14 de noviembre de 2006

Cambiemos la ley electoral tan injusta

Vía Escolar llego a Periodismo Incendiario, donde cuentan que El Mundo ha vuelto a las andadas editorializando sobre la ley electoral, con un texto como este ():

Tal vez nunca como en esta legislatura se haya evidenciado el desmesurado y escandaloso poder de los partidos nacionalistas para condicionar al Gobierno central. Es cierto que a ello ha contribuido mucho la actitud complaciente del presidente Zapatero, que ha buscado una alianza con todo tipo de nacionalismos para arrinconar al PP. Pero no es menos cierto que los dos grandes partidos nacionales están al albur de las minorías nacionalistas si no logran la mayoría suficiente para gobernar, y ello es debido a una Ley Electoral injusta y perjudicial para los intereses generales.
...
Vázquez aboga por «afrontar valientemente» una nueva Ley Electoral «que prime a las mayorías y que impida que queden sometidas a partidos con una pequeña representación». Es imposible no compartir el planteamiento del veterano socialista cuando dice que «no tiene sentido que el PNV tenga el número de diputados que tiene con 200.000 votos e Izquierda Unida, con más de un millón de votos, tenga menos importancia».
...
La única forma de paliar las discrepancias entre el número de votos y los escaños obtenidos, y de que puedan surgir nuevas formaciones de ámbito nacional al modo del PSP o el CDS que enriquezcan el pluralismo, es una reforma de la Ley Electoral.
No es la primera vez que escriben un editorial en esa línea, evidentemente falsa, como vimos aquí. Y antes muchos otros han repetido la misma idea, que hemos ido tratando de desmontar.

En realidad, como muestra fácilmente Manuel Rico, la gran discrepancia de nuestro sistema electoral entre votos y escaños se da en favor de los grandes partidos nacionales (actualmente PP y PSOE), y en contra de Izquierda Unida. Los partidos nacionalistas están ligeramente infrarrepresentados, en todo caso.

Lo más curioso es que veo que la propuesta de reforma electoral de El Mundo es ésta:

Este periódico, en sus 100 Propuestas para la Regeneración Democrática, ha propuesto elevar a 400 el número de diputados, y que 200 de ellos sean elegidos por un sistema de representación proporcional que contabilice los votos logrados en todo el territorio, y los restantes 200 mediante el sistema mayoritario a una vuelta por distrito.
Tomado lo que dicen literalmente, parece que los partidos nacionales pequeños (como IU u otros que pudieran surgir, como ellos defienden) podrían aspirar, como mucho, a una representación en el parlamento equivalente a la mitad de su peso en el voto nacional (ya que sólo la mitad de los escaños se adjudicarían proporcionalmente), y probablemente no ganarían ningún diputado por el sistema mayoritario. Los partidos nacionalistas, en cambio, tendrían una representación proporcional de los 200 diputados más los que ganasen por el sistema mayoritario, que en el caso de vascos y catalanes podrían ser unos cuantos. Pues bonita manera de arreglar el sistema electoral: estaríamos en las mismas.

Tal vez en el fondo de la propuesta está la confianza en que el partido ganador fuera aún más beneficiado que ahora y no necesitaría pactar con nadie. Pudiera ser, pero nada lo garantiza, y en todo caso se estaría consiguiendo el resultado contrario al que se proclama ("paliar las discrepancias entre el número de votos y los escaños obtenidos").

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres que otros lectores puedan debatir contigo, por favor, no firmes como "Anónimo" a secas. Usa la opción "Nombre/URL" e invéntate un nombre, aunque sea "Anónimo33", "ABC" o "123", para que podamos dirigirnos a ti. Gracias.