7 de abril de 2011

Bienvenidos, nuevos lectores

La coincidencia de dos citas en Meneame.net y en El País llevaron ayer a Malaprensa a un absoluto récord de visitas. Me gustaría invitar a todos los lectores que lleguen aquí de un modo u otro a darse un garbeo por la página, más allá de las últimas entradas, que no son demasiado representativas, al estar centradas en faltas de ortografía, llamativas, pero que no son un tema del que me suelo ocupar.

Les sugiero algunas de mis entradas de este año que encajan más con lo que me gusta hacer en Malaprensa:

16 comentarios:

  1. Nuevo suscriptor ipso-facto! Buena caza.

    ResponderEliminar
  2. Con que criticando las faltas de ortografía... Has perdido a un hoygan

    (es que yo vengo desde un enlace de mimesacojea.com)

    ResponderEliminar
  3. Ya van dos veces este año que te pillan con entradas poco representativas. :)

    ResponderEliminar
  4. Sí, tengo mala puntería. Hago cosas "raras" justo cuando más gente viene a mirar.

    ResponderEliminar
  5. Felicidades, me ha gustado mucho. Seguiré echándole un ojo periódicamente.
    Saludos de parte de un filólogo.

    ResponderEliminar
  6. Siempre me ha parecido poco amigable navegar por el archivo de esta página, que tengo enlazada en mi blog. Debería ser más fácil poder encontrar entradas antiguas por su título etc

    ResponderEliminar
  7. Óscar
    Sí, tengo ahí una cierta tarea pendiente que he ido postponiendo porque siempre hay cosas más urgentes.
    De todos modos, si sabes el título la búsqueda te tiene que dar buen resultado.
    Otra cosa son las categorías, que funcionan regularcillo.

    ResponderEliminar
  8. Yo soy de los lectores silenciosos, pero hace ya 2 o 3 años que leo todo lo que cuelgas. Lo bien que viene para tener un tema de conversación después :)

    Gracias por estar ahí, de vigilante de la prensa.

    ResponderEliminar
  9. Muy bien, Josu. Aunque no sea entradas representativas, ayudan a conocer tu labor habitual. 'Good job!'. Saludos, R

    ResponderEliminar
  10. Felicidades por el blog. Yo iba para filólogo y, de ahí, acabé en la música, tan relacionada con las matémáticas, Cuando explico algo a nuestros alumnos de la Escola Superior de Música de Catalunya (ESMuC), les prevengo de que, si no lo entienden, es culpa mía. La música es tan nuestra y tan humana, y por consiguiente tan fácil y evidente para el ser humano, que, si no se entiende, por fuerza ha de ser culpa de quien lo explica. Creo que lo mismo debe ocurrir con las matemáticas. También pienso que la clásica división entre ser de ciencias frente a ser de letras es falsa y está superada. Sin extenderme en los motivos, no creo, por ello, que el haberle pillado tratando de ortografía sea poco representativo. Pero, sin conocer aún a fondo su blog, le animo a una síntesis (entre "ciencias" y "letras"), si es que no la hubiera en él, que vaya más allá de la ortografía. Por ejemplo: ¿Qué opina un matemático como usted de la expresión "tolerancia cero", tan usada en los medios? Si la tolerancia se pudiera medir, ¿podría seguir llamándose tolerancia a la tolerancia cero? Hoy, en http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Violencia/elpepusoc/20110408elpepisoc_1/Tes , he llegado a leer "tolerancia supercero." ¿Qué es el supercero? ¿Tiene una explicación matemática, o ya no se sabe de qué estamos hablando, si es que alguna vez se supo? No lo sé pero intuyo, sólo intuyo, que los que emplean esas expresiones no saben de matemáticas ... ni de tolerancia. Pienso más bien que, con este tipo de expresiones, desenmascaran su intolerancia, su carácter autoritario, más allá de su desdén por las matemáticas, si es que lo hay, pues, si algo no se debe tolerar, se debería expresar de otra manera. Gracias por su respuesta. Un saludo cordial y muchas gracias por su blog, Paco Rubio

    ResponderEliminar
  11. Paco,
    Gracias por el mensaje pero supongo que la referencia en el artículo de El País te ha llevado a confusión sobre mí.
    No soy matemático. Soy profesor de Sociología, y soy "de letras" (en el sentido de que dejé las mates en 2º de BUP), aunque lo cierto es que sacaba mejores notas en matemáticas y en ciencias que en las asignaturas de letras.

    El tipo de errores que trato aquí no son de los que requieren grandes conocimientos de matemáticas, sino sólo los básicos de ESO.
    Por otra parte, sí, la distinción ciencias-letras es muchas veces engañosa.
    En cuanto a la "tolerancia cero" o "supercero". Evidentemente no se está pretendiendo hablar en sentido literal, matemático, sobre lo que significa el cero, cuando se dice "supercero". Es una invención lingüística discutible, que puede o no tener éxito, pero yo creo que no tiene nada que ver con cuestiones de matemáticas.
    En realidad, creo que quien defiende la "tolerancia supercero" quiere decir "menos que cero", es decir, "tolerancia negativa" o intolerancia. Que por otra parte, la expresión tolerancia cero ya implicaba.
    Pero como digo, esa es otra discusión.

    ResponderEliminar
  12. Gran descubrimiento. Queda usted incluido en mi lista de visitas periódicas.
    Como profesor de Contabilidad tengo para contar miles de historias sobre el nivel en nuestro país. Y mis alumnos son "mayores". Gente que se vuelve loca con una regla de tres o con un porcentaje.
    También he sido moderador de un foro. En esos sitios la gente escribe... bueno, no se le puede llamar escribir. Eso es aporrear el teclado. A mi me ficharon porque era de los pocos que ponía la "h" en el verbo haber.
    Te podías encontrar textos de 6 líneas sin una sola coma y la gente se quedaba tan pancha.
    También soy jugador de póquer, en donde se utiliza mucho la estadística y las matemáticas.
    Lo que no me ha gustado del artículo de El País es que han desvelado uno de mis mejores secretos ¡La de cañas y comidas que me he sacado por la jeta apostando a lo de los cumpleaños con 30 personas! Espero que no lo hayan leído muchos primos, jeje.
    Enhorabuena y perdón por el ladrillo.

    ResponderEliminar
  13. Sobre la tolerancia cero

    Muchas gracias, Josu, por su pronta respuesta y le pido disculpas por la confusión sobre su profesión. Mientras, he seguido adentrándome en su magnífico blog, por lo cual aprovecho para felicitarle aún más de lo que ya le había felicitado.

    En cambio, si en mi mensaje anterior le hubiera enviado "infinitas felicitaciones", ahora ya no le podría felicitar más. ¿Para qué? O aunque lo hiciera, sería vano. Pues lo mismo pasa con la "tolerancia cero" y la "tolerancia supercero". Creo que es usted muy generoso en la comprensión del uso de esa expresión, por lo cual parece que alberga usted poca tolerancia cero hacia la tolerancia cero, o sea, que es usted tolerante, lo cual le honra. Pero, si se habla de cero (o de supercero), entonces se habla de matemáticas, se quiera o no. Y el "supercero" no es lo mismo que los números negativos (o equivalente), como usted quiere comprender, sino que resulta una invención tan vacua y redundante (y engañosa) como la del "superinfinito". Ocurre que los que dicen "tolerancia cero ante esto" (normalmente, ante la violencia de género), lo expresan así para no tener que decir "seamos intolerantes ante tal cosa", que va más allá de prohibir o penar por ley esa cosa, pues ellos, como sumos sacerdotes (o sacerdotisas), se sitúan al elevado nivel ético de la tolerancia. Expresándose de esa manera, quieren dar a entender que no son intolerantes. Los intolerantes (en su opinión) son los demás.

    Todo este galimatías pertenece a lo que el autor de otro blog muy útil, el juez de menores de Granada Emilio Calatayud, llama nuestro complejo de joven democracia, que se resume en mucho hablar de derechos y poco de deberes. Y perversiones derivadas, como la de que, como ahora somos demócratas de toda la vida, parece estar prohibido prohibir (la intolerancia supone prohibiciones), o al menos queda feo, y más en un gobierno de izquierdas.

    Sin embargo, no hay nadie más prohibicionista que el que prohíbe prohibir, capaz de prohibir hasta la prohibición misma.

    En su afán por no tolerar, ¿qué le pasa a los tolerantes cuando, superada la tolerancia cero, quieren ser aún más intolerantes? Pues que tienen que inventar el supercero. Que ya nos anuncia el supersupercero, el requetesupercero y similares. Porque, para ellos, el cero no se sitúa entre el 1 y el -1, sino que, agotados todos los números negativos, superado el infinito, luego llega el cero, la tolerancia cero: hasta tal punto no se debe tolerar a los maltratadores, que equiparan a los terroristas.

    Y ciertamente que eso de ser maltratador es una cosa muy fea. Pero, para resolver un problema, lo primero que hay que hacer es plantearlo bien. Ni siquiera voy a entrar en ese asunto, que nos desborda, pues, una vez bien planteado el problema, también fracasaremos en su solución, si no calculamos bien en las operaciones necesarias a las que nos ha llevado el planteamiento, para lo cual hacen falta unas mínimas serenidad e intuición matemáticas. Y me parece que los conceptos matemáticos de la "tolerancia cero" no están claros, o pretenden esconder algo, Además, y como ya podía suponer "matemáticamente", no veo que la tolerancia cero esté resolviendo nada.

    Dirán las feministas adeptas al término que eso es porque en realidad no tenemos "tolerancia cero". A lo que se responde qu no está claro lo que ese concepto quiere decir, ni desde el punto de vista matemático, ni desde el punto de vista ético, e incluso ni siquiera desde el punto de vista legal.

    ResponderEliminar
  14. Sobre la tolerancia cero (continuación)

    ... "Tolerancia cero" es sinónimo de "intolerancia infinita" pero no se quiere decir así. Y ocurre que el lenguaje común funciona muy bien y no tiene ningún problema matemático, sino que, por el contrario la comunicación (estudiada con rigor matemático por la teoría de la información) se halla proporcionada matemáticamente a las mil maravillas, con su dosis perfecta de redundancias (información de más) y presuposiciones (información de menos). Así por ejemplo, eso que tanto se oye vulgarmente de "sube pa'rriba" y "baja pa'abajo" es más que correcto (participa tanto del "recte dicendi" como del "bene dicendi"), pues la redundancia añade fuerza a la expresión: no es lo mismo, en un determinado contexto, decir "sube pa'rriba" que sólo "sube". Como escribió M. McLuhan, nadie ha cometido jamás un error gramatical en una sociedad analfabeta. Pero, si en lugar de referirnos al lenguaje común, el que emplea habitualmente el pueblo, aludimos al llamado lenguaje políticamente correcto, al que pertenece la expresión "tolerancia cero", entonces ya es otra historia, pues entramos de lleno en el ámbito de la manipulación mediática.

    En efecto, como usted muy bien dice, "tolerancia cero" (o "supercero") no se pretende usar en sentido matemático. Pues eso precisamente es lo criticable y lo que me pone en guardia: que se utilicen las matemáticas (pues el cero es un concepto matemático), una vez más, para pervertir, para manipular o confundir. Tampoco, como muy bien critica usted en el blog, los que se sirvieron, en una rueda de prensa, de una encuesta (que se elabora con ciertos criterios matemáticos) sobre antisemitismo, usaron las matemáticas con rigor (por ejemplo, comparando con otra encuesta). Elemental, querido Josu. Si hubiesen sido rigurosos, no habrían podido manipular.

    ResponderEliminar
  15. Buen blog. Hace algún tiempo que le sigo por Reader.

    un saludo
    Gabriel

    ResponderEliminar
  16. Y yo creía que era pesado.

    ResponderEliminar

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.