15 de junio de 2015

¡Que gobierne el más votado! ¿Pero en dónde?

El año pasado el PP lanzó el globo sonda sobre un posible cambio legal que haría que en los ayuntamientos fuera elegido alcalde automáticamente el cabeza de la lista más votada. Nunca hubo una propuesta formal, pero se circuló la idea de que la regla no se aplicaría a un escenario muy fragmentado en el que el primer partido tuviera pocos votos y/o su distancia con el segundo fuera pequeña. Se trataría de dar la alcaldía, sin posibilidad de pactos en contra, sólo a lo que serían ganadores claros. Y para determinar ese umbral se habló de partidos que tuvieran al menos el 40% del voto válido y que tuvieran una distancia de al menos el 5% respecto a la segunda lista. A esa situación la llamé yo "mayoría Rajoy" en una serie de entradas que escribí en el blog (uno, dos, tres) el verano pasado, en las que comprobé que en realidad los municipios en los que se ha dado ese tipo de mayorías son más bien pocos. Copio del tercer texto:
Resumo: en términos de población sólo alrededor del 17% de los españoles ha vivido en municipios en los que se daba esa doble condición (sin que el partido ganador obtuviera por la mecánica normal del sistema la mayoría absoluta de los concejales). Y de hecho, probablemente, en la mayoría de esos lugares, el alcalde habrá sido el cabeza de la lista más votada. En las elecciones de 2011, como mostré en la segunda entrada, fue exactamente así: el 64% de los aproximadamente seis millones de españoles que viven en municipios donde en 2011 se dio la "mayoría Rajoy" tienen un alcalde que pertenece a la lista más votada. Sólo 2,1 millones de personas (el 4,6% del censo de 2011) viven en municipios donde una reforma como la propuesta por el PP habría cambiado la filiación política del alcalde.
También pronosticaba entonces que el PP podía estar calculando que si en 2015 el PP y el PSOE bajaban, pero no mucho, tal vez la "mayoría Rajoy" se diese en más sitios, y afectase a más población, incluyendo algunas de las ciudades más importantes, y por eso estaban haciendo su propuesta. Lo cierto es que la propuesta se archivó, pero ahora tenemos ya los resultados (provisionales) de las elecciones municipales, como sabemos el PP ha sido desalojado de muchas alcaldías siendo el partido más votado, y revive, al parecer, la propuesta de reformar la ley electoral para que "gobierne el más votado" (aunque parece que ahora se da más peso a la opción de que, en lugar de ese automatismo, se haga una segunda vuelta donde no haya mayorías absolutas).

Pues bien, con los resultados provisionales en la mano, y con los alcaldes elegidos, me he preguntado en cuantos municipios, y en particular, en cuántos municipios grandes, tendría impacto ahora la reforma legal propuesta el año pasado, es decir, en cuantos municipios hay una "mayoría Rajoy", con un primer partido con más del 40% del voto, y más del 5% de diferencia con el segundo partido, y en el que no haya sido elegido alcalde el cabeza de la lista más votada.

Se van a reír cuando lo lean.

Dado que el ministerio no facilita los datos en un archivo unificado, he utilizado la base de datos que amablemente han creado los amigos de El Confidencial. He calculado, en cada municipio, si el primer partido tiene mayoría absoluta (más del 50% del voto válido), mayoría manufacturada (menos del 50% del voto válido, pero más del 50% de los concejales) o mayoría relativa (sin mayoría de votos ni de concejales). Y en este último caso, he seleccionado los que tienen una "mayoría Rajoy" (recuerdo: primer partido con más del 40% del voto, y más de 5 puntos de diferencia con el segundo). Son algo más de 500.

De esos, he seleccionado los "grandes". Como en la base de datos de El Confidencial no está el dato de población, he usado un cálculo aproximado: tomo como "grandes" aquellos donde el primer partido (que, recordemos, tiene al menos el 40% del voto) tiene al menos 5.000 votos. Eso viene a equivaler, según cuál sea la participación, y la estructura por edad del pueblo, a unos 20-25.000 habitantes. Me salen 25 municipios. He comprobado uno a uno, a qué partido pertenece el alcalde elegido el sábado. Resulta que en 20 de ellos el alcalde elegido ha sido el de la lista más votada. Esto incluye algunos importantes como Almería, Fuenlabrada, Mérida, Pontevedra o Segovia. Otro es la ciudad autónoma de Melilla, donde aún no se ha elegido alcalde-presidente, por estar los resultados electorales pendientes de una impugnación.

Así que, amigos, les presento la lista de los "grandes" municipios de España con "mayoría Rajoy", donde el alcalde o alcaldesa electo el sábado no es el cabeza de la lista más votada, y por tanto, donde la importantísima reforma electoral sugerida por el PP el año pasado habría tenido algún efecto:

MunicipioProvinciaPoblaciónMás votadoAlcalde
MarbellaMálaga138.679PPPSOE
CamargoCantabria31.007PPPSOE
VillarrobledoAlbacete26.419PPPSOE
LalínPontevedra20.158PPCompromiso por Lalín

Lo que les decía, de risa. Resulta que no hay casi ningún sitio "grande" donde un partido, con mayoría "clara" (la mayoría que el PP proponía el año pasado como tal) haya sido apartado de la alcaldía.

Si el PP va a revivir la propuesta, más vale que repiense lo que quiere hacer, porque se corre el riesgo de hacer una gran discusión sobre algo que al final no tendría grandes efectos. Con resultados como los recientes, la reforma sólo tendría un efecto importante si redefinimos como mayoría "clara" algo que es discutible que lo sea (que baste tener más del 40% del voto, sin importar la diferencia con el segundo; o que baste un 35% si la diferencia es de más de 5 puntos). La propuesta de la segunda vuelta tendría mucho más recorrido, claro. En las elecciones recientes se hubiera celebrado esa segunda vuelta en prácticamente todos los grandes municipios. Y desde un punto de vista democrático parece mucho más defendible que la concesión automática de la alcaldía a quien tiene una mayoría muy discutible.

6 comentarios:

  1. La segunda vuelta tampoco representa perfectamente las preferencias de los electores, como bien saben en Francia. Además, duplica innecesariamente el gasto en elecciones.

    Si queremos asegurarnos de que el alcalde sea el que realmente tiene más apoyo polular sin dejarlo al albur de los pactos, el mejor sistema es el voto único transferible: una papeleta con todos los candidatos a alcalde y marcarlos según orden de preferencia (1, 2, 3...) con lo que el único gasto adicional es una papeleta y un poco de bolígrafo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, pero complicaría mucho el relleno de la papeleta. Puede parecer sencillo rellenar la papeleta, pero estoy seguro que habría muchísimos errores que darían multitud de votos nulos y votos (indetectables) que no reflejan la posición real del votante. Y ni te cuento los errores en las mesas a la hora de transcribir esas votaciones.

      Y la segunda vuelta da lugar a cosa tan llamativas como Chirac vs Le Pen que puso en la tesitura a la izquierda de votar Yu-Yu o morir.

      Ningún sistema es perfecto (la famosa ley de d'hont me parece de lo mejor) y desde luego ninguno funciona cuando el electorado está muy fragmentado o cuando hay dos partidos y los resultados son prácticamente iguales. ¿Es bueno el alcalde elegido por 250.000 votos frente a 249.000? Naturalmente que rechina que cinco partidos de lo más variopinto se unan contra el primero que además está a un puñado de votos de la mayoría absoluta, pero ¿es que la opción contraria no rechina? El problema no es el sistema electoral sino lo que la sociedad vota.


      Eliminar
  2. La segunda vuelta da más oportunidades a que gobierne la izquierda, como se ve claramente en Francia, no así EEUU. donde el bi partidismo y el sistema favorece descaradamente a los Republicanos.España.

    ResponderEliminar
  3. Antes de opinar sobre la ley electoral, es necesario entender qué es lo que se decide.

    El sistema democrático que tenemos es una Monarquía Parlamentaria. La soberanía reside en el parlamento y en las elecciones no decidimos alcaldes, ni presidentes, sino a nuestros representantes (en forma de concejales y/o diputados). Es muy importante hacer esta aclaración.

    A diferencia de lo que opina mucha gente, el 24 de mayo no se decidieron alcaldes. El 24 de mayo se decidieron concejales, nuestros representantes. Los alcaldes se han elegido este sábado 13 de junio.

    Análogamente, no se decidieron presidentes de CCAA, sino diputados. Ahora se están constituyendo los parlamentos autonómicos y serán nuestros representantes (los diputados) los que elijan al presidente autonómico.

    Es lícito cambiar la Monarquía Parlamentaria por una República presidencialista (yo personalmente soy republicano). Pero mientras no se modifique la Constitución Española nuestro sistema es el que es y hay que respetarlo.

    La elección directa a doble vuelta es más propia de regímenes presidencialistas que de sistemas parlamentarios. Y desde mi punto de vista presenta los siguientes problemas:

    1º Pervierte el sistema actual parlamentario en el que la soberanía reside en respresentantes
    2º Fomenta el bipartidismo. Puesto que en 2ª vuelta, sólo se puede elegir de entre dos opciones: A ó B. Creo que el sistema actual representa mucho mejor el sentir y la opinión de los electores.
    3º Es un sistema más caro: pues en muchísimos casos requiere de 2 elecciones en lugar de 1
    4º Elimina el contrapeso del parlamento. En estos momentos, muchos alcaldes y presidentes autonómicos deberá buscar acuerdos, apoyos, pactos y búsqueda de consenso para sacar decretos, medidas, leyes o presupuestos: el parlamento actúa como contrapeso de poder. En cambio, si se elige directamente a un alcalde, no hay forma de revocarlo ni contrapesos de poder al mismo.

    Mi opinión es favorable al actual sistema de elección de alcaldes.
    En cuanto a las CCAA quizá se requiere una homogeneización para que no hay diferencias tan grandes entre las elecciones en una CCAA (como Canarias o Castilla La Mancha), reducir el 5% al 3% que hay para el Congreso de los Diputados, eliminar circunscripciones sin sentido (Asturias o Murcia).
    Y finalmente, habría que revisar la ley electoral para Generales (Congreso de los Diputados) en el sentido de desbloquear las listas (para que se puedan "seleccionar" a nuestros representantes y no el orden que establezca e partido) y aumentar la proporcionalidad modificando la circunscripción provincial por la autonómica (que requiere cambio constitucional) o aumentando el nº de diputados al máximo permitido por la ley (400), ahorrándonos el senado (250).

    Por lo demás, estoy muy de acuerdo con Josu en que hubiera hecho el ridículo el Gobierno y el PP de haber aprobado la ley electoral unilateralmente (como sí hizo De Cospedal en Castilla La Mancha) para tan pobre bagaje.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  4. Estas opiniones (que gobierne la lista más votada, que dimita el político imputado, empezando con el famoso "OTAN no", ...) son las típicas que cambian según sopla el viento. Si me interesa la apoyo y si mañana lo me interesa donde dije digo...

    ResponderEliminar

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.