25 de junio de 2018

Nunca, bajo ningún concepto, digas que algo va bien

El título de esta entrada, un poco manipulador, lo reconozco, parece ser uno de los lemas que algunos periodistas aprenden en las facultades de periodismo, o tal vez de sus mayores, cuando llegan a los medios de comunicación.

Les explico. Hace dos años (2016), al publicarse la Encuesta de Condiciones de Vida del INE, muchos medios de comunicación publicaron noticias y comentarios subrayando que a pesar de que la economía (macro) aparentemente llevaba ya más de dos años recuperándose, las tasas de pobreza en España no caían, o lo hacían demasiado despacio. Concretamente, la proporción de la población "en riesgo de pobreza" según la ECV publicada entonces era del 22,1%, tan solo una décima por debajo de la del año anterior. Y la proporción "en riesgo de pobreza o exclusión social" (concepto algo más amplio, que incluye medidas de privación material, y de baja actividad laboral en el hogar) era del 28,6%, frente al 29,2% el año anterior.

Como conté entonces en el blog, este tipo de argumentos tenían un error de base: la ECV publicada en 2016 se refería a la encuesta administrada en la primavera de 2015, que a su vez se basaba principalmente en la situación de los hogares en 2014. Por lo tanto, lógicamente, esa encuesta no reflejaba los efectos de dos años y medio de crecimiento, sino más bien de unos meses, o un año como mucho.

Terminaba yo así mi entrada de 2016:
Las personas que están ahora en situación de riesgo de pobreza las conoceremos en mayo de 2018. Para entonces, crucemos los dedos, la economía habrá seguido creciendo. Habrá, esperemos, unos cientos de miles de parados menos. Y habrá, esperemos, unos cuantos menos pobres que ahora (aunque si la economía crece, y suben los ingresos medianos, también subirá el umbral de la pobreza). Aunque habrá también quien, al ver las cifras publicadas (referidas a 2016) comentará algo parecido a  que "aunque las variables macroeconómicas mejoran trimestre a trimestre, las condiciones de vida de los ciudadanos evolucionan a un ritmo mucho más lento". ¿Tienen alguna duda?
Pues bien, ya está aquí la ECV de 2017, con referencia a los ingresos de 2016. Muestra que el porcentaje de población "en riesgo de pobreza" ha bajado un poco más (21,6%, medio punto menos que hace dos años), a pesar de que, como era previsible, los umbrales para estar en esa situación han subido ligeramente (para un hogar unipersonal de 8.000 a 8.500 euros; para dos adultos y dos menores, de 16.800 a 17.900 euros). Las personas "en riesgo de pobreza o exclusión social" han bajado algo más: del 28,6% en la encuesta difundida en 2016 (con ingresos de 2014), al 26,6% en la encuesta actual (ingresos de 2016). Como se ve en esta tabla, que tomo de la nota de prensa del INE, los tres elementos que componen el indicador "en riesgo de pobreza o exclusión social" han mejorado respecto al peor momento de la crisis.

El porcentaje de personas en situación de carencia material severa había bajado el año pasado dos puntos respecto a 2014. Las personas en hogares con baja intensidad en el empleo habían bajado en 2016 4,3 puntos desde 2013.

Es decir, como era lógico, tras más de dos años de crecimiento de la economía, sí se ve que los indicadores de pobreza y exclusión social mejoran. Más claramente los que no tienen umbrales móviles (carencia material y baja intensidad en el empleo) que el riesgo de pobreza, cuyo umbral sube cuando mejora la economía.

En todo caso, ¿cómo creen que han titulado nuestros medios las noticias sobre esta encuesta? Propongo algunas ideas: "La pobreza disminuye levemente tras la salida de la crisis", "Mejora insuficiente de los indicadores de pobreza", "Lenta caía de la pobreza". Esa es la línea de La Vanguardia, y de El Periódico... Pero la mayoría de los medios huyen de ese tipo de matices. No vaya a parecer que algo va bien.

Por eso InfoLibre titula (erróneamente, mezclando dos conceptos distintos):

El porcentaje de personas en riesgo de pobreza encadena ocho años consecutivos por encima del 25%


Y espera hasta el tercer párrafo para explicar a los lectores que el indicador utilizado ha bajado desde su peor dato.

Eldiario.es, que en 2016 titulaba así: "La desigualdad sigue aumentando a pesar del crecimiento de la economía", ahora que los indicadores sí que mejoran claramente titula de esta otra manera (también imprecisa porque el dato se refiere a un hogar unipersonal, como hemos visto más arriba):

Uno de cada cinco españoles vive en riesgo de pobreza con 8.500 euros al año

Aquí sólo hay que esperar hasta el final del segundo párrafo para leer que la ECV "refleja una mejoría en casi todos los indicadores de pobreza". Algo es algo.

Titular muy similar da El Mundo.

Es interesante el caso de El País, que utiliza este subtítulo: "Con la recuperación, la tasa de riesgo de pobreza baja al 21,6% pero se mantiene alta y aumenta entre los jubilados", pero elige titular así:

Una de cada tres familias españolas aún no puede permitirse unas vacaciones o un gasto imprevisto

Pone el foco en dos de los nueve indicadores específicos que se utilizan para medir la carencia material severa, y en el porcentaje de hogares (no de personas). Pero de nuevo, lo que subraya es que "aún" hay mucha pobreza, no que esta sube o baje. Veamos cómo han ido en los últimos años estos dos indicadores en los que "aún" estamos mal (con datos, eso sí, que no están en la nota de prensa, hay que buscarlos en la web del INE).

Porcentaje de los hogares en diferentes situaciones de carencia material
20042005200620072008200920102011201220132014201520162017
No puede permitirse ir de vacaciones al menos una semana al año
44,741,639,53734,540,340,84045,145,84540,639,534,4
No tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos
40,534,73331,929,936,138,537,841,44142,439,438,137,3
Fuente: INE, Encuesta Condiciones de Vida














-->

Curiosamente, el porcentaje de hogares que no pueden permitirse unas vacaciones de al menos una semana al año es el más bajo desde que existe esta encuesta, que empezó a hacerse en 2004 (dato que sorprende un poco, pero esa sería otra discusión). Y ha bajado más de nueve puntos desde su valor máximo (en sombreado rojo en la tabla) en 2013, cuando era del 45,8%. En cuanto al porcentaje de hogares sin capacidad para afrontar gastos imprevistos, no ha llegado aún ni mucho menos a los niveles previos a la crisis, cuando bajó hasta el 29,9%. Pero sí ha bajado más de cinco puntos desde el nivel máximo en la crisis (42,4% en 2014). De manera que con dos indicadores que mejoran claramente, y uno que baja a su mejor nivel desde que hay datos, ¿cuál es el titular?

¡La cosa sigue muy malita!

Lo que yo les decía, que parecería que en algunas escuelas de periodismo las clases de titulación consistirían en dos principios: "si las cosas empeoran, subráyalo" y "si las cosas mejoran, disimúlalo". La Vanguardia o El Periódico muestran que se puede hacer de otra manera. Pero algunos se resisten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.