¿Cómo convences a alguien de que un determinado tipo de persona (por ejemplo, con los ojos azules, o el pelo negro) pertenece a la misma categoría de ser humano que el resto?

    ¿Se debe permitir, en nombre de la democracia, cualquier tipo de propaganda, incluso aquella que pretende socavar sus principios más básicos? ¿No hay ningún derecho por encima de la libertad de expresión?

    ResponderEliminar
  41. En Derecho, sólo pueden ser titulares de derechos las personas (físicas o jurídicas), nunca los grupos.

    A quien no le guste la comparación con el caso de Krahe, que sustituya este término por aquel humorista catalán que fue -injustamente- condenado por insultar a "España" hace cosa de dos años.

    ResponderEliminar
  42. Hola,

    Primero declarar mi apoyo total a Josu y a su planteamiento.

    El problema que siempre se produce es que un porcentaje abismal de la izquierda española está totalmente convencida de poseer la verdad universal. Son los nuevos colonizadores que tienen que convertir a los "salvajes" a la nueva religión. Y si hay que "quemar" por el camino a alguno de ellos (censurando, multando, etc), bienvenido sea.

    Es una lástima. Porque los que de verdad somos de izquierdas vemos como se prostituyen las ideas progresistas, con totalitarismos disfrazados y actitudes intolerantes y antidemocráticas. Este es un ejemplo de tantos. Y esta es la triste realidad de nuestro pais.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  43. Yo creo que si hay que multar a quienes divulgan el diseño inteligente. (lo digo en respuesta a josu). Divulgan la mentira y el desconocimiento. Y ya no hay tiempo para meterlos en la escuela y enseñarles de nuevo. Seguiran creyendo las mismas tonterias hasta la muerte, y conseguiran que otros las crean.
    No se trata de saber que es libertad de expresion y que no lo es, sino de utilizar el sentido comun. No se necesita ninguna inquisicion ilustrada ni nada, solo de educar a la gente joven, quien aun esta a tiempo de no ser adoctrinado. Y por eso no se puede permitir la divulgación de quien esta equivocado. Y esa es la clave. Saber quien esta equivocado. Para eso solo hace falta sentido comun.

    ResponderEliminar
  44. Pups, tu sentido común da miedo. ¿Qué hubiera pasado si cuando apareció Darwin con sus escritos le hubieran aplicado el sentido común que tú defiendes? Supongo que su libro lo hubieran tenido que prohibir, ya que todo el mundo sabía, por sentido común, que sus teorías eran erróneas.

    Bueno, y de Einstein, qué decir...

    ResponderEliminar
  45. Qué triste es para todos aquellos que alguna vez nos hemos considerado de izquierdas ver en qué engendro de sal gorda y argumentario simplista ha degenerado el progresismo. ¡Cuánto daño ha hecho la ESO, virgen santa! De hecho, resulta difícil ver las diferencias entre el totalitarismo, la ingeniería social y la pura y dura intolerancia con los actos de los talibanes de la izquierda actual.
    Llegados a este punto, en el que resulta imposible discutir racionalmente y en el que hay que defender a diario lo evidente (manda huevos que haya que defender ¡y explicar! a estas alturas lo que es la libertad de expresión), te dan ganas de proclamarte neocon, que en muchos aspectos defienden la libertad con más ahínco que los progres de hoy en día.
    Porque tiene co***nes que ahora los progres (en oposición a los progresistas) no sólo quieran controlar lo que la gente dice o hace ¡sino también lo que piensa! ¡Y con sus tabús intocables y todo!

    ResponderEliminar
  46. Pups, quizá sin quererlo, personifica bastante de lo que aquí se está hablando, no sólo cree que en lo social hay una única respuesta válida, sino que existe algo llamado sentido común que nos iguala a todos sin fisura. También es interesante la idea de escuela que maneja, no como lugar a dónde uno va para que le den instrumentos para leer la realidad y pensar por sí mismo, sino como lugar donde se adoctrina para creer la verdad oficial, y de ahí su idea de persona: algo así como un muñeco moldeable, y si no lo moldean los “buenos” terminará moldeado por los “malos” sin remisión, por lo que: mejor dar buena cuenta de los malos.

    Como ya muchos dijeron antes, que este mundo orwelliano sea el que ronda la cabeza de quienes creen representar lo progresista y la izquierda, nos habla bien a las claras no sólo del fracaso de la política, también de la escuela.

    ResponderEliminar
  47. Joder, no lo entendéis. Es que no hay varios sentidos comunes. Quien crea que Darwin estaba equivocado es que no tenia sentido común. No hablo de prohibir todos los libros. Estoy hablando de cosas concretas, MUY MUY BASICAS en la educación, como es el conocimiento científico básico. Es peligroso contradecir el conocimiento científico básico. No quiero una sociedad determinada, ni mucho menos de ADOCTRINAMIENTO. No quiero controlar la mente de la gente, ni las ideologías. Si pensáis que prohibir libros que contradicen la ciencia más básica en pos de la educación es ADOCTRINAR, es que no tenéis sentido común. Si pensáis que multar a Intereconomía por su anuncio es una falta a la libertad de expresión, es que no sabéis lo que es la libertad de expresión.
    Mierda, si ni siquiera he votado en mi vida al PSOE!!!!!!. Sois vosotros quien habláis de ideologías y de control. No confundáis control de la mente con control de la educación básica

    ResponderEliminar
  48. Pups, lo que distingue precisamente a la ciencia de la religión es que no tiene dogmas intocables ni tabúes. Todo está sujeto a revisión todo el tiempo. Sólo así, y precisamente por esa vía, la ciencia avanza.
    Lo que tú propones es congelar el conocimiento que hoy tenemos como cierto como "sentido común" y prohibir su puesta en cuestión. Es el colmo de lo no-científico.

    ResponderEliminar
  49. Está claro que a pups le gustan las prohibiciones (siempre basadas en lo que él entiende como "sentido común") más que a un tonto un lápiz.

    ResponderEliminar
  50. Recuerdo que en Intereconomía aplaudieron la decisión de la jueza respecto al caso Krahe. Les pareció bien, vamos. Aunque no llegaron a entrar demasiado en materia.

    ResponderEliminar
  51. Lo de la reiteración del anuncio de Intereconomía me lleva a preguntar a partir de qué cantidad de repeticiones de un mensaje consideráis que debería multarse o prohibirse, y si esto debería regularse por ley. Ya no se castigarían sólo las ofensas, sino las ofensas y la pesadez.

    ResponderEliminar
  52. Una sentencia reciente que seguramente enriquecerá el debate:
    La AUC denunció la campaña porque supuestamente "constituía un atentado para la dignidad de las personas, incitaba a sus destinatarios a la violencia o, al menor, a llevar a cabo comportamientos antisociales".
    El Tribunal Supremo ampara la libertad de expresión en la publicidad

    ResponderEliminar
  53. Se me olvidaba. Me llama mucho la atención lo de "no sabéis lo que es la libertad de expresión".

    Me gustaría mucho que nos explicaras tu concepto, y las fuentes gracias a las cuales has llegado a él.

    (O tal vez, como es de sentido común, no haya nada que discutir ni averiguar, ni haya varios conceptos en liza, y todos los que no compartan el tuyo deberían ser censurados)

    De momento, en la Declaración Universal de los Derechos Humanos dice:
    Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

    Fíjate: no dice informaciones ciertas, opiniones correctas... Dice informaciones y opiniones.

    En todo caso, es verdad que el tema de los límites a la libertad de expresión no es banal. Un resumen interesante de las posturas al respecto lo he encontrado en este texto de la Stanford Encyclopedia of Philosophy, que propone tres posibles razones para limitar la libertad de expresión: el principio del daño, el principio de la ofensa y el principio de igualdad. Si entiendo bien, este último podría justificar limitaciones mayores a la libertad de expresión basadas en la igualdad de todos los individuos.

    ResponderEliminar
  54. Pongamos otro ejemplo que no este teñido de religión (puesto que para algunos eso justifica cualquier censura en una u otra dirección). Mal les pese a sus fans, la homeopatía no ha podido pasar ningun test cientifico serio. ¿Hay que prohibir que se hable de ella, ya no digamos prohibirla a secas? Creo que no, todo el mundo tiene derecho a ser idiota. Por el contrario creo que no debe ser incluida en las prestaciones de la Seguridad Social. Son cosas distintas.

    Sobre lo de "gente normal y corriente", voy a repescar la discusión que tuvimos cuando Josu habló del editorial conjunto del estatut. Es demasiado generico y de uso demasiado generalizado como base para una multa. Nos vamos a querellar cada vez que alguien dice representar al "pueblo", a los "ciudadanos", "mujeres", "gentes de bien", "ciudadanos tolerantes", "contribuyentes"? etc? etc? Podemos creer que Intereconomia cree que los gays son "anormales" (yo lo sospecho muy mucho), pero del video lo que discuten es que sea un modelo social valido (no me gusta pero tienen todo el derecho), que se deba gastar dinero publico en ello (eso es un sujeto de discusión eterno), o que el espectaculo sea apto para menores (creo que ven cosas bastante peores en la tele en horario infantil la verdad). No dicen que los gays deban ser azotados por la calle o encerrados en clinicas psiquiaticras o rechazados a la hora de buscar un empleo... Cosa que si sería punible.

    En realidad segun como se mire que te consideren gente “normal y corriente” puede llegar a ser incluso algo insultante en segun que contextos, asi pues...

    ResponderEliminar
  55. Pero Josu, hay que distinguir entre el conocimiento básico y lo demás. Ese conocimiento debería ser muy importante en la educación. Conocimiento congelado? No, Cada nuevo avance debe incorporarse a la educación. La ciencia es una herramienta maravillosa que permite avanzar en el conocimiento, y aunque la premisa básica es que todo está sujeto a revisión, hay muchos avances científicos que ya pueden ser enseñados con total tranquilidad.

    En la evolución todavía queda mucho camino por recorrer, pero ningún camino nos llevará algún día a contradecirla. Es camino ya recorrido, y por tanto lo que queda es despejar las muchas incógnitas que quedan. Se investiga la historia de la evolución, pero no la evolución, por eso ésta se puede enseñar.

    Sí, el método científico es claro, nunca nada es seguro al 100%, y evidentemente los científicos deben aplicarlo con rigor, pero es necesario distinguir (sobretodo en el sistema educativo) lo que son conocimientos de lo que no lo son. El diseño inteligente niega esos conocimientos con el objetivo de adoctrinar en algo que es evidentemente falso.

    En EEUU hay muchos colegios que enseñan el creacionismo en la clase de biología. Pues ala, más jóvenes ignorantes que llenarán el mundo.

    No se porque molesta tanto la palabra prohibición, pero si creéis que hacen bien en ese país no prohibiendo el creacionismo (lo que hacen es divulgarlo), entonces nunca vamos a estar de acuerdo.

    ResponderEliminar
  56. Soy el anónimo de las 11:11. Decir que ahora suscribo 100% lo dicho por Josu.

    Pero creo que se ha perdido de vista el anuncio: NO es un ataque a los homosexuales, sino a ciertas ideas. Cito a Jiménez Losantos: "Ilustran la autopromoción unas imágenes del carnaval zeroliano que, en opinión de grupos homosexuales como Colegas, trivializa [se refiere al carnaval] sectariamente una fecha reivindicativa".

    ¿Es el matrimonio un derecho fundamental? El artículo 32.1 de la Constitución Española de 1978 es meridianamente claro: "el hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio con PLENA igualdad jurídica". En el mismo sentido, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictó sentencia recientemente a favor de Austria: http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=17413&id_seccion=21. Para lo demás, excepto la adopción, ya estaba la unión legal de hecho.

    Y si lo fuese. ¿De qué otros "derechos fundamentales" no se puede hablar? ¿De la educación pública? ¿De la sanidad pública? ¿Del aborto? ¿De los derechos de los trabajadores? "Criticar" a alguien "por ser homosexual, mujer o de otra raza/etnia" está (o debería estarlo) amparado por la libertad de expresión. En otro caso, deberíamos prohibir libros como "Los hombres son de Marte y las mujeres de Venus", por no hablar de los chistes de leperos, gallegos, catalanes.

    En una sociedad abierta, se puede hablar de casi todo (casi: ilegalización del brazo político de ETA). En una sociedad totalitaria, alguien decide qué hechos no se pueden discutir porque son "objetivos" y qué doctrinas no se pueden enseñar porque son "falsas". En su momento, era un hecho objetivo que la Tierra era plana, y no hace tanto que la doctrina verdadera era la católica. Uno de los aspectos más importantes de la libertad de expresión es precisamente el derecho a cuestionar "hechos objetivos" y "doctrinas verdaderas".

    Y si no estamos de acuerdo con lo que dice el otro, usamos nuestra libertad de expresión.

    ResponderEliminar
  57. Te aclaro lo de libertad de expresión. Intentaré no utilizar las palabras "sentido común" esta vez.

    Una cosa es opinar y otra es fomentar. Yo creo que debe ser perseguido cualquier tipo de fomento de la religión, de la violencia y de la discriminación.

    ResponderEliminar
  58. El problema está en dónde paramos, Pup. Los escépticos de lo paranormal suelen protestar por la omnipresencia de programas dedicados a los ovnis, la futurología, las pirámides mayas y un larguísimo etcétera, pero muy pocos de ellos piden su prohibición -lo que no impide a los fanáticos de lo paranormal llamarles "inquisidores" entre otras lindezas. Yo me quedo con una frase muy repetida por Escohotado: "El griego piensa que la verdad se defiende por sí misma; que sólo el error precisa apoyo, y que debe sucumbir pronto o tarde todo cuanto no resista el juicio ecuánime del entendimiento."

    Mis límites para la libertad de expresión, aparte de las claras incitaciones a hacer daño a terceros son gritar falsamente "fuego" en un teatro abarrotado y llamarle a alguien hijo de puta o similar en el salón de su casa.

    ResponderEliminar
  59. Pups, que yo sepa en España no está prohibido divulgar falsos conocimientos (véase el texto anterior de Rosie sobre la homeopatía).
    De hecho, hay un porrón de gente forrándose vendiendo falsos remedios para todo tipo de enfermedades.
    Pero ahí es fácil argumentar que es posible limitar la libertad de expresión porque el daño que se puede causar es muy claro y directo (económico, si simplemente se toma un placebo inofensivo; a la salud o la vida, si se dejan de aplicar otros remedios). (La libertad de expresión no protege la estafa).

    Le tengo miedo a las prohibiciones, claro, porque en general no me fío del estado, ni del gobierno, y creo que hay que tenerlo siempre vigilado y limitado, en lo que podamos. Tienen un poder gigantesco, y hay que estar siempre vigilantes ante sus abusos.

    ResponderEliminar
  60. No había leído lo de prohibir cualquier fomento de la religión.

    Pues eso creo que sí que te coloca defendiendo una postura que está fuera de la Constitución y de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que recoge lo que es comúnmente percibido como la expresión máxima de nuestros valores occidentales.

    Ten cuidado, no venga el gobierno a ponerte una multa por fomentar el odio contra las religiones.

    ResponderEliminar
  61. ¿Como "que debe ser perseguido cualquier tipo de fomento de la religión"? No, si hay gente a quien le molesta la libertad de expresión. Por no decir que el marxismo es una especie de religión.

    Antes que Escohotado, ya lo dijo John Stuart Mill defendiendo la libertad expresión de los herejes.

    ResponderEliminar
  62. En relación con el anónimo de las 11:11 y las 21:36 (anónimos del mundo, por Dios, escoged algún pseudónimo, aunque sea ocasional, cuando escribáis, todo sería más fácil) y con el tema de los judíos y negros que ha salido más arriba: no hay que irse tan lejos.

    En España no tenemos una minoría negra ni judía, pero sí, de siempre, otra, la gitana, muy importante y muy poco discutida. ¿Cómo se les representa en los chistes, en las películas, en los sketches de televisión, en las series? ¿No encontrarán muchos de ellos denigrante que los de su etnia aparezcan tan a menudo como pequeños delincuentes, violentos, incultos, y otras lindezas? Seguramente sí.

    Se resuelve eso con prohibiciones?? Pues yo creo que no. Se resuelve con activismo, por su parte y con sensibilidad, por la nuestra.

    ResponderEliminar
  63. John Stuart Mill, Sobre la libertad: "Por positiva que pueda ser la persuasión de una persona no sólo de la falsedad, sino de las consecuencias perniciosas de una opinión —y no sólo de estas consecuencias perniciosas, sino para adoptar expresiones que terminantemente condeno de su inmoralidad e impiedad—, si a consecuencia de este juicio privado, aunque esté apoyado por el juicio público de su país o de sus contemporáneos, prohíbe que esa opinión sea oída en su defensa, afirma quien tal haga, su propia infalibilidad. Y esta presunción, lejos de ser menos reprensible o peligrosa, por tratarse de una opinión que se llama inmoral e impía, es más fatal en este caso que en cualquier otro".

    A veces me pregunto si avanzamos o retrocedemos.

    ResponderEliminar
  64. ¿Pero desde cuándo la izquierda defiende la libertad de expresión? En este país, y desde hace años, las únicas conferencias universitarias reventadas, algunas de ellas a sopapo limpio, son las de los ponentes considerados "de derechas"; los gobiernos regionales del PSOE fueron los primeros en instaurar organismos de control político que vigilan qué se dice y cómo se dice no sólo en los medios públicos, sino también en los privados; los insultos de "franquista", "derechista" y "fascista" se utilizan con tanta asiduidad contra todo aquel que no demuestra sumisión ciega a los dogmas de la izquierda que ya provocan hasta risa...
    Quizá va siendo hora de que a la izquierda se la empiece a juzgar no por lo que dice ser, sino por lo que hace en la práctica, es decir amedrentar, amenazar, prohibir, censurar... En resumen, satanizar e intentar controlar al que no opina como ella.

    ResponderEliminar
  65. ¿Pero desde cuándo la izquierda defiende la libertad de expresión? En este país, y desde hace años, las únicas conferencias universitarias reventadas, algunas de ellas a sopapo limpio, son las de los ponentes considerados "de derechas"; los gobiernos regionales del PSOE fueron los primeros en instaurar organismos de control político que vigilan qué se dice y cómo se dice no sólo en los medios públicos, sino también en los privados; los insultos de "franquista", "derechista" y "fascista" se utilizan con tanta asiduidad contra todo aquel que no demuestra sumisión ciega a los dogmas de la izquierda que ya provocan hasta risa...
    Quizá va siendo hora de que a la izquierda se la empiece a juzgar no por lo que dice ser, sino por lo que hace en la práctica, es decir amedrentar, amenazar, prohibir, censurar... En resumen, satanizar e intentar controlar al que no opina como ella.

    ResponderEliminar
  66. El derecho a la libertad de expresión queda ejercido en cuanto se acaba de decir la opinión, idea o insulto.

    Nadie les impidió dar el mensaje, con lo que la libertad de expresión quedó salvaguardada en todo momento.

    Pero existen delitos de opinión, y eso viene después. Los delitos de apología (defender la comisión de cualquier delito) vienen en el código penal también.

    Es decir, la libertad de expresión está siempre ahí, pero también las cuerdas en las ferreterías... no vayas a ahorcarte con lo que dices.

    ResponderEliminar
  67. Dices con ironía que el gobierno podría ponerme una multa :). JAJA

    Perdonadme por no seguir el manual de la Declaración Universal de los Derechos Humanos a la hora de pensar :).

    Creo que la religión es un problema monumental, y creo sinceramente que debe ser apartada de la sociedad.

    Estoy fuera de la constitución también? XDD.

    Es importante saber diferenciar las cosas. Querer la desaparición de la religión no equivale a la desaparición de las personas. No quiero que se mueran ni que vivan en la calle, ni que no puedan entrar en la escuela, ni que no puedan casarse.

    A ver, yo hablo de cosas muy concretas, no de prohibirlo todo, no de seguir mi moral ni nada de eso. Creo que hay cosas muy básicas, como la religión al violencia y la discriminación, que van a parte. No habléis de homeopatía y de todos los males de la sociedad. NO quiero imponer mi moral.

    Dices que no te gustan las prohibiciones de los gobiernos. Evidentemente una prohibición debe ir acompañada de un sistema educativo que desgraciadamente no tenemos. Pero si no es el gobierno quien se encarga de todo esto, como lo combatimos? Activismo? El mundo no puede mejorar demasiado así.

    Le auguras un buen futuro al sistema educativo de los EEUU?
    Y al español?

    La divulgación científica llega a mucha menos gente que la divulgación de las religiones.

    ResponderEliminar
  68. Finísima lógica jurídica la del anónimo anterior: según su razonamiento, el asesinato no está prohibido en España, porque asesinar, lo que se dice asesinar, puedes hacerlo con total libertad. Lo que pasa es que luego te meten en la cárcel.
    Pues mira, no: si multas a alguien por expresar su opinión, estás violando su derecho a la libertad de expresión.

    ResponderEliminar
  69. Pups.

    Artículo 16.1 de la Constitución Española.- Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos (...) sin más limitación (...) que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.

    ¿Estás fuera de la Constitución Española? Respóndete tú mismo. En todo caso, la libertad de expresión te permite decir que la religión "debe ser apartada de la sociedad".

    ResponderEliminar
  70. Earnest. Bufff. Creo que lo dejo por hoy, debe ser que me explico muy mal porque flipo con las respuestas.

    ¿Sabes lo que significa esto ""XDD."" Earnest?.

    ResponderEliminar
  71. (soy un anónimo nuevo, y a estas horas no está uno para inventarse pseudónimos)

    Flipo con el post, flipo con los comentarios, y flipo con quienes defienden la equidistancia en el caso del diseño "inteligente". Señores, el diseño inteligente es un creacionismo con toque de marketing, igual que la homeopatía es un timo de los gordos. ¿No están ustedes de acuerdo?. Demuéstrenlo. Como se demostró la teoría de la evolución. ¿No están de acuerdo con ésta?. Refútenla. Pero en uno u otro caso: método científico. La palabrería sobran.

    ¿Que la libertad de expresión da derecho a decir por ahí que la teoría creacionista AKA diseño inteligente es la verdad?. Cojonudo. Pero NO en las escuelas. Y lo mismo con la religión: libertad de expresión, toda la del mundo (mientras no choque con mis libertades, claro), pero fuera de la escuela, ya.

    En cuanto a los dos casos, son muy distintos: lo de intereconomía es de coña, el 80% de la programación debería conllevar sanciones por el odio que destila, pero no por el ministerio de industria del inútil Sebastián, no, sino por un juez que así lo decida (y si no lo decide, pues estarán en su derecho entonces de soltar las barbaridades que quieran). En cualquier caso, al que tendrían que empapelar es al (aquí va un adjetivo que ya no pongo porque sobrepasa la libertad de expresión) tipo que el otro día llamaba "zorra", "puerca" y demás historias a la consejera de sanidad catalana. "Me calenté y se me escapó" no vale como excusa. Tendría que ir al juzgado, actuando el fiscal de oficio.

    Lo de Krahe, sin embargo, es una encerrona. Pero es que aunque no lo fuera, hubiera ido él al programa con el vídeo bajo el brazo y lo hubieran echado enterito, ¿qué coño es eso de ofensa a la religión?. Si yo creo en Dios, me importa dos cojones que un pazguato se cocine a mi mesías. Y si a mi Dios le importa, pues vaya birria de dios. Lo que pasa es que ahora el Rouco ha visto cómo los islamistas radicales tienen a todo el mundo acojonado y se empieza a censurar la libertad de expresión para no buscarse problemillas, y se quiere hacer con su parte del pastel, a base de victimismo en vez de terrorismo, eso hay que reconocérselo.

    El artículo que condena las "ofensas" a la religión es el auténtico censor de la libertad de expresión aquí. Como lo es la condena al del juego de las hermandades andaluzas. Y los otros 20 casos similares que ya no puedo recordar. Ole por las ofensas a lo intangible!. Ahora fundo yo la religión de los árbitros y toda crítica a los árbitros es una crítica a mi religión, y por tanto va contra la libertad de expresión, ¿no te jode?. Ahora resulta que me tengo yo que callar lo que opino porque un porcentaje de la población cree en la magia.

    De coña. Cada vez peor en este país.

    ResponderEliminar
  72. Josu, un post off topic redondo. Y como muestra la ristra de comentarios, necesario. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  73. En España está naciendo una nueva profesión: la de "ofendido profesional". Gente que no tiene nada más que hacer en esta vida que buscar a diario ofensas en anuncios, televisiones, revistas... ¿Que ven una niña en un anuncio de ropa infantil? Incitación a la pederastia. ¿Que se pone en duda el buen gusto de un evento como el día del orgullo gay? Homófobo. ¿Que aparece una mujer en una anuncio de lavadoras? Machismo. ¿Que se opone la "normalidad" de una familia de paella dominguera a la "rareza" de un tipo con plumas en la cabeza? Fascismo.
    Creo que los ciudadanos "normales", y utilizo la palabra "normal" en el sentido de "ser humano racional, sea gay, hetero o adorador del zapato izquierdo", deberíamos empezar a plantar cara, activamente, contra estos nazis del pensamiento. Llevamos unos años dejándoles pasar todas sus neuras, obsesiones y amarguras existenciales, y el resultado ha sido un estado de excepción ideológico en el que sectas de ofendidos profesionales, a cual más paranoica, tienen la sartén por el mango con la ayuda de los organismos de censura y los comisarios de lo políticamente correcto.
    Hay que empezar a luchar de nuevo por la libertad contra los nazis de lo políticamente correcto, que en este país, por desgracia, son inmensa mayoría. O se nos comerán por los pies.

    ResponderEliminar
  74. En mi opinión el video de intereconomía no critica ni denigra a los homosexuales. Critica el día del Orgullo Gay, critica que esa fiesta sea subvencionada con dinero público, como podría criticar lo mismo de la fiesta de los toros. Critica que haya personas que actúen como locazas, vivan de determinada forma, tengan cierta visión de la vida y puedan servir de ejemplo para los demás.
    Critican una fiesta y una forma de vida, no a un colectivo como los homosexuales.
    Pero es mucho mejor decir que no aceptan la homosexualidad. Queda mejor a la hora de poder criticarlos.
    No se si la aceptan o no, pero en ese vídeo cualquiera de las personas "normales y corrientes" podrían ser gays o lesbianas pero tienen un comportamiento mucho más acorde con las ideas editoriales de la cadena.
    Confundís lo que se critica.

    ResponderEliminar
  75. Totalmente de acuerdo con Juan23: creo que se está criticando más el histrionismo de la fiesta (por el lado estético) y el hecho de que se subvencione un evento en el que participa una parte muy pequeña de la sociedad (por el lado político) que la homosexualidad en sí, que creo que a los señores de Intereconomía les debe importar en sí bastante poco. En todo caso, creo que están criticando el poder desproporcionado que han obtenido los lobbys gays en España en comparación con su poca representatividad social. Recordemos que estos lobbys, junto con los lobbys feministas, han conseguido que las leyes españolas castiguen un mismo delito con penas diferentes en función de si el que lo comete es un hombre o una mujer. Vamos, que han logrado torearse la Constitución.
    Pero es que aunque el mensaje fuera "estos gays son unos payasos y no quiero que se me quite dinero de mi bolsillo para financiarle los condones a un tipo que se pasea en calzoncillos delante de mis hijos", ¿qué pasa? ¿Es que no se puede opinar eso, se esté o no de acuerdo con ello? Me gustaría saber cuántos de los que se escandalizan por el vídeo de Intereconomía estarían dispuestos a financiar de su bolsillo, voluntariamente, año tras año, este sarao.
    Por lo visto, la libertad es sólo para que la disfruten ellos. Los demás, a pagar y a callar. Y ojito con criticar, que te califican de "fascista cargado de odio".

    ResponderEliminar
  76. Muy acertado este post. Sé que es muy difícil respetar todas las opiniones, sobre todo las diametral mente opuestas a la nuestra, pero eso es la libertad de expresión. Si lo que queremos es un mundo en el que sólo escuchemos lo que nos interesa oir, acabaremos volviendo a la caverna de Platón.

    La prueba impírica de la falta de entendimiento de lo que significa la libertad de expresión se ha podido ver en algunos de los comentarios. Ante los ejemplos mostrados, cada uno ha tratado de ponderarlos a su manera, justificando la libertad de expresión para el ejemplo que más se acerca a sus ideales y censurando vehementemente e incluso con indginación el ejemplo opuesto a sus ideas.

    Los grandes conflictos sociales y políticos entre diferentes bandos (cada uno que piense el primero que le venga en mente) siempre se caracterizan porque en cada bando se ignoran los errores (y delitos) que comenten aquellos con ideas afines, mientras que se censuran y criminalizan los errores (y delitos) que comenten los integrantes del bando opuesto.

    La libertad de expresión consiste en permitir a tus adversarios exponer sus ideas por muy equivocadas que creas que sean, para luego poder rebatirlas desde la palabra. Si directamente, censuras a tu adversario (aunque lo que diga sea totalmente equivocado) estarás comentiendo tú con "tus formas" el mismo error que él con "su contenido".

    Siempre me vienen en mente las dicusiones políticas con un antiguo compañero de trabajo muy acérrimo a los ideales de un determinado partido político.
    Cúando salía la noticia de que un concejal de una ciudad había sido imputado por delitos urbanísticos, siempre la primera pregunta que te hacía era "¿De qué partido?". Entonces según fuese de uno o de otro, el discurso era diametralmente opuesto: O bien los mayores insultos a él y a su partido o bien la defensa de la presunción de inocencia y hasta el clásico "Sí, pero los otros roban más". Un día se me ocurrió tomar una noticia similar y modificarla cambiando el partido político del implicado. La situación fue totalmente surrealista y nadie podía dar crédito a sus palabras.

    ResponderEliminar
  77. Hola Josu, debe ser que hay veces que me explico como un libro cerrado porque yo en ningún momento he querido expresar lo que tu dices que se deduce de mis palabras, así que voy a intentar ser lo más claro posible:
    1. En mi opinión la libertad de expresión, como cualquier otra libertad debe tener un limite, eso si, como cualquier otra libertad, ese límite debe ser muy ancho, y solo se debe coartar la libertad en casos extremos.
    2. Los jueces deben ser los encargados de decidir lo que debe ser censurado en base a unas leyes.
    La pregunta ahora es: ¿Donde ponemos la linea? y aquí es donde creo que me he expresado mal. Yo he dicho que se debe hacer una división entre lo objetivo y lo subjetivo. Dentro de lo objetivo entrarían cosas como la raza, la tendencia sexual/sexo, nuestro físico (discapacidades etc), y cosas demostradas cientificamente más generales. Y dentro de lo subjetivo: opiniones, comportamientos, religiones, etc.
    Lo que NO he dicho es que todo lo que se desvíe minimamente en cuanto a las cuestiones objetivas deba ser censurado. Es más creo recordar que he escrito que solo se debe censurar en casos extremos y siempre debe ser un juez el que lo haga.

    He comentado lo de subjetivo y objetivo por dos cosas: Por una parte para diferenciar los dos casos que comentas en tu artículo y por otra, porque una de las razones que tu has dado por la que se debería permitir el video de Intereconomia es que cualquier medio de comunicación (en realidad cualquier persona) por el hecho de expresar un opinión crea un debate y los debates son buenos porque hacen avanzar la sociedad. Y estoy de acuerdo, pero siempre y cuando los debates sean reales. Decir que los homosexuales no son "normales y corrientes" no crea ningún debate. Es cierto que hay dos posturas:
    Postura 1: Los homosexuales son normales y corrientes
    Postura 2: Los homosexuales no son normales.
    Lo que ocurre es que lo que es que cualquiera de las dos posturas son demostrables objetivamente. Y ¿por qué este es un hecho objetivo? Pues porque hay una forma sencilla de llegar a una conclusión unica e inequivoca. Por ejemplo: los que apoyan la postura 2 la basan principalmente en dos hechos:
    1. la homosexualidad es una enfermedad: si quieren demostrar esto deberían publicar algo demostrable en un revista cientifica, que varios laboratorios a nivel mundial pudieran comprobar que los resultados publicados son correctos, que se pudierán repetir los experimentos, etc.
    2. La homosexualidad es anti-natural: En este caso deberían demostrar que numerosas especies de animales tienen especimentes homosexuales no por naturaleza, sino por la misma enfermedad que tiene el ser humano.
    Ahora hay dos opciones, que demuestren estos dos puntos o que no los demuestren, si los demuestran, ellos tienen razón no hay debate, es una enfermedad, y por lo tanto en lugar de darles derechos equivalentes a los que tienen las personas "normales" lo que hay que hacer es curar su enfermedad. Si no lo demuestran no tienen razón, por lo tanto son personas normales, sin ninguna enfermedad, ni embrujo, ni antinaturalidad y por tanto tampoco hay debate.

    Respecto a lo del diseño inteligente, efectivamente, puede ser rebatido, pero no mediante un debate público, sino mediante pruebas objetivas, exactamente igual que la enfermedad que provoca la homosexualidad. Una cosa es que algo no sea debatible, y otra cosa diferente es que haya que censurar todo lo que no sea debatible.

    Por mi parte, Me gustaría terminar con el tema porque me parece que no hago más que repetirme. He de decir que, ahora, después de leer tus comentarios, entiendo algo mejor tu postura, pero aun así no la comparto, por mucho que haya que defender la libertad de expresión, un medio de comunicación no puede fomentar la discriminación de un grupo de personas por su orientación sexual, ni mucho menos llamarlos implicitamente anormales. Un saludo, y encantado de haber intercambiado ideas contigo.

    ResponderEliminar
  78. Óscar
    Yo también creo que he expuesto de sobras mis ideas y que no añadiría mucho rebatirte.
    Lo bueno de estos debates online es que uno puede darle al "replay" cuando quiera y quedan ahí para que un lector que venga después vea todas las posturas.

    ResponderEliminar
  79. Bravo por Josu y por su valentía al publicar su opinión. Totalmente de acuerdo con él.

    Cierto es que la línea es muy fina, pero en caso de duda debe de prevalecer la libertad de expresión. Que también incluye la libertad de expresar críticas (merecidamente en mi opinión) hacia Intereconomía por este anuncio. Es lo que nos hace más fuertes como sociedad y nos permite avanzar. Lo contrario nos expone y somete al mandamás de turno. ¿En qué países y épocas se ha restringido más la libertad de expresión? Sólo este dato nos debería bastar para ver cuan valioso es este derecho.

    ResponderEliminar
  80. Al hilo de lo que dice pululante:
    Y otro tanto consigue la prensa, la cual, por ejemplo, ha convencido a los ciudadanos de que “hay que respetar todas las opiniones”, cuando lo único que hay que respetar es que todo el mundo pueda expresar la suya. Pero una vez expresadas, todas pueden ser objeto de crítica, irrisión, desprecio, denuesto, sátira o diatriba. Yo tengo derecho a decir que tal o cual opinión me parece una majadería, o racista, o machista. A lo que no lo tengo es a impedir que nadie suelte la suya. Son cosas muy distintas que se tienden a confundir, y por eso son frecuentes los lectores que me acusan de “insultar” si tildo de necedad tal o cual postura, y me recriminan que “falte al respeto” a quienes no piensan como yo. Todo el mundo puede decir lo que quiera, faltaría más, pero también todo el mundo puede opinar lo que quiera sobre lo que dicen los demás. Y todo el mundo puede opinar, desde luego, que las necedades enormes las estoy soltando yo.
    16 de marzo de 2008 El pisito

    Tengo la impresión de que muchos de los que abogan por el "respeto" a toda costa son los mismos que, a la primera de cambio, abogan por la censura.

    ResponderEliminar
  81. Lo siento mucho, pero sigue sin convencerme la argumentación de Josu. Hay cosas que me chirrían. No he leído minuciosamente todos los comentarios por falta de tiempo pero creo entender dónde se produce el enfrentamiento de posturas, espero no repetir lo argumentado o no preguntar algo ya respondido.

    Mi problema con la argumentación en la que se basa el artículo es que creo que se debe respetar el derecho a que todas las personas expresen su opinión, pero que aún así, hay opiniones que no son respetables. Intereconomía ya ha expresado su opinión con ese anuncio pero al estar ese anuncio en contra de un derecho tan fundamental como el de la dignidad de los homosexuales ha sido multada y se ha dejado de emitir el anuncio.
    A mí me parece que si se publicara en la televisión un anuncio en el que se reiterase una visión degradante de mi vida exigiría la multa y la retirada, y todos haríamos lo mismo, creo yo.

    Sin embargo estoy de acuerdo con Krahe, si el mismo anuncio fuese en contra de mis ideas políticas o religiosas pondría la libertad de expresión por delante (aunque lo criticaría, y argumentaría en contra). En conclusión, creo que es distinto atacar la dignidad de unas personas que atacar su ideología y que el derecho a la dignidad de la persona (considerarla inferior al resto de personas "normales y corrientes") está por encima del derecho a la libertad de expresión.

    Off-topic:Felicidades por el blog, sinceramente genial, especialmente cuando se rebaten falacias matemáticas tan obvias como las que nos dejan caer los medios de comunicación.

    ResponderEliminar
  82. La libertad de expresión tiene ciertos límites que vienen recogidos en la constitución, entre ellos el derecho al honor.

    Lo que a mi me parece es que no tenéis muy clara la distinción entre personas de un lado, y símbolos e ideologias de otro.

    En el vídeo del crucifijo no se insulta a ningun católico, no se habla de cocinar católicos, etc.
    Se coge un objeto y se hace una sátira con él.

    En el vídeo del orgullo se está insultando (porque todos sabemos que es un insulto, lo de hablar de gente normal en contraposición al orgullo resulta bastante evidente) a un colectivo de personas.
    No se hace una crítica a la ideologia de ese colectivo, o a algún simbolo de ese colectivo.

    Sinceramente, creo que la diferencia es manifiestamente clara.

    ResponderEliminar
  83. Sólo hay que ver cada noche El nIntermedio para observar la burla, y ridiculización continua de la iglesia y los católicos como han hecho siempre los totaliztalismos: usar el humor y la caricatura del otro para machacar al enemigo en la opinión pública. Eso sí me parece mala praxis periodística... y totalmente impune para estos consejos de la moral pública.

    ResponderEliminar
  84. ¡Ánimo Josu y enhorabuena por tu cordura! Pocas personas aplican como tu la célebre frase atribuida a Voltaire:
    "No estoy de acuerdo con lo que me dices, pero lucharé hasta el final para que puedas decirlo".

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  85. Si, hasta cierto punto6 de julio de 2010, 18:11

    Yo del Intermedio raramente veo algún trozo y siempre por internet. Pero me puedo quedar sentado si espero que La Sexta emita una campaña similar a esta, es decir, emita 300 spots difundiendo por ejemplo que detrás de cada cura hay un pederasta o que una secta de zombies obedientes llamada opus dei trata de dominarnos desde las sombras. Aunque del opus puede que el autor de este blog sepa más que yo, ya que según parece mantiene alguna relación con la Universidad de San Antonio, según el mismo explica. En cualquier caso como en el código de circulación se puede circular mal pero siempre hay un punto en el que de circular mal se pasa a circular de forma temeraria y poniendo en riesgo a los demás. Y en esto es en lo que parece esforzarse intereconomía. Me parece más que razonable la sanción administrativa aunque termine ganando el recurso por falta de legislación especifica para esta materia o por la inexistencia de un consejo audivisual como el que existe en Cataluña con la consiguiente regulación sobre el sector.

    De otro lado quiero negar que exista ningún lobby gay, ni que el voto individual de los gay sea sustantivo absolutamente para nada. Algunos partidos visibilizan a gays en sus cuadros para suscitar simpatías en el grupo electoral al que se dirigen pero en España no es un grupo de presión ni de lejos. (tal vez lo sea en California, no sé). Los lobbis son el de las empresas de energia, el de las grandes superficies... ese tipo de cosas. Por último solo mencionar que una activista lesbiana en Ceuta ha sido brutalmente agredida, pero agredida de verdad no como el señor Hermann Tertsch.
    Y como regalo un video de Querido Antonio .
    http://www.youtube.com/watch?v=ozL6CQzxjKU

    ResponderEliminar
  86. Si, hasta cierto punto...
    Me has pillao, soy del Opus. Por eso he puesto el video de Krahe, y digo que me parece muy mal que se impida difundir un video así. Es que es un vídeo muy como de gente del Opus, verdad??

    Lo de la Universidad de San Antonio, me hace mucha gracia. Al principio no sabía de qué hablabas. Luego ya he visto que es la Universidad Católica de Murcia. Tengo con ella un contacto intensísimo: fui allí una vez a dar una charla. Hace año y medio. No sé cuánto habrás tardado en espigar mi blog en busca de ese dato crucial que ya, claro, lo desvela todo!!!!

    Si indagaras un ratito más igual verías, no sé, que me han entrevistado hace poco en Gara (es que además del Opus, soy filo-batasuno), di el premio malaprensa 2009 al Abc (es que soy un rojo que no me tengo), y que el año pasado me metí mucho con César Vidal (soy ateo perdido) y con Almudena Grandes (porque también soy un facha).

    Ah, y también critiqué duramente a Telemadrid por la transmisión vergonzosa de las manifestación contra el matrimonio gay (es que soy del Opus, filobatasuno, rojo, ateo, facha y pro-gay).

    Qué pena me da que haya tanta gente tan metida en su tribu que no sea capaz de imaginar que se puede vivir sin pertenecer a ninguna.

    ResponderEliminar
  87. Entre totalitarios oficiales anda el juego. nada nuevo bajo el sol de un régimen carente de libertades politicas.

    ResponderEliminar
  88. Respecto al tema de la discriminación y el Código Penal: Que a alguien no le guste una ley no le exime de su cumplimiento. A mí no me gusta pagar impuestos, y los pago. El hecho de que tú opines que tal o cual cosa no debería ser sancionable (opinión perfectamente legítima, por supuesto), no implica que las sanciones de marras, tanto a Intereconomía como a Javier Krahe, estén bien puestas y se ajusten a lo previsto en la legislación. Todos los derechos y libertades tienen niveles de aplicación. No es lo mismo que yo opine, charlando con un amigo en un bar, que determinada lideresa (de cuyo nombre no me acuerdo por un súbito ataque de amnesia cannábica) es una hija de la gran puta, por ejemplo, que si yo manifiesto dicha opinión en un medio de comunicación. En el primer caso estaría haciendo uso de mi derecho a expresarme en privado como me dé la gana, pero en el segundo pasamos al ámbito de lo público, y probablemente estaría cometiendo un delito grave de injurias.

    En cuanto a tu súbito ataque de erudición filológica, me imagino que para permitirte el lujo de enmendarle la plana a la Real Academia debes tener bases sólidas y un profundo conocimiento filológico. Sugiero que presentes tu candidatura para ocupar uno de los sillones libres en dicha vetusta organización.

    ResponderEliminar
  89. Buenas,

    La entrada podría tener alguna validez si no fuera porque está basada en un artículo de prensa. Y todos podemos decir sin duda que hacer eso es un error ya que demasiadas noticias o son falsas, o están recortadas o modificadas hasta volverlas irreconocibles.

    Creo que lo corrécto hubiera sido ir al auto de resolución y leer en primera persona lo que haya llevado al juez a imponer semejante multa.

    Callendo en el prejuicio más clásico, sabiendo que es Intercomnomia una de las televisiones más manipuladoras y, diréctamente, mentirosa que tenemos en el espectro radiofónico nacional, seguro que se lo merecen.

    ResponderEliminar
  90. No sé si actitudes como la de Josu son tan raras como parece a simple vista (quiero creer que no) o si el griterío de los amigos de la libertad de expresión selectiva (a favor de la censura cuando el censurado no es de su cuerda y en contra cuando sí lo es) es tan atronador que tapa las voces que más merecen ser escuchadas.

    Excelente respuesta al tontolaba del Opus, Josu.

    ResponderEliminar
  91. Pues yo no veo burla, es una crítica más que razonable, como podría haberse hecho con el carnaval brasileño, por ejemplo.

    A mi lo del orgullo gay me parece una idiotez. La tendencia sexual no nada para estar orgulloso, aunque tampoco para avergonzarse, el caso es que no es ningún mérito.

    ResponderEliminar
  92. Quizá merezca la pena hacer un seguimiento del Consejo audiovisual de Andalucía

    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Expediente/television/local/falta/neutralidad/elpepusoc/20100730elpepisoc_5/Tes

    ResponderEliminar
  93. Dice Óscar que se puede criticar lo que se HACE, dice o piensa, pero no lo que se ES. Asumido esto, el problema es que yo no veo que el vídeo de Intereconomía critique el SER gay, sino lo que HACEN en el día del orgullo gay. Igualmente sería para ellos criticable un desfile del orgullo hetero en el que tíos y tías se vistiesen de forma provocativa y representaran acciones obscenas. Tú puedes estar o no de acuerdo con esta opinión, pero en cualquier caso es una opinión sobre una acción, no sobre una forma de ser

    ResponderEliminar
  94. De todas formas hay una diferencia de intenciones entre ambos vídeos. El de Interconomia, plantea el total desacuerdo en que con dinero público (de todos) se subvencione el circo que montan en Madrid, y luego se podría discutir si la forma de hacerlo ofende en mayor o menor grado, sin embargo, el cocinar al cristo, se hace con una "única" intención de ofender, ridiculizar o molestar. Vamos, es como a la hora de matar un animal, si se hace para comer o como puro recreo.

    ResponderEliminar
  95. TOtalmente de acuerdo con Josu, por este camino vamos directos a la reedición del No-do,versión socialista. El anuncio de intereconomía ni siquiera dice que los homosexuales en su conjunto no sean normales, sino aquéllos que parece que necesitan estar las 24 horas del día mostrando sus genitales para expresar su orgullo por ser homosexuales...Pues qué queréis que os diga, estoy de acuerdo, la fiesta del orgullo gay me repulsa. Y por mucho que digan los censores del régimen postfranquista, ni por asomo soy homófobo.

    ResponderEliminar

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.